Denegada la pensión a favor de familiares por falta de convivencia al estar el fallecido en una residencia en sus últimos 26 meses

Los hijos que cuiden de sus padres no tienen derecho a pensión por supervivencia si el progenitor pasó sus últimos dos años de vida en una residencia. La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha desestimado bajo esta premisa el recurso de una mujer de 52 años que solicitó una pensión por supervivencia a la Seguridad Social por haber convivido y cuidado de su padre enfermo durante 19 años y carecer tras su muerte de medios para vivir. La sentencia, de 13 de septiembre de 2019, está disponible en este enlace

El Supremo deniega la petición de la hija cuidadora en base a que la hija no convivió ni cuidó de su padre en sus dos últimos años de vida, al ingresar éste en una residencia de tercera edad sita en localidad diferente a donde la progenitora residía, y no queda acreditado que se dieran visitas diarias ni cuidados por la hija en la residencia una vez ingresó.

El padre padecía alzhéimer en grado severo y párkinson, y necesitaba de una sonda para alimentarse. La sentencia considera probado que la hija fue la encargada de convivir y cuidar de él, al menos, desde 1996, pero en junio de 2013 se vio obligada a ingresarlo en un centro por falta de medios para su cuidado. 26 meses después del ingresó falleció, solo dos meses por encima del límite temporal para otorgar la prestación. 

La convivencia previa al fallecimiento es un requisito recogido en el artículo 176.2 apartado d) de la versión por entonces vigentes de la Ley General de Seguridad Social (ahora artículo 226), desarrollado por Orden Ministerial de 1967. Según esta norma, los beneficiaros de la prestación por supervivencia deben de haber convivido con el causante a su cargo en los dos años anteriores al fallecimiento. Además, los solicitantes deben de ser mayores de cuarenta y cinco años, estar solteros, divorciados o viudos, acreditar dedicación prolongada al cuidado del causante y carecer de medios propios de vida. La solicitante cumplía todos los requisitos, menos el temporal. 

El juzgado estimó su pretensión

Tras el fallecimiento del padre, la hija solicitó prestación de supervivencia al considerar 19 años de cuidado suficientes para realizar una interpretación de la norma flexible. La Administración le denegó en un principio la pensión, pero en recurso contencioso el juez aceptó la petición y le concedió una mensualidad de 700 euros en vista de las circunstancias. Sin embargo, la Seguridad Social no se mostró conforme y recurrió la sentencia. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León le denegó en segunda instancia la prestación, ante lo cual la peticionaria decidió agotar la vía ordinaria y presentar recurso de casación ante Supremo.

La hija presenta ante el tribunal una sentencia en apariencia contraria a la del TSJ, en la que sí se otorga pensión para una hija cuidadora cuya madre pasó sus últimos 12 meses en una residencia de ancianos. Sin embargo, el alto tribunal rechaza que los casos sean idénticos, ya que, si bien en la sentencia de la beneficiaria también pasó muchos años cuidado de su familiar, el tiempo de ingreso previo al fallecimiento sí cumplía el requisito de los dos años. Además, queda acreditado que la actora seguía visitando y atendiendo a la madre en la residencia asiduamente. 

En vista las circunstancias, el alto tribunal concluye que no se cumplen los requisitos para otorgar la ayuda. 

Enlace a la Sentencia

Fuente: diariolaley

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de

Servicios Profesionales

Si tu caso requiere de una atención profesional, somos tu equipo para ayudarte a resolverlo.

Servicios Profesionales

Recibe atención por email o presencial. Te ofrecemos dos opciones.

Te regalamos nuestro libro GRATIS