Ya solo quedan 279.581 pensiones del SOVI, un régimen con fecha de caducidad

Se han extinguido 9.780 pensiones SOVI de enero a junio, 905 más que en el mismo periodo de 2019

Las últimas estadísticas publicadas por la Seguridad Social constatan como las pensiones del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI) siguen su camino imparable hacia la extinción. En concreto, en el mes de junio, únicamente existen 279.581 pensiones del SOVI, frente a las 289.361 contabilizadas en enero de este mismo año, lo que significa que en solo cinco meses han desaparecido 9.780 pensiones de este régimen, extinguido desde los años setenta del siglo XX, y cuyas pensiones residuales expiran con el fallecimiento del titular. 

El posible impacto del COVID-19 en este bloque de pensiones es difícilmente rastreable, aunque es cierto que entre enero y junio de 2020 han desaparecido 905 pensiones más de las que se extinguieron en el mismo periodo del año pasado. Más en detalle: en 2019, el número de pensiones SOVI descendió desde las 305.873 habidas en enero, hasta las 296.998 en junio; es decir, en los primeros cinco meses de 2019 se perdieron –8.875 pensiones. ​

El año precedente, 2018, la cifra de pensiones SOVI desaparecidas entre los meses de enero y junio ascendió a 9.536 (pasaron de ser 323.069 pensiones en enero a 313.533 prestaciones en junio del mismo año). A su vez, en 2017, la extinción de este régimen de pensiones tuvo proporciones similares, y el ministerio que hoy comanda José Luis Escrivá perdió de su nómina 9.502 pensiones del SOVI (la diferencia entre las 340.454 registradas en enero y las 330.952 que quedaban en junio).

En 2019, la cifra de pensiones SOVI cayó por primera vez por debajo de la barrera de los 300.000 perceptores, ya que a finales de ese año, en la nómina de la Seguridad Social se contabilizaban 297.276 pensiones, muy lejos de las 367.637 existentes en 2005. La extinción de esta clase de pagas contributivas (ver gráfico inferior) es ley de vida, puesto que prácticamente no entra ningún nuevo beneficiario, salvo por razón de viudedad, y la edad media de los perceptores actuales ronda los 83 años.

El coste de las pensiones del SOVI para las arcas públicas es de 112,9 millones mensuales, según los últimos datos disponibles, correspondientes a junio. 

En cuanto al sexo de sus perceptores, la inmensa mayoría de estos pensionistas son mujeres: 255.170 en el mes de mayo, que cobran una prestación media de 403,06 euros, frente a tan sólo 26.090 hombres, cuya nómina mensual es superior y asciende a 216,68 euros, de acuerdo a las estadísticas de la Seguridad Social.

Compatible con cobrar viudedad de la Seguridad Social 

El Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI) es un régimen ya desaparecido desde los años setenta, y por tanto, las pensiones que aún subsisten son residuales, heredadas de aquella época y que se van extinguiendo con el fallecimiento del titular. Es un régimen que se aplica a aquellos trabajadores (y sus derechohabientes) que, reuniendo los requisitos exigidos por la legislación del extinguido régimen, no tuvieran derecho a pensión del actual sistema de la Seguridad Social, salvo las pensiones de viudedad de las que puedan ser beneficiarios. Fue un seguro que estuvo en vigor desde 1939 hasta 1967 y cubría situaciones de jubilación e incapacidad permanente, incluyendo el derecho de la mujer a acceder a la pensión del trabajador fallecido que lo estuviera percibiendo.

Desde el año 2005, con la publicación de la Ley 9/2005, de 6 de junio, de compatibilización de las pensiones del SOVI con las pensiones de viudedad del Sistema de la Seguridad Social (BOE 07/06), se ha flexibilizado el estricto régimen de incompatibilidades al que estaban sometidas las prestaciones de dicho régimen.

Pensión extinta con varias particularidades

A diferencia de las pensiones actuales, las del SOVI tan solo las perciben aquellas personas que cotizaron antes de enero de 1967. Para recibirlas, era preciso haber estado afiliado al Régimen del Retiro Obrero o tener cubiertos 1.800 días de cotización al SOVI antes del 1 de enero de 1967. 

El importe de una pensión del SOVI es muy inferior a la pensión mínima actual, y además se trata de una cantidad fija. Además, dentro de las prestaciones por muerte y supervivencia del SOVI no se incluyen la pensión de orfandad, la pensión en favor de familiares, ni el auxilio por defunción. Para 2020, el importe de estas pensiones se sitúa en 6.127,80 euros/año (pensiones no concurrentes) y algo menos, 5.947,20 euros (pensiones concurrentes con pensiones de viudedad de alguno de los regímenes de la Seguridad Social o con alguna de estas pensiones), según establece el Real Decreto-ley 1/2020, de 14 de enero. Como el resto de pensiones contributivas de la Seguridad Social, se abonan en 14 pagas al año.

Ahora bien, pese a que se trata de un régimen en extinción, todavía puede generar otras pensiones. Así lo dictó recientemente el Tribunal Supremo, que reconoció a una mujer el derecho a cobrar una pensión en favor de familiares tras la muerte de su madre, que era pensionista del SOVI

Fuente: 65ymas

0 0 vote
Article Rating
Suscribirme
Notificarme de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x