El art. 52 c) del E.T. Despido objetivo por causas Económicas, Técnicas, Organizativas y de Producción (ETOP)

Sabido es que uno de los despidos que posibilita el acceso a la Jubilación Anticipada Involuntaria es el legislado en el artículo 52 c del Estatuto de los Trabajadores, es decir un despido objetivo motivado en causas Económicas, Técnicas, Organizativas y de Producción (ETOP de aquí en adelante), es decir, por causas directamente relacionadas con el funcionamiento de la empresa.

En el citado artículo 52 del ET señala, en su letra C), que el contrato de trabajo podrá extinguirse: “c) Cuando concurra alguna de las causas previstas en el artículo 51.1 de esta Ley y la extinción afecte a un número inferior al establecido en el mismo. Los representantes de los trabajadores tendrán prioridad de permanencia en la empresa en el supuesto al que se refiere este apartado.”

Ello nos obliga a acudir al Artículo 51, apartado 1, del ET, para conocer en detalle las causas que pueden motivar este tipo de despido y se entiende que “concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas. En todo caso, se entenderá que la disminución es persistente si durante 3 trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior”.

Asimismo, se entiende que “concurren causas técnicas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción; causas organizativas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción y causas productivas cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado”.

La redacción de las causas motivada en razones económicas, fue reformada por la Ley 3/2012, de 6 de Julio; que estableció que la disminución de ingresos se refiere a ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre en comparación con el mismo trimestre del año anterior. En todo caso, se entenderá que la disminución es persistente si durante 3 trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior. La descripción no es todo lo precisa que sería deseable ya que la referencia a las «pérdidas previstas», al tratarse de una cuestión de futuro con respecto al momento en que tiene lugar el despido y porque la previsión de dichas perdidas la realiza el empresario que es quien, a la sazón, luego toma la decisión de despedir.

No obstante, conviene señalar que la aplicación práctica de esta regulación al final es supervisada por los Juzgados y Tribunales y, en este sentido, podemos citar la STSJ de Madrid, de 12 de Febrero de 2015, en la que, interpretando la mención al descenso de ingresos, declaró improcedente el despido porque, aunque dicho descenso se había producido, el mismo no era elevado.

En cuanto a las causas técnicas, organizativas y de producción, la norma se refiere a «los cambios en el modo de organizar la producción».

Acudiendo a la jurisprudencia existente podemos concluir que lascausas técnicas serían las que se refieren al ámbito de los medios o instrumentos de producción, como, por ejemplo, por posible obsolescencia de los mismos. Por tanto, las causas técnicas se refieren a una innovación en los medios de producción y presuponen una inversión en la renovación de los bienes de capital que utiliza la empresa, y que repercuten en los puestos de trabajo directamente vinculados a tales medios. Ejemplo sería la sustitución de un proceso productivo manual por uno mecanizado y que requiere menos mano de obra.

Las causas organizativas se refieren al ámbito de los sistemas y métodos de trabajo que configuran la estructura de la empresa como una organización racional. Estaríamos hablando de la introducción de nuevos criterios de racionalización del trabajo dentro de la organización productiva, no requiriendo inversión alguna en medios productivos. Ejemplos de ello serían el supuesto de descentralización productiva mediante contratas o externalización, o la fusión de departamentos de la empresa; que implicarían un exceso de mano de obra.

Las causas productivas se refieren al ámbito de los productos o servicios que la empresa pretender colocar en el mercado, a la capacidad de producción de la empresa para ajustarla a los eventos del mercado, que puede imponer la transformación o reducción de la empresa. Evidentemente, la situación que afecte a la demanda de productos de la empresa, para poder considerarse causa objetiva de despido, debe ser continuada y persistente en el tiempo, porque si se trata de una situación coyuntural no daría lugar a un despido objetivo.

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

y sin marcas de agua

3
Deja tu comentario

avatar
1 Conversaciones
2 Respuestas
1 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Conversación más activa
2 Comment authors
JIHGAvatar Autores recientes
  Suscribirme  
Recientes Antiguos Más Votado
Notificarme de
Avatar
Invitado
Rosario

Hola, tengo 58 años. Hace 2 años cerró la empresa haciendo un despido colectivo y después de haber hecho un ERE en 2014. El año pasado salió la sentencia de despido improcedente. Ya he agotado el paro y estoy a la espera de solicitar el subsidio para mayores de 52. Desde entonces, he encontrado trabajo en tres ocasiones pero sólo para 2 meses cada vez. Hasta el día de hoy tengo cotizados 33 años y 9 meses. Mi pregunta es si esta ley me ampara y cómo se desarrollaría mi situación. Muchas gracias.