HE TRABAJADO EN EL EXTRANJERO ¿QUÉ PASA CON MI PENSIÓN?

Trabajar en varios países a lo largo de nuestra carrera profesional es cada vez más común y nuestra pensión de jubilación variará en función de en cuáles lo hagamos. En algunos casos –dentro del Espacio Económico Europeo o cuando existe un convenio bilateral-, los años que trabajemos en el extranjero sí contarán a la hora de realizar el cálculo, pero en otros no. Vamos a verlo.

PAÍSES SIN CONVENIO BILATERAL

Si no existe un convenio bilateral con el país de acogida, el trabajador puede generar el derecho a percibir una prestación por jubilación por las cotizaciones que haya realizado durante su estancia en dicho país. Sin embargo, ha de tenerse en cuenta que ni los años ni las bases cotizadas en el extranjero tendrán ningún impacto en España. El trabajador deberá informarse directamente ante los organismos competentes de los distintos países si ha generado el derecho a recibir una pensión nacional en dicho país.

PAÍSES CON CONVENIO BILATERAL

Entre España y otros países que no pertenecen a la Unión Europea, la coordinación de los sistemas de Seguridad Social se realiza a través de Convenios bilaterales. España, dada sus historia como país emisor y receptor de emigrantes, es de las naciones que más Convenios tiene firmados (con 23 países).
Hay una serie de principios que aparecen en casi todos los Convenios Bilaterales:
Igualdad de trato: implica que el trabajador extranjero debe ser tratado igual que el trabajador nacional con los mismos derechos y obligaciones.
Exportación de las prestaciones: se permite que aunque se abandone la residencia en el país donde se tiene reconocida una prestación contributiva, esta se pueda seguir cobrando cuando se reside en el otro país firmante. Es habitual en prestaciones contributivas, como el cobro de pensiones de jubilación.
Totalización de las cotizaciones: se reconocen los periodos cotizados en los distintos países para usarlos para pedir prestaciones en un país firmante, asimilando así los periodos cotizados en el extranjero con los nacionales, facilitando el cumplimiento de los requisitos de periodos de carencia (periodos mínimos de cotización) que se exigen en el país de residencia.
No devolución de las cotizaciones efectuadas: ningún Convenio Bilateral establece la devolución de las cotizaciones hechas en el otro país por un trabajador extranjero que decide su retorno al país de origen.

Aparte de los 32 países europeos donde rigen los Reglamentos Comunitarios, como hemos dicho, España ha firmado acuerdos bilaterales en materia de cotización a la Seguridad Social con: Andorra, Argentina, Australia, Brasil, Cabo Verde, Canadá, Chile, Colombia, Corea, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Japón, Marruecos, México, Paraguay, Perú, República Dominicana, Rusia, Túnez, Ucrania, Uruguay y Venezuela.

El trabajador ha de solicitar la pensión en el lugar de residencia, excepto en el caso de que no haya cotizado allí, en cuyo caso deberá de hacerlo en el país donde haya realizado su última actividad laboral. El Estado en el que realice la solicitud, remitirá la misma a las instituciones de los países en los que se haya cotizado.

Se realizarán dos cálculos de pensión. El primero tiene en cuenta únicamente los periodos acreditados en el país donde se hace la solicitud y el segundo, la suma de los dos países. En la mayoría de las ocasiones, se abona la cantidad más elevada, pero en los casos de Canadá, Chile, EEUU, Filipinas, Marruecos, México y Venezuela solo se contabilizan los años cotizados allí cuando no se alcanza el derecho a pensión nacional. Si la pensión se liquida porque se suman los periodos cotizados en los distintos estados, cada país paga de manera proporcional al tiempo que el trabajador haya cotizado en él.

PAÍSES DE LA UE

En la Unión Europea (*), los sistemas de Seguridad Social se coordinan a través del Derecho Comunitario, de aplicación obligatoria en todos los países miembros
(*) A estos efectos los 28 Estados miembros de la UE + Islandia + Liechtenstein + Noruega + Suiza

PENSIONES DE VEJEZ
Dónde se solicitan. Si has trabajado en varios países de la UE puedes haber acumulado derechos de pensión en cada uno. Deberás dirigirte a la administración de pensiones del país donde vives o del último donde hayas trabajado. Si no has trabajado nunca en el país donde vives, tu país de destino remitirá la solicitud al último donde hayas trabajado.
Ese país pasa a ser responsable de tramitar tu solicitud y de confeccionar el historial completo de sus cotizaciones a pensión en los países donde hayas trabajado. En algunos países, la administración de pensiones deberá enviarte el formulario de solicitud de pensión antes de que llegues a la edad de jubilación del país en cuestión. Si no lo hace, ponte en contacto con tu administración de pensiones para ver si te la enviará automáticamente. Conviene que te informes sobre tu pensión al menos 6 meses antes de jubilarte: los trámites para recibir pensión de varios países pueden ser largos.

Documentos que necesitas Aunque los requisitos varían según el país, por lo general debes facilitar tus datos bancarios y un documento de identidad.

Edades de jubilación diferentes En algunos países de la UE tendrás que esperar más que en otros para empezar a percibir tu pensión pero, insistimos, SOLO puedes solicitar pensión en el país donde vives ahora (o en el último donde hayas trabajado) cuando hayas cumplido la edad legal de jubilación allí. Si has acumulado derechos de pensión en otros países, solo recibirás esa parte de tu pensión cuando hayas cumplido la edad legal de jubilación en esos países. Por eso es importante que en todos los países en los que hayas trabajado averigües por adelantado cuál será tu situación si cambias la fecha en la que empiezas a cobrarla.
OJO: Si empiezas a cobrar una pensión antes que otra pueden cambiar los importes que recibas, pues es usual que haya unos requisitos sobre rentas para el acceso a algunas cantidades (por ejemplo, el complemento a mínimos en España).

Periodos contabilizados
En algunos países de la UE para tener derecho a pensión hay que haber trabajado (cotizado) un mínimo de tiempo. En ese caso, para determinar si tienes derecho a pensión, la administración debe contabilizar todos los periodos que hayas trabajado en otros países de la UE como si hubieras trabajado solo en ese (principio de totalización de periodos).
Si en algún país has estado cubierto un periodo corto de cotización, es posible que se te aplique una norma especial, ya que algunos países de la UE no contemplan el derecho a pensión en caso de periodos breves, por ejemplo en España para acceder a la pensión contributiva de jubilación es preciso, entre otros requisitos, haber cotizado un mínimo de 15 años y en Alemania son suficientes 5 años de cotización. Pero no por eso se perderán los meses de seguro o residencia en el país donde hayas trabajado poco tiempo: los otros países, donde hayas trabajado más, los tendrán en cuenta a la hora de calcular tu pensión.

Cómo se calcula tu pensión. La administración de pensiones de cada país de la UE en el que hayas trabajado estudiará las cotizaciones que has pagado y los periodos que has trabajado en cada uno de los países.
– El tipo equivalente UE. Cada administración de pensiones calculará la parte de la pensión que debe pagar teniendo en cuenta los periodos completados en todos los países de la UE. Para ello, cada una sumará los periodos que hayas completado en todos los países de la UE y calculará qué pensión te correspondería si todas esas cotizaciones se las hubieras pagado a su seguridad social durante todo ese tiempo (el llamado importe teórico). A continuación, ese importe se ajustará para que refleje el tiempo que de hecho hayas estado cubierto en ese país (la llamada prestación prorrateada).
– El tipo nacional Si cumples los requisitos para tener derecho a una pensión nacional con independencia de cualquier periodo que hayas completado en otros países, la administración también calculará la pensión nacional (llamada prestación independiente).
– Resultado A continuación, la administración comparará la prestación prorrateada con la prestación independiente. Recibirás de ese país la mayor de las dos.
Cada país te enviará una nota especial con los motivos de su decisión: el formulario P1.

Pago de tu pensión Cada país que te concede una pensión suele ingresar el importe correspondiente en una cuenta bancaria de tu país de residencia si vives en la UE. Si no vives en la UE, quizá tengas que abrirte una cuenta bancaria en cada país de la UE que te pague una pensión.

PENSIONES DE INCAPACIDAD / SUPERVIVENCIA (VIUDEDAD Y ORFANDAD)
Las normas explicadas más arriba también se aplican al cálculo de las pensiones de incapacidad y las pensiones de supervivencia pero es importante recordar que si solicitas una pensión o prestación de incapacidad, puede ser que cada uno de los países donde hayas trabajado quiera antes hacerte una revisión médica y no sería de extrañar que llegara a conclusiones diferentes. Uno puede considerar que sufres una incapacidad grave y otro que no hay tal incapacidad.
España es casi, junto a Irlanda, el único país de Europa donde existe aún la «Pensión Vitalicia de Viudedad». En la mayoría de los países que nos rodean, la disminución de rentas por el fallecimiento del conyugue se trata como un «subsidio temporal de defunción», mientras que la pensión vitalicia se reserva para los casos especiales, que se encuentren en situaciones de mayor gravedad, con requisitos muy exigentes sobre edad, renta e incluso género.
Aunque la reglamentación concreta de cada país está (como en España) en continua modificación podemos indicar que en Alemania se mantienen dos tipos de “pensiones de viudedad”: la primera de ellas, la «pequeña pensión», exige unos requisitos imprescindibles: la incapacidad permanente de la viuda o tener a su cargo hijos del causante. La característica principal de esta prestación es su carácter temporal, debido a que el pago de ésta, está limitado a dos años. De otro lado,» la gran pensión de viudedad», está condicionado al cónyuge sobreviviente que reúna alguno de los siguientes requisitos: ser mayor de 45 años, padecer incapacidad parcial para el trabajo, estar educando un hijo propio o hijo del fallecido menor de 18 años.
En Francia, la pensión de viudedad se establece con la denominación de “reversión de la traite”, cuyas destinatarias son aquellas viudas que tengan cumplidos los 52 años. Además se exige un límite de ingresos. Existe también “la pensión de viuda o viudo”, más conocida como “Allocation Veuvage”, que se otorga al cónyuge que se encuentre en situación de incapacidad permanente o si se da el supuesto de que el cónyuge superviviente no tenga cumplidos los 52 años y además hay también un límite determinado de rentas.
En Reino Unido, existe también una doble protección para las viudas: Por un lado, la «pensión vitalicia de viudedad», para cuyo acceso es necesario tener cumplidos los 45 años. De otro, la «prestación de viudedad» cuyo rasgo más representativo es la temporalidad para el cónyuge sobreviviente que tenga hijos del causante a su cargo, que no han cumplido la mayoría de edad.
Dinamarca en el año 1983 ya suprimió la pensión de viudedad. Aunque lo cierto es que más que suprimir, lo que hace es diluir la inversión que se proyectaba sobre la pensión de viudedad, en otras contingencias que engloban las reales situaciones de necesidad. En caso de fallecimiento del cónyuge afiliado, el cónyuge supérstite y cada uno de los hijos que sean menores de veintidós años, podrán acceder a una única cuantía, siendo así un traspaso funcional de lo que era la pensión de viudedad a la pensión social anticipada cuyo cobro es único. Por eso las prestaciones se abonarán en función de la edad del cónyuge fallecido, que irá reduciéndose progresivamente a partir de los 66 años de edad, desapareciendo en su totalidad a los 70 años de edad.
En la misma línea, podemos mencionar a Islandia cuya legislación no prevé ninguna pensión de viudedad, pero sí una pensión por hijos a cargo para los huérfanos cuyo acceso está condicionado a los siguientes requisitos: cuando los hijos sean menores de 18 años y al menos uno de sus padres ha fallecido o es titular de una pensión de invalidez, siempre que el hijo o uno de los padres haya residido en Islandia durante, como mínimo, los 3 años inmediatamente anteriores a la presentación de la solicitud. Si los dos progenitores han fallecido o perciben ambos pensiones de invalidez, se abona un complemento doble por hijo a cargo.

¿Y SI HE TRABAJADO EN TRES PAÍSES, ESPAÑA, UNO DE LA UE Y OTRO CON CONVENIO BILATERAL?

Se estudian sus derechos por tres vías: legislación interna española, totalización de períodos de seguro con el país del convenio bilateral y totalización de períodos de seguro al amparo de los Reglamentos Comunitarios de Seguridad Social.

Por ejemplo, si ha trabajado en España, Argentina (convenio bilateral) y Alemania (Reglamentos Comunitarios), se calcula por un lado, si le corresponde pensión nacional y a cuánto ascendería; por otro, cuánto le correspondería al sumar los periodos cotizados en España y Argentina, y, por otro, cuánto le correspondería al sumar los periodos cotizados en España y Alemania. De las tres cantidades, se escoge la más beneficiosa. No se pueden sumar los períodos de seguro acreditados en el país de convenio bilateral y en el de Reglamentos Comunitarios (es decir, Argentina y Alemania, en el ejemplo).

CURIOSIDAD: cada mes, las pensiones de la Seguridad Social llegan a unos 90 países o territorios más allá del ámbito de la Unión Europea y territorios con una relación laboral habitual con España, desde las exóticas Antillas Holandesas o la Polinesia Francesa a la lujosa Mónaco. De la lejana Nueva Zelanda a la extensa China, abarcando cada extremo del globo.
En total, nuestro sistema de protección social abona más de 100.000 pensiones a residentes en el extranjero. De ellas, unas 9.000 se destinan al grueso denominado coloquialmente “resto de países” en las estadísticas, al recoger territorios fuera del ámbito de los Reglamentos Comunitarios en esta materia o países como Marruecos, Argentina, Estados Unidos, Brasil o Australia que tradicionalmente cuentan con un elevado número de beneficiarios.
Se trata de trabajadores que han contribuido a nuestro sistema de protección social y que ahora residen en otros países y por tanto han generado los derechos para acceder a las distintas pensiones del Sistema.
De las más de 9.000 pensiones abonadas, unas 5.000 corresponden a jubilación, 2.500 son de viudedad, 2.000 de orfandad y 1.000 por incapacidad permanente.
Por países, Ecuador es el principal destino de estas pensiones con unas 2.000, seguido de Colombia con 1.500 y de Chile con más de 1.000. En el lado opuesto, numerosos territorios cuentan con un solo pensionista, lugares como Aruba,

EJEMPLOS ILUSTRATIVOS

Caroline, originaria de Francia, trabaja 15 años en Dinamarca y vuelve a su país natal antes de jubilarse. Como es habitual en Francia, al cumplir los 60 solicita la pensión, pero la que le conceden es muy baja. Y es que, al cumplir 60 años, Caroline solo tiene derecho a la parte francesa de su pensión. La parte danesa empezará a cobrarla cuando cumpla los 67, que es la edad legal de jubilación para su grupo de edad en Dinamarca.

Tom ha trabajado 4 años en Alemania y 32 en Portugal. En Alemania, para tener derecho a pensión hay que haber trabajado un mínimo de 5 años. En principio, Tom no podría acogerse al régimen alemán de pensiones, ya que solo ha trabajado allí 4 años. Pero la administración alemana también debe contabilizar los años que Tom trabajó en Portugal. Así, Alemania reconoce su derecho y le paga una pensión por los 4 años que trabajó allí.

Rosa ha trabajado 20 años en Francia y 10 años en España.
Para tener derecho a pensión, ambos países exigen un periodo mínimo de trabajo de 15 años. Cada uno calculará la pensión de Rosa.
La administración francesa hará un doble cálculo:
– calculará la pensión nacional de Rosa por los 20 años que ha trabajado en Francia: por ejemplo, 800 €.
– también calculará un importe teórico: la pensión que Rosa habría recibido si hubiera trabajado esos 30 años en Francia: por ejemplo, 1.500 €.
– a continuación determinará la pensión prorrateada, esto es, la parte de ese importe que debe pagársele por los años que ha trabajado en Francia: 1.500 x 20 años en Francia/30 años en total = 1.000 €.
Rosa tiene derecho al mayor de ambos importes: 1.000 € al mes.
La administración española no calculará la pensión nacional, pues Rosa no ha trabajado en ese país el periodo mínimo. Se limitará a calcular el tipo equivalente UE: a partir del importe teórico, la pensión que Rosa hubiera recibido si hubiera trabajado esos 30 años en España: por ejemplo,1.200 €.
A continuación determinará la pensión prorrateada, esto es, la parte de ese importe que debe pagársele por los años que ha trabajado en España: 1.200 x 10 años en España/30 años en total = 400 €.
En definitiva, Rosa recibirá una pensión de 1.400 € (1.000 de Francia más 400 de España)

PARA SABER MÁS: FUENTES Y ENLACES DE INTERÉS

Literatura:
TU EUROPA. PENSIONES PÚBLICAS EN EL EXTRANJERO.
http://europa.eu/youreurope/citizens/work/retire-abroad/state-pensions-abroad/index_es.htm

SEGURIDAD SOCIAL. CONVENIOS BILATERALES
http://www.seg-social.es/Internet_1/Masinformacion/Internacional/Conveniosbilaterales/index.htm

Videos
¿QUIEN PAÍS PAGARA MI PENSION DE JUBILACIÓN?
https://www.youtube.com/watch?v=uye5VAasBC0

¿CUÁLES SON SUS DERECHOS COMO PENSIONISTA SI SE TRASLADA A OTRO PAÍS? https://www.youtube.com/watch?v=C6DVMKfQGhs

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

y sin marcas de agua

17
Deja tu comentario

avatar
7 Conversaciones
10 Respuestas
6 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Conversación más activa
8 Comment authors
AvatarAvatarAvatarAvatarAvatar Autores recientes
  Suscribirme  
Recientes Antiguos Más Votado
Notificarme de
Avatar
Invitado
Manuel Gomez Olea

Buenos días,
Trabaje un año en Estados Unidos hace 29 años. Ahora que se acerca mi jubilación me gustaría incorporarlo a mi vida laboral. Sólo guardo alguna nómina y la declaración de la renta. Me gustaría saber qué documentación debo aportar y qué trámites debo seguir para que me aparezca ese año en mi historial de cotizaciones. Gracias y saludos.

Avatar
Invitado
Marisol

Buenos días.
Mi tía tiene 90 años reside en España y recibe una pensión de Alemania 660€ por haber trabajado allí 20 años.
Ella no recibe ni pensión, ni ningún tipo de complemento ni nada de España..
Tiene derecho a recibir algo por parte de la seguridad social española.?
Si es así, por favor indíquenos donde ( en qué ciudad y organismo ) deberíamos ir a solicitarlo, ella vive en Madrid y nosotros en Segovia, aunque ahora va a venir a una residencia de Segovia.
Muchas gracias

Avatar
Invitado
Stefan

He trabajado en 3 paises: Alemania, España y EEUU, soy residente en España. El articulo arriba entiendo que para el calculo de la pension en España se contempla el periodo España + Alemania O España + EEUU, pero no España + Alemania + EEUU, es decir que pierdo el periodo de 1 pais??? Es asi??

Avatar
Invitado
Albert Barba

Hola! Gracias por toda la información. Aun así, no me queda muy claro lo siguiente. He trabajado un poco más de 4 años en Francia.

1.- Estaría interesado que esos años cotizados contaran para una futura pensión en España.
2.- Quisiera que ese tiempo trabajado también computara en la Seguridad Social de España para tener derecho a paro (me volví a España ya con contrato español).

¿Debo de solicitar el documento U1 para gestionar todo eso?

Avatar
Invitado
Josefa Pérez

He trabajado varios años en Francia en la recogida de uva tengo 57 años tengo derecho aúna paga gracias

Avatar
Invitado
moises

Hola buenas yo he trabajado tengo reconocido 63 trimestre trabajados en el extranjero en la agricultura tengo 54 años y me han reconocido en España la incapacidad permanente total tengo derecho a pedir parte de la paga a Francia la primera baja de una semana fue en Francia luego fue llegar a España me incorpore en mi trabajo a los dos días me di la baja y estuve un año de baja temporal y luego ya me pasaron a la permanente total

Avatar
Invitado
jose

Atentamente,agradezco su respuesta.
Tengo doble nacionalidad de nacimiento,he vivido y trabajado en Argentina 50 años ,realizado aportes a la Anses hasta el 2003
( de manera incompleta ,cambios de Afip ,Monotributo ,Moratorias,etc…),al emigrar a España traje compulsa de aportes hecha por Consulado ,Seccion Laboral de España en Bs.As.( los aportes antes de 1994 están «guardados «por ANSES )y lo presenté en INEM de Barcelona,lo sellaron ,etc. Trabajé desde 2003 ,aportando a la TGSS hasta 2018 ( despedido en 2011,paro hasta 2013 y hasta 2018
mediante Convenio Especial con la TGSS , pues NO RECIBÏ AYUDA A MAYORES DE 55 AÑOS ¿ igualdad de trato ? gastando los pocos ahorros que tenía …!!! .
Actualmente me han jubilado por la mínima contributiva ,con complemento a mínimos…!!!!TRISTE….y envío de papeles a Argentina para ver que derechos me asisten…Desearía su opinión profesional,pues no comprendo bien los temas de totalización ,prorrata y si se me sumará ….o que debo hacer para que claramente pueda saber que futuro me espera .
Muchas gracias por atención y atento a su respuesta.
jose