Subsidio + 52 años y «doctrina del paréntesis» para la carencia especial (2 años cotizados en los 15 años anteriores)

Sabido es que uno de los requisitos para el acceso al «resucitado» subsidio +52 años es cumplir (excepto la edad) los periodos de cotización que darían derecho a recibir una pensión contributiva.

Ver : El “nuevo” subsidio + 52 años. REQUISITOS

Uno de esos requisito es cumplir la «carencia especial» que significa haber cotizado al menos 2 años en los 15 años anteriores a la solicitud de la pensión y, por lo tanto en este caso, a la solicitud del subsidio + 52 años.
En muchas ocasiones, si se ha abandonado el trabajo durante mucho tiempo, no se cumplirá esta carencia. Por ejemplo, en la práctica social sería el caso de las trabajadoras, que cotizaron durante un largo tiempo y dejan de hacerlo por dificultad para conciliar la vida familiar y la laboral.
No obstante, existe una doctrina (LA DOCTRINA DEL PARÉNTESIS) que atenúa los efectos perniciosos de este último requerimiento mediante la ampliación del tiempo en que se deben demostrar los dos años de cotización.

Es decir, para el cumplimiento de este requisito es de aplicación la denominada «doctrina del paréntesis» que en definitiva significa que se establece un paréntesis en el cómputo de esos 15 años en los periodos en los que el trabajador no cotizó por una causa ajena a su voluntad. Dicha situación de «animus laborandi» (tener ánimo de trabajar) queda documentada cuando se ha estado ininterrumpidamente como demandante de empleo desde el último cese involuntario en el trabajo. Esta doctrina NO tiene una norma legal en la que apoyarse pero tienen numerosísima jurisprudencia en la que basarse.

Ver: Ficciones en la Jubilación. Doctrina del Paréntesis para la Carencia Específica

A título de ejemplo y resumen copiamos textualmente Fundamento de Derecho de la Sentencia STSJ CAT 1909/2018 – ECLI: ES:TSJCAT:2018:1909, de 9 de febrero de 2018:

«Lo que plantea la parte recurrente es la aplicación de la doctrina del paréntesis en relación al cumplimiento de la carencia específica. La doctrina unificada ( STS de 24 de noviembre de 2.010, rcud 777/2009 , 4 de abril de 2.011, rcud 2129/2010 y 14 de marzo de 2.012, rcud 4674/2010 , con cita de la anterior de 23 de diciembre de 2.0105, entre otras), declaran, en relación a dicha cuestión, lo siguiente: «»1) No cabe, en ningún caso, la reducción de los períodos de carencia o cotización impuestos en las normas legales y reglamentarias. 2) El listado legal de situaciones asimiladas al alta no es exhaustivo. Así es de ver en los artículos 125.2 de la LGSS – 94 , y 36.17 del Real Decreto 84/1996 que aprobó el «Reglamento General sobre inscripción de empresas y afiliación, altas, bajas y variaciones de datos de trabajadores en la Seguridad Social». Y ello permite entender que, desde la aprobación de la Constitución existe una laguna legal que debe ser integrada ( sentencia 23-10-99, rec. 2638/98 ). 3) Los tiempos excluidos del periodo computable, son en principio aquellos inmediatamente anteriores al hecho causante, en que el asegurado no pudo cotizar por circunstancias de infortunio o ajenas a su voluntad. La Sala ha considerado como tales: A) la situación de paro involuntario no subsidiado siempre que exista una permanente inscripción como demandante de empleo ( ss. de 29-5-92 (rec. 1996/91) de Sala General , 1-7-93 (rec. 1679/92 ), 1-10-02 (rec. 4436/99 ), 25-10-02 (1/02 ) y 12-7-04 (rec. 4636/03 ) entre otras) porque esta situación acredita el «animus laborandi», o lo que es igual, como señaló la sentencia de 26-5- 03 (rec. 2334/02 ), «la voluntad de no apartarse del mundo laboral»; B) la antigua situación de invalidez provisional, en la que no existía obligación de cotizar ( ss. de 10-12-1993 (rec. 1091/92 ), 24-10-1994, (rec. 3676/93) (RJ 1994, 8106) y 7-2-00, (rec. 109/99) entre otras); C) la percepción de una prestación no contributiva de invalidez (ss. de 28-10-98 (rec. 584/98 ), 9-12-99 (rec. 108/99), 2-10-01 (rec. 9/2001) y 20 de diciembre de 2005 (rec. 2398/04), en que tampoco se cotiza; D) el periodo de internamiento en establecimiento penitenciario, con el consiguiente alejamiento del mercado laboral, cuando el recluso ha mostrado durante él, su disponibilidad para el trabajo mediante la realización de servicios personales (ss. de 12-11-96, rec. 232/96; 19-7-01, rec. 4384/00; y 26-12-01, rec. 1816/01). E) La existencia comprobada de una grave enfermedad «que conduce al hecho causante, por la que es fundadamente explicable que se hayan descuidado los resortes legales prevenidos para continuar en alta» ( ss. de 28-1-98 (rec. 1385/97 ) y 17-9-04 (rec. 4551/03 ). 4) Por igual razón, cabe también excluir del periodo computable a efectos del cumplimiento de los requisitos de alta y carencia, un «interregno de breve duración en la situación de demandante de empleo», que no es revelador de esa «voluntad de apartarse del mundo laboral» (Ss. de 29-5-92 (rec. 1996/91) antes citada , 12-3-98 (rec. 2307/97), 9-11-99 (rec. 4916/98), 25-7-00 (rec. 4436/99) y 18-12-01 (rec. 559/01) invocada como referencial). Por el contrario, no es posible incluir en esta excepción, los casos de voluntaria e injustificada solución de continuidad entre la baja en la Seguridad Social y la inscripción como demandante de empleo o las posteriores interrupciones de esta última situación. ( s. de 19-7-01, rec. 4384/0). 5) «La valoración de la brevedad del intervalo de ausencia del mercado de trabajo se ha de hacer en términos relativos, que tengan en cuenta el tiempo de vida activa del asegurado, su «carrera de seguro», y también en su caso, la duración del período de reincorporación al mundo del trabajo posterior a su alejamiento temporal» ( s. de 25-7- 2000, rec. 2808/99); en definitiva, si su duración es poco significativa en proporción al tiempo de cotización acreditado.( s. de 18-12-01, rec. 559/01)».

«Para la aplicación de dicha doctrina es preciso que se acredite una voluntad de acceder al trabajo puesta de manifiesto por la inscripción en la Oficina de Empleo, supuesto en el que ese periodo de ausencia de cotización debe configurarse como un paréntesis que haga retrotraer el momento a partir del cual se ha de computar el periodo de carencia específica desde el momento en que se cesó en el trabajo efectivo y cotizado,…»

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de

Servicios Profesionales

Si tu caso requiere de una atención profesional, somos tu equipo para ayudarte a resolverlo.

Servicios Profesionales

Recibe atención por email o presencial. Te ofrecemos dos opciones.

Te regalamos nuestro libro GRATIS