Las abejas (cotizantes) en peligro de extinción. ¿Sólo una fábula infantil?

Hace algunos años que en el mercado ya no hay VERDURAS (PRESTACIONES DE LA SS). El reino vegetal, está compuesto por unos cada vez más extraños seres vivos, en peligro de extinción, a causa de la desaparición de las ABEJAS (COTIZANTES) Todavía quedan plantas porque, sobre todo en lugares donde aún llueve lo suficiente y hace calor, quedan insectos que fertilizan las flores. Pero las VERDURAS (PRESTACIONES) son un artículo de lujo que se siembra en invernaderos y que se polinizan a mano con un pincel.

Todo comenzó hace muchos años. Los GRANJEROS (EMPRESAS) de todo el mundo querían más y más riqueza. Fondos de inversión se hicieron con la propiedad de millones de hectáreas que, a consecuencia de la subida de la temperatura por el cambio climático, sembraban masivamente de tomates, pimientos, cebollas, calabacines, brócoli, fresas, naranjos, melocotoneros y otras especies rentables económicamente. Para evitar la proliferación de plagas, empezaron con la masiva irrigación de PESTICIDAS (TRABAJOS BASURA).

Muchos fueron los que dieron la voz de alarma. Esos PESTICIDAS (TRABAJOS BASURA) acababan no solo con hongos e insectos que viven de digerir hojas, sino que también afectaba a las ABEJAS (COTIZANTES).

Las voces de aviso fueron clamores en un desierto lleno de gente ávida por consumir productos “sanos”. La publicidad que había cambiado la dieta saludable, como la Mediterránea, por un veganismo espiritual concebido como una nueva religión. Todo el mundo decía estar a favor de cuidar a las ABEJAS (COTIZANTES), pero nadie hacía nada por cambiar hábitos y volver a dietas de consumo responsable. Todo el mundo creía que eran los demás los que deberían hacer algo por estos animales. Muchos, los más implicados, los que se creían a sí mismos como infatigables activistas amigos de los himenópteros, a lo máximo que llegaban era donar algunos cientos de euros para el estudio y conservación de las mismas. Otros, desde las redes sociales, alertaban y concienciaban a través de videos explicativos. Pero ninguno de ellos estaba por cambiar ni un gramo de su comida y de su estilo de vida.

Llegó un momento en el que, los científicos dijeron ¡basta! O arreglamos el problema o en diez años ya no habrá ABEJAS (COTIZANTES), ni por lo tanto VERDURAS (PRESTACIONES). Y la gente tuvo que decidir entre tres opciones.

La primera consistía en obviar la opinión de los expertos, negar su talante científico y publicitar, a base de dinero, que todo era una trama de los animalistas, y que no había ningún peligro porque siempre había habido ABEJAS (COTIZANTES) y siempre las habría. Muchos, eligieron esta opción. Para ellos era lo más cómodo. Porque creían que a ellos no les iba a pasar nada en el peor de los casos. Y se preguntaban : ¿Y si desaparecen las ABEJAS (COTIZANTES), qué? ¿a quién le importa un bicho más o menos?.

La segunda opción consistía en dar la razón a los expertos. Salir en la tele y decir con el carácter más compungido posible que era un drama mundial y que había que arreglarlo como fuera. Para solucionar el problema, se comprometerían a dictaminar medidas que impidieran el uso de todo tipo de PESTICIDAS (TRABAJOS BASURA). Esta segunda opción fue escogida con mucho éxito por una mayoría de personas. A pesar de que las propuestas sobre la prohibición de los PESTICIDAS (TRABAJOS BASURA) nunca llegaron a efectuarse. Sin embargo, era una opción más o menos barata y sobre todo no provocaba ningún esfuerzo por parte del consumidor que podía seguir adquiriendo VERDURAS (PRESTACIONES) como si no hubiera un mañana.

La tercera opción era la más sensata. Consistía en la vuelta a la agricultura tradicional y ecológica y sobre todo a una dieta variada, en la que las VERDURAS (PRESTACIONES) dejaran de ser el alimento único de cada cesta de la compra. Esta última opción fue minoritaria. Casi nadie estaba dispuesto a cambiar de hábitos. Ni aunque se jugaran el futuro. Porque era algo tan lejano,…

Ahora, LA TIERRA (EL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES DE LA SS) se muere. Cada día hay menos VEGETACIÓN (PRESTACIONES) y menos agua. Las sequías se han generalizado y también las lluvias puntuales y torrenciales. LAS ABEJAS (COTIZANTES) se refugian en los museos.

Reescritura de “El voto del odio” de Jesús Ausín (Diario 16, 19/02/2019)

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

y sin marcas de agua

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de

Servicios Profesionales

Si tu caso requiere de una atención profesional, somos tu equipo para ayudarte a resolverlo.

Servicios Profesionales

Recibe atención por email o presencial. Te ofrecemos dos opciones.

Te regalamos nuestro libro GRATIS