Pensiones de viudedad ¿tienen sentido hoy en día?

Un debate maldito

Hace más de medio siglo, en España, la tasa de actividad femenina rondaba el 20%. La idea de los legisladores en aquel momento, en un país con un contexto político, social, económico y cultural diferente al actual, no era otra que la protección de aquellas mujeres que habían dedicado su vida al cuidado del hogar y los hijos, mediante una renta vitalicia mínima que ayudara a sobreponerse de la caída de ingresos familiares tras el fallecimiento del marido.
Pero la tasa de actividad femenina en 2017 es de más del 80% entre los 25 y los 50 años (la media es del 53,6%). Algunos expertos, incluso de alguno de los “sindicatos de clase”, apuntan sobre la cuestión concreta de la pensión de viudedad, que para poderla cobrar en el futuro quizá debieran replantearse algunos requisitos y que, por ejemplo, únicamente la tuvieran aquellas personas que no alcanzan una mínima renta, o que para ser beneficiario/a de la misma se tuviera un mínimo de edad (¿45 años si no hay hijos?), o bien que se pongan nuevos límites al hecho de compatibilizar esta pensión con un trabajo. No hay que olvidar que las pensiones de viudedad alcanzan los 20.000 millones € al año, lo que coincide prácticamente con el actual déficit de la SS.

Es un debate “maldito” pues nadie se atreve a ponerle “el cascabel al gato” dado lo impopular de modificar la esencia de esta prestación y pasarse de una prestación contributiva (financiada por la caja de la Seguridad Social) a NO contributiva, es decir, asistencial y financiada por todos a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Lo cierto es que España es el único país europeo en que la pensión de viudedad es contributiva, vitalicia y compatible con otras rentas, tanto del propio trabajo como de otro tipo. 

Reforma reciente

La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2018 conllevó cambios en la pensión de viudedad, que en determinados casos experimentaron incrementos.
En términos generales, las pensiones mínimas y las no contributivas subieron un 3% mientras que su revalorización en 2018 ascendió al 1,6% (el 0,25% que subió́ en enero más un 1,35% extra). En cuanto a la pensión de viudedad, la novedad más destacable es que la prestación para personas mayores de 65 años y sin otros ingresos se calcula aplicando el 56% a la Base Reguladora, en lugar del 52% anterior. A partir del 1 de enero de 2019, será́ el 60%, ocho puntos más que el pasado julio 2018.
Este cambio beneficia principalmente a personas de 65 años o más sin ingresos por actividad profesional ni otro tipo de pensión, es decir, aquellos ciudadanos con recursos más limitados. Este colectivo, como indica la ley, únicamente puede percibir la prestación de viudedad que otorga el Estado y no pueden ser beneficiarios de cualquier otra pensión española o extranjera, así́ como tampoco disponer de ingresos, ya sea por trabajo o por rentas, por encima del límite establecido.
Los requisitos que hay que cumplir para beneficiarse de este incremento son:
Tener 65 años
• Que el beneficiario no tenga derecho a pensión publica y que no perciba ingresos por la realización de trabajo por cuenta ajena o propia
• Que no reciba otros rendimientos en cuantía superior a los limites exigidos para acceder a la pensión mínima por viudedad (7.347,99 € / año para 2018)

Si se cobra la pensión de viudedad complementada a mínimos no hay incremento. pues esta mejora se absorbe parcial o totalmente en ese complemento.

Costo

La Seguridad Social prevé́ que la mejora de la pensión de viudedad afecta alrededor de 465.000 personas, en su mayoría mujeres, a partir del 1 de enero de 2019, cuando se complete el aumento de la viudedad hasta el 60% de la base reguladora.
Para el erario público la aplicación de la base reguladora del 56% supone un aumento del gasto estimado de 300 millones de euros desde el 1 de agosto al 31 de diciembre de 2018. A partir de 2019, cuando culmine la subida hasta el 60%, el aumento del gasto anual para el sistema de la Seguridad Social será de 1.380 millones de euros cada año.

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

y sin marcas de agua

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de