Ficciones en la Jubilación. Doctrina del Paréntesis para la Carencia Específica

En este artículo explicamos con detalle la Doctrina del Paréntesis.

Para acceder a la pensión de jubilación se exige haber cotizado:

  • Un mínimo de 15 años (5475 días) a lo largo de toda la carrera (período de carencia genérico).
  • Dentro de los últimos 15 años antes del momento de la jubilación debe haber cotizado 2 años (período de carencia específico). Excepcionalmente los 15 años, donde deben cotizarse 2, se computan para atrás desde el momento que cesó la obligación de cotizar, cuando se accede desde la situación de alta o situación asimilada al alta.

En muchas ocasiones, se cumple la primera de las condiciones, pero, sin embargo, si se ha abandonado el trabajo durante mucho tiempo, no se cumplirá la segunda. Por ejemplo, en la práctica social sería el caso de las trabajadoras, que cotizaron durante un largo tiempo y dejan de hacerlo por dificultad para conciliar la vida familiar y la laboral.
No obstante, existe una doctrina (LA DOCTRINA DEL PARÉNTESIS) que atenúa los efectos perniciosos de este último requerimiento mediante la ampliación del tiempo en que se deben demostrar los dos años de cotización.

 

¿En qué consiste la DOCTRINA DEL PARÉNTESIS?

Se trata de considerar que existe un período en el que el posible pensionista no cotizó por una causa ajena a su voluntad. Estas son las situaciones que se contemplan por la jurisprudencia en la aplicación de la doctrina del paréntesis:

  • La situación de paro involuntario, sin derecho a subsidio, siempre que durante todo este tiempo se haya estado inscrito como demandante de empleo.
  • La existencia de enfermedad grave, que impidiese llevar a cabo una actividad laboral. El sujeto tendría intención de trabajar, pero físicamente no podría.
  • La situación de incapacidad temporal (y en las extintas situaciones de incapacidad laboral transitoria e invalidez provisional), durante el periodo en el cual no existiese obligación de cotizar (ver nota aclaratoria).
  • El internamiento en establecimiento penitenciario, que impide realizar actividad laboral.

NOTA ACLARATORIA: Si tras finalizar los 545 días (365 + 180) de IT (incapacidad temporal) se inicia el expediente para conceder la incapacidad permanente, se deberá examinar al paciente en el plazo máximo de tres meses. Durante este periodo se SUSPENDE EL CONTRATO DE TRABAJO y por tanto NO SUBSISTE LA OBLIGACIÓN DE COTIZAR por parte del Empresario, aunque el trabajador seguirá percibiendo la misma cuantía que venía percibiendo hasta ese momento ya que se prolongan los efectos económicos de la incapacidad temporal hasta que se califique la incapacidad permanente.

De esta forma, se hace una ficción por la cual un período en concreto queda entre paréntesis, es decir, no se computa en el plazo de 15 años en el cual deben probarse los 2 años de cotización. En definitiva el “animus laborandi” se interpreta como la VOLUNTAD del trabajador de mantenerse en una situación activa y en consecuencia sus efectos en el cumplimiento de los requisitos de la carencia específica. Su aplicación supone interpretar de forma flexible y humanizadora dicho requisito. Pero esta es una figura de creación jurisprudencial y por tanto carente de una regulación legal, lo que conlleva que su aplicación provenga de los Tribunales pues parece que por parte de la SS se deniega de forma general su concurrencia por defecto y para ejercer dicha posibilidad hay que acudir a la vía judicial.

 

¿Pero cuándo permanece la OBLIGACIÓN DE COTIZAR a la SS?

La obligación de cotizar nace en el marco de la legislación española en el momento en que un individuo inicia su actividad laboral, bien sea ésta por cuenta propia o por cuenta ajena. Por tanto esta obligación nace en el momento en que concurren los requisitos que determinen su inclusión en alguno de los Regímenes establecidos en el Sistema que corresponda.

La afiliación a la SS seguirá siendo obligatoria durante todo el periodo en que el trabajador desarrolle su actividad laboral, pero también en otras situaciones como las que se describen a continuación:
Incapacidad Temporal (IT); Riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural; Descanso por maternidad y paternidad; Cumplimiento de deberes de carácter público; Desempeño de cargos de representación sindical (siempre que no den lugar a excedencia en el trabajo o al cese en la actividad); Permisos y licencias que no den lugar a excedencias en el trabajo; Convenios Especiales (CE); Desempleo contributivo; Desempleo asistencial (en el caso del subsidio para mayores de 55 años).

La obligación de cotizar se extinguirá con el cese en el trabajo, siempre y cuando se comunique la baja en tiempo y forma establecidos en la ley. Si esta comunicación no se lleva a cabo o se solicita fuera de plazo, la obligación de cotizar no quedará extinguida, y cesará cuando la Tesorería General de la SS sea conocedora del cese en el trabajo por cuenta ajena, en la actividad profesional por cuenta propia o en la situación determinante de la inclusión en el Régimen de la SS de que se trate.
Asimismo, la solicitud de aplazamientos en el pago de la cotización o la existencia de deudas con la SS, están previstas en el derecho de la Administración de la SS, especialmente en la propia Ley General de la Seguridad Social (LGSS).

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

y sin marcas de agua

 

3
Deja tu comentario

avatar
1 Conversaciones
2 Respuestas
1 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Conversación más activa
2 Comment authors
JIHG Autores recientes
  Suscribirme  
Recientes Antiguos Más Votado
Notificarme de
Invitado
Antonio

Dos cuestiones, para reclamar por via judicial la doctrina del parentesis, me imagino que es por lo social, y sera necesario abogado y procurador.-

Segunda cuestion, en mi vida laboral de 33 años, hay un lapsus de seis meses, entre la fecha de alta y la efectiva, aunque en ningun momento deje de percibir la nomina, como lo soluciono, si es fallo de la SS o si es fallo de mi ex-empresa, que no cotizo esos seis meses, cual es el procedimiento no amistoso, y puede prescribir la obligacion de la empresa de asumir esas cotizaciones que no abono en su momento, y por que no avisan de estas cosas.-

Muchas gracias por la gran labor que realizan y por su profesionalidad.