Excesos de Jornada

Tras la finalización de un año de trabajo, corresponde analizar si se han realizado en algún caso excesos de jornada sobre la jornada máxima anual. En definitiva, se trata de contrastar si como trabajador, he realizado más horas de trabajo respecto de las que puedo trabajar en función de lo previsto en el convenio colectivo de aplicación.

El Estatuto de los Trabajadores, establece una serie de límites y aspectos a tener en cuanta respecto al cálculo de la jornada máxima anual. Así, el artículo 34 del ET establece que:

La duración de la jornada de trabajo será la pactada en los convenios colectivos o contratos de trabajo.

La duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo será de cuarenta horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual.

Entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente mediarán, como mínimo, doce horas.

El número de horas ordinarias de trabajo efectivo no podrá ser superior a nueve diarias

A partir de estos límites establecidos en el ET, por convenio colectivo se regulará el número de horas máximo a trabajar durante un año natural (Jornada máxima anual), al objeto de poder distribuir dichas horas en todo el año. Si nada dijese el convenio colectivo de aplicación, los tribunales han aceptado como concreción de la jornada máxima el promedio de 1826 horas y 27 minutos de trabajo efectivo en cómputo anual, descontando vacaciones y descansos (por convenio colectivo, no podrá regularse una jornada de trabajo máxima a ésta).

Para realizar el cálculo de las horas trabajadas en un año que deben contabilizarse a efectos de determinar los posibles excesos de trabajo sobre la jornada máxima establecida en la empresa, normalmente estaremos al tiempo de trabajo efectivo (trabajo presencial dese que el trabajador está en su puesto de trabajo, descontando vacaciones, absentismos y bajas), si bien también podrá incluirse el tiempo de mera presencia o disposición, en función de las características del trabajo.

Por ejemplo, si un convenio establece como jornada anual la cantidad de 1.760 horas, estas son las horas de trabajo máximas que los trabajadores afectados tienen que realizar a lo largo de la anualidad. Supongamos que en dicha empresa, en convenio colectivo se establece un total de 23 días laborables de vacaciones y la jornada de trabajo habitual es de lunes a viernes, 8 horas diarias. Esto resultaría un total de 223 días trabajados (descontando los 14 días festivos anuales y los 23 días de vacaciones), lo que redundaría en 1.784 horas trabajadas, generándose por ello un total de 24 horas de exceso sobre la jornada máxima realizables (3 días de descanso).

Las empresas cuentan con 3 posibles opciones a la hora llevar un control de la jornada máxima a realizar y de la gestión de los excesos de jornada, que se produzcan en su caso, sobre dicha jornada de trabajo máxima:

1.- Gestión de los excesos de jornada durante el propio año laboral: Una posibilidad bastante extendida en algunas empresas suele ser la de reducir la jornada de trabajo a lo largo de cada semana laboral. Ejemplo: realización de una jornada intensiva los viernes, trabajando 7 horas / 7,5 horas en lugar de las 8 horas trabajadas de lunes a jueves. De esta manera, se reduce el número total de horas realizadas y por tanto, el cómputo de horas de trabajo efectivo a final de año será menor.

2.- Gestión de los excesos de jornada al finalizar el año: Son muchos los convenios colectivos que establecen esta posibilidad, por la que en caso de producirse excesos en el tiempo de trabajo efectivo en cómputo anual, se articula un sistema de descansos, conforme al cual dichos excesos se compensarán a razón de una hora de descanso por cada hora de exceso realizada sobre la jornada de trabajo máxima, a disfrutar de mutuo acuerdo dentro del período que se establezca en convenio (generalmente, en los primeros meses del nuevo año). A efectos prácticos, si un trabajador ha generado excesos al finalizar el año, el año siguiente tendrá tantos días de descanso como excesos de jornada haya generado (como si se sumasen a sus vacaciones anuales).

3.- Incrementar por convenio colectivo el número de día de vacaciones, las cuáles no computan como tiempo de trabajo efectivo.

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de