DONACION DE UNA VIVIENDA Y SUBSIDIO DE DESEMPLEO

Es bastante usual que uno de los hijos de una pareja conviva con sus padres cuidándoles incluso hasta que mueran y que, además, dicho hijo reciba un subsidio de desempleo.

 

Se plantea la posibilidad de donar a ese hijo la vivienda propiedad de los padres sin necesidad de esperar el reparto de la herencia entre todos los hijos del matrimonio para asegurarle en todo caso una vivienda.

 

 

INTRODUCCIÓN: LAS DONACIONES

La persona que quiera repartir sus bienes no puede hacerlo con total libertad, pues la ley pone muchos límites. Pero hay algunas opciones para beneficiar a alguien en concreto antes de que el propietario fallezca. Esto es posible, en términos jurídicos, a través de las donaciones, con las que es posible recibir por anticipado una parte de las propiedades del donante.

 

En España, una persona no puede hacer lo que quiera con sus bienes ni repartirlos a su antojo. De hecho, desheredar a un hijo no es nada fácil y sólo es posible si éste ha cometido algún delito o ha maltratado de manera grave -y demostrable en los tribunales- a su padre o madre

 

Básicamente, existen dos clases de donaciones: las colacionables y las no colacionables. En ambos casos, se trata de donaciones hechas en vida a herederos que se denominan “forzosos”.

 

Donación colacionales

Según el Código Civil, la donación colacionable se debe sumar al total de la herencia a repartir una vez fallecido el donante. Dice la ley: “El heredero forzoso que concurra, con otros que también lo sean, a una sucesión deberá traer a la masa hereditaria los bienes o valores que hubiese recibido del causante de la herencia, en vida de éste, por dote, donación u otro título lucrativo, para computarlo en la regulación de las legítimas y en la cuenta de partición”.

 

Es decir, la donación colacionable es simplemente un adelanto de la herencia. Esto quiere decir que si una persona recibió bienes por esta vía (por ejemplo, uno de los hijos en una familia de varios hermanos, herederos forzosos), al repartir la herencia tras el fallecimiento, esos activos donados se deben tener en cuenta para garantizar la equidad entre todos los herederos. Así, lo más común es que esa donación se reste, previa valoración profesional, de lo que debe recibir el beneficiario que obtuvo algo por anticipado.

 

Donación no colacionable

Estas no se computan en la suma de la herencia a repartir, así que favorecen al donatario frente a los demás herederos, pues no tendrá que rendir cuentas sobre esos bienes cuando toque dividir la herencia.

 

Sin embargo, solo se aceptan las donaciones no colacionables en los casos en que no salga perjudicada la llamada “legítima” del resto de los herederos legítimos. La “legítima” es la parte de la herencia que le corresponde por ley a los familiares más directos del fallecido, y que corresponde a un tercio del patrimonio total a heredar. Si la donación no colacionable afecta a esa porción, los herederos la pueden imputar, y se le acabaría “restando” al que recibió la donación.

 

Además las herencia se dividen en tres partes de igual cantidad: el tercio de la legítima, a repartir de forma igual entre los hijos, el tercio de mejora que puede adjudicarse a un solo hijo para mejorar su herencia y el tercio de libre disposición que puede adjudicarse a cualquier persona u organismo.

 

En definitiva, donar una vivienda a un solo hijo en vida teniendo varios es posible, pero los problemas pueden venir una vez que fallezca el donante.

 

El inmueble donado se traerá a colación de la herencia, ya que el hijo que lo ha recibido es un heredero forzoso, y sus hermanos también lo son. Si al computar el valor total de la masa hereditaria, resulta que el valor de la vivienda excede de lo que podría haber heredado ese hijo conforme a la ley, se reducirá la donación por inoficiosa.

 

Según lo dispuesto en el artículo 634 del Código Civil, ninguno podrá dar ni recibir, por vía de donación, más de lo que pueda dar o recibir por testamento. La donación será inoficiosa en todo lo que exceda de esta medida.

 

Según el artículo 636 del Código Civil, el heredero forzoso que concurra, con otros que también lo sean, a una sucesión deberá traer a la masa hereditaria los bienes o valores que hubiese recibido del causante de la herencia, en vida de éste, por dote, donación u otro título lucrativo, para computarlo en la regulación de las legítimas y en la cuenta de partición.

 

Y según el artículo 1035 del Código Civil, ese ese hijo tendrá que compensar a sus hermanos económicamente si estos lo piden, al haber quedado gravados sus derechos legitimarios con la donación. Así pues, se les tendrá que pagar el valor de la parte de la legítima afectada por la donación.

 

Las donaciones que, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 636, sean inoficiosas computado el valor líquido de los bienes del donante al tiempo de su muerte, deberán ser reducidas en cuanto al exceso; pero esta reducción no obstará para que tengan efecto durante la vida del donante y para que el donatario haga suyos los frutos.

 

FISCALIDAD

La donación afectará fiscalmente tanto a quien la recibe como a quien la hace. Quien recibe la donación (“donatario”) tiene que declarar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD), aplicando la normativa de la comunidad autónoma donde haya residido mayor número de días de los cinco años anteriores a la donación.

 

VER:

Agencia Tributaria: Modelo 651. Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Autoliquidación adquisición “inter vivos”.

 

Por su parte, quien hace la donación (“el donante”) sólo pagará impuestos por donar cuando ha habido una ganancia patrimonial por el bien donado. Por ejemplo, si se dona una vivienda, el donante ha tenido una ganancia patrimonial por la diferencia entre el precio al que compró la casa y su valor al donarla.

 

EL PLENO DOMINIO, LA NUDA PROPIEDAD Y EL USUFRUCTO

La forma de recibir la donación de un patrimonio es fundamental para el cálculo de las rentas (incrementos patrimoniales) que posibilitan acceder o continuar recibiendo un subsidio de desempleo, esencialmente en lo que concierne a los denominados “rendimientos presuntos” de los bienes del patrimonio.

 

El PLENO DOMINIO es la titularidad de la plena propiedad de un bien. Es lo que todo el mundo entiende por ser el dueño de algo, por ejemplo, una vivienda. Sin embargo, desde un punto de vista legal esa propiedad se divide entre la nuda propiedad y el usufruto. De forma muy resumida, entre ser el dueño y poder disfrutar del bien.

 

El USUFRUCTO es el derecho de goce, uso y disfrute de un bien. Es decir, el usufructuario puede utilizar el bien, aunque no sea su propietario.

 

El ejemplo más repetido de usufructo se da en la herencia de la vivienda. Al heredar una casa es normal que la nuda propiedad pase a los hijos dejando al cónyuge el usufructo de la misma. Es decir, que la casa pasa a ser propiedad de los hijos en la herencia tras afrontar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, pero su uso y disfrute queda reservado para el padre o la madre. Esta es la forma de asegurar que el bien pasará a los hijos, pero que éstos no podrán echar al cónyuge de casa.

 

Esta misma fórmula también se empieza a ver en el mercado inmobiliario en personas mayores que necesitan o quieren liquidez. Lo que se hace en este caso es vender la nuda propiedad de la casa y reservarse el usufructo vitalicio.

 

El usufructo puede tener la duración que quieras o, mejor dicho, que se determine en el contrato de venta o en la herencia. Lo más habitual es que este usufructo sea vitalicio, pero puede establecerse por periodos inferiores. Una vez termine o se extinga el usufructo, el nudo propietario tendrá ya el pleno dominio del bien.

 

El usufructuario puede usar el bien e incluso alquilarlo. El derecho de uso y disfrute le permite al usufructuario arrendar el bien y darle el uso que considere oportuno, aunque si genera rendimiento económico, será también él quien tenga que asumir los impuestos por el mismo.

 

Retomando el ejemplo de la casa familiar, si el cónyuge vivo opta por realquilar la casa, podría hacerlo, pero será él quien tenga que pagar en el IRPF por los ingresos del alquiler, no el dueño de la casa.

 

Las obligaciones del nudo propietario sobre el bien pasan por el pago de impuestos y tributos sobre el bien, según figura en el artículo 505 del Código Civil. La excepción la marca el IBI o Impuesto sobre Bienes e Inmuebles, cuyo pago recae sobre quien disfruta la casa.

 

En el caso de la Plusvalía Municipal, será el nudo propietario quien deba abonarla cuando se extinga el usufructo.

 

La NUDA PROPIEDAD implica tener la propiedad del bien pero sin poder disfrutarlo. El nudo propietario es el dueño del bien, pero con límites sobre su uso y disfrute. Los derechos del nudo propietario son los propios del dueño, salvo por el disfrute. El nudo propietario de la vivienda podría vender la casa e incluso hipotecarla, siempre que respete el derecho del usufructuario. Es decir, si vende la casa el nuevo propietario seguirá sin poder usarla y si la hipoteca, el banco no podrá desahuciar al usufructuario.

 

DONACIÓN DE LA PROPIEDAD PLENA

A efectos FISCALES es válido todo lo ya indicado con anterioridad

 

AFECCIÓN AL SUBSIDIO DE DESEMPLEO.

Las plusvalías o ganancias de patrimonios previamente existentes se consideran RENTAS en sí mismas, y si las ganancias se efectúan en pago único se “mensualizan” dividiendo entre 12 pero sólo se tienen en cuenta como rentas para el propio mes en el que se reciben (y no en los siguientes). Además también se consideran rentas los rendimientos (efectivos o presuntos) tanto de dichas plusvalías como del propio capital.

 

Los incrementos patrimoniales (por ejemplo donaciones, herencias y premios de lotería) aunque en puridad no son “rentas” sí son incrementos patrimoniales y te tratan como tales según se acaba de indicar. Además dado que hay que computar sus rendimientos (presuntos o efectivos) es preciso informar al SEPE para que no se acoja al incumplimiento de aportar información y en base a ello suspender el subsidio

 

OJO: en el caso de donaciones y herencias se debe informar al SEPE desde el mismo momento de su aceptación de lo contrario el SEPE penaliza con la suspensión del subsidio desde el momento en que se debió informar y reclama la devolución de lo indebidamente, según su criterio, recibido.

DONACIÓN SOLO DE LA PROPIEDAD (NUDA PROPIEDAD)

 

FISCALIDAD

1.-IMPUESTO DE SUCESIONES Y DONACIONES (ISD)

En el momento de la donación de la nuda propiedad, los donatarios deben presentar autoliquidación del ISD, teniendo en cuenta que el valor de dicha nuda propiedad será la diferencia entre el valor del usufructo y el valor total de los bienes. Asimismo, habrá de tenerse en cuenta que el valor del usufructo vitalicio se estima que es igual al 70% del valor total de los bienes cuando el usufructuario tenga menos de 20 años, minorando a medida que aumenta la edad, en proporción de un 1 % menos cada año con el límite mínimo del 10% del valor total.

 

Posteriormente, en el momento en que se produzca la extinción del usufructo y la consolidación del dominio por el fallecimiento del usufructuario, deberán tributar por el concepto de donación, teniendo en cuenta el valor que tenía el inmueble en el momento del desmembramiento del dominio (no el dela fecha dela consolidación del dominio) y aplicando el impuesto sobre el porcentaje restante que no se liquidó en el momento de adquirirse la nuda propiedad, de acuerdo con la normativa existente en el momento de la desmembración del dominio en lo que respecta a la tarifa (tipo medio de gravamen), reducciones y bonificaciones aplicables.

 

En ambos casos, serán aplicables las reducciones y bonificaciones contenidas en la legislación autonómica correspondiente al lugar en el que se encuentren los bienes objeto de la Donación.

 

La operación de donar la nuda propiedad de la vivienda habitual por mayores de 65 años está siendo actualmente muy recurrente en aquellas comunidades (Madrid, Andalucía…) donde obviamente existe la elevada bonificación del 99% en ISD cuando se ejecuta entre parientes directos (de padres a hijos/nietos o entre cónyuges), siempre que se formalice en documento público ante notario como requisito esencial. Aparte, así tendrá acceso lógico al Registro de la Propiedad correspondiente.

 

El ahorro es elevadísimo en estas comunidades favorecidas fiscalmente en el ISD por cuanto los hijos donatarios (o nietos o cónyuges) pagan a aquéllas un mínimo peaje fiscal (1% de la cuota del ISD).

 

Por tanto, estamos en presencia de un ahorro “de manual” en dos impuestos progresivos normalmente de fuerte impacto fiscal.

 

2.-PLUSVALÍA

En el momento de la donación de la nuda propiedad, el donatario deberá tributar por el Incremento del Valor del Terreno Urbano (en adelante, IIVTNU), más conocido como Plusvalía, y para determinar la base imponible correspondiente a la transmisión lucrativa de la nuda propiedad sobre el terreno de naturaleza urbana, se restará, al valor catastral del terreno en la fecha de devengo, la parte del valor correspondiente al derecho de usufructo vitalicio que se reservan los donantes, aplicando para ello, las normas fijadas a efectos del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

 

Posteriormente, en el momento en que se produzca la extinción del usufructo y la consolidación del dominio en la persona del nudo propietario como consecuencia del fallecimiento del usufructuario, el nudo propietario obtiene gratuitamente un incremento en su patrimonio, pues adquiere el derecho de goce y disfrute del inmueble, por lo que la transmisión de dicho derecho del usufructuario al nudo propietario da lugar, nuevamente, al devengo del IIVTNU.

 

3.-IRPF

De acuerdo con lo dispuesto en el art. 33.1 de la Ley del IRPF, la donación de la nuda propiedad del inmueble genera en el donante y en el donatario una ganancia o pérdida patrimonial, al producirse una alteración en la composición de su patrimonio que da lugar a una variación en su valor, que se cuantificará calculando la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión, en base al art. 34 de la misma Ley.

 

Asimismo, para las donaciones (transmisiones no onerosas), dichos valores vienen definidos en el art. 36 de dicha Ley, que establece que se aplicarán las reglas del artículo 35, tomando por importe real de los valores respectivos aquellos que resulten de la aplicación de las normas del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, sin que pueda exceder del valor de mercado:

 

  • En caso de que se generase una pérdida patrimonial, no se computaría por aplicación de lo dispuesto en el art. 33.5 c) de la Ley del IRPF, según el cual no se computarán como pérdidas patrimoniales, entre otras, las debidas a transmisiones lucrativas por actos ínter vivos o a liberalidades.
  • Por el contrario, en caso de que se generase una ganancia patrimonial, ésta debería ser integraría en la base imponible del ahorro (art. 49 de la LIRPF).

 

No obstante, si el donante tiene más de 65 años y es su vivienda habitual atendiendo a los requisitos de la Ley del IRPF, esa ganancia está EXENTA de tributar en el IRPF, aunque se deba consignar o declarar en ese impuesto cuando haga su renta anual. Esto es, da igual que la transmisión de la vivienda habitual por mayores de 65 años se haga vía venta onerosa o vía donación. La exención de la ganancia se consigue en el IRPF y, siendo indiferente además, se transmita íntegramente (100%) o solo la nuda propiedad .

 

OJO: DONATARIO DE LA NUDA PROPIEDAD MAYOR DE 65 AÑOS

No obstante el posible impuesto local a pagar (plusvalía municipal) como principal peaje fiscal, muchos contribuyentes mayores de 65 años están optando en estos momentos en dejar en vida a sus hijos la nuda propiedad de su vivienda habitual (siempre que estén sitos en las comunidades autonómica donde gozan de bonificación fiscal en el ISD), porque a día de hoy:

  • El mayor de 65 años que dona la nuda propiedad de su vivienda habitual nada paga en el IRPF al estar exenta la ganancia posible. Y además sigue viviendo en su casa por ser usufructuario.
  • El donatario hijo (o nieto o cónyuge) pagará solo por ISD un 1% de la cuota tributaria resultante. Ahorro elevadísimo aprovechando la normativa fiscal vigente beneficiosa en su Comunidad (Andalucía o Madrid, entre otras). Y a tener en cuenta la incertidumbre que puede pasar en el futuro por si cambia la tributación del ISD (más agresiva) por mor de la armonización fiscal.
  • Y solo, salvo que se acredite pérdida y se evite el pago del IIVTNU, se liquidaría este impuesto local por el donatario al Ayuntamiento del lugar donde radique el inmueble.

 

Como ejemplo a efectos ilustrativos de esta operación fiscal, ciframos el coste fiscal de donar a un hijo la nuda propiedad (88%) de una vivienda habitual en Sevilla comprada en 2003 por su padre de 77 años, quien se reserva el usufructo (12% restante) para seguir viviendo en ella.

Valor fiscal de la nuda propiedad del piso : 300.000€  (que normalmente es más bajo que el valor de mercado)

El coste fiscal para el hijo donatario será solo de 600€ aprox. en el ISD a pagar a la Agencia Tributaria de Andalucía  y de 4.400€, más elevado, por la plusvalía municipal (IIVTNU) al Ayuntamiento hispalense. 

El donante nada paga en el IRPF cuando haga su renta por la elevada ganancia devengada (exenta) y sigue residiendo en su casa como usufructuario.

Y los dos familiares afectados ya nada temen si se ejecuta la armonización fiscal y se eliminan o minoran en el futuro el actual beneficio fiscal autonómico en el ISD (ya sea en donaciones o en supuestos mortis causa).

Por tanto, por un peaje fiscal de “solo” 5.000€, un hijo recibe de su padre una buena vivienda en nuda propiedad (88%)  y se anticipa a lo malo que fiscalmente pudiese venir.

 

AFECCIÓN AL SUBSIDIO DE DESEMPLEO

En aplicación de la doctrina del Tribunal Supremo, contenida en la Sentencia de 18 de diciembre de 2012, para el cálculo de rentas en las prestaciones de desempleo no son de aplicación las normas tributarias sino las del Código Civil, por lo que, si se detenta solo la nuda propiedad del inmueble, y no constando que obtenga beneficios por ello no se  puede computar rendimiento patrimonial presunto. Cuestión distinta es la valoración que deba hacerse en el momento posterior en la que el subsidiado ostente también el usufructo del inmueble y así su plena propiedad.

 

VER:

https://laboralpensiones.com/tsj-subsidio-de-desempleo-para-mayores-de-52-55-anos-no-se-puede-computar-rendimiento-patrimonial-presunto-a-quien-solo-ostenta-la-nuda-propiedad-de-un-inmueble/

 

 

 

DONACIÓN DEL USUFRUCTO

La transmisión del usufructo a un hijo es una opción válida y reconocida. Es importante destacar que el propietario puede reservarse el usufructo vitalicio, lo que implica que seguirá disfrutando de la vivienda hasta su fallecimiento.

 

Dejar el usufructo de una vivienda a un hijo es legal y puede ser una estrategia efectiva para preservar el patrimonio familiar o para garantizar que uno de los hijos disponga de una vivienda si tiene dificultades económicas o personales. Sin embargo, es esencial comprender las implicaciones legales y fiscales asociadas con esta decisión.

 

Las ventajas de dejar una vivienda en usufructo a un hijo son:

  • Permanencia en la familia: dejar el usufructo a un hijo asegura que la vivienda permanezca en la familia, preservando la continuidad generacional.
  • Evitar conflictos de herencia: la designación clara del usufructo en el testamento puede ayudar a prevenir disputas familiares relacionadas con la herencia.
  • Uso significativo: el usufructuario tiene el derecho de vivir en la propiedad y disfrutar de sus beneficios, lo que puede ser interesante si el hijo en cuestión tiene dificultades económicas o problemas para encontrar una vivienda que se ajuste a sus necesidades.

 

Las desventajas de dejar una vivienda en usufructo a un hijo son:

  • Conflictos potenciales: aunque el usufructo puede evitar conflictos de herencia, también puede dar lugar a desacuerdos entre el usufructuario y otras personas, especialmente si hay hermanos, que pueden no estar de acuerdo con la cesión del usufructo a un hijo en particular.
  • Implicaciones fiscales: la transmisión del usufructo se considera una donación y está sujeta a impuestos. Por tanto, es muy importante comprender cuáles son las implicaciones fiscales y buscar asesoramiento profesional.
  • Restricciones en la disposición: por otra parte, el usufructuario no puede realizar modificaciones sustanciales en la propiedad sin el consentimiento del propietario, lo que puede limitar su capacidad de decisión.

 

FISCALIDAD

1.-IMPUESTO DE DONACIONES

Donar únicamente el usufructo de la vivienda abaratará los costes fiscales de la operación. Ello se debe a la forma de calcularlo, que se hace acudiendo al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITPAJD). Lo habitual en estos casos es que el usufructo donado sea de carácter vitalicio. En este caso, su valor se calculará aplicando la siguiente fórmula prevista en la normativa del ITPAJD:

Usufructo = 89 – Edad del usufructuario x Valor total del piso

 

Así, si un contribuyente de 60 años recibe en donación el usufructo de un inmueble cuyo valor es de 200.000 euros, la valoración del usufructo será de tan solo 78.000 euros. Y ello, teniendo en cuenta que el usufructo solo supondrá un 29% del valor total del inmueble (89 – 60 = 29%) y que el 29% del valor del inmueble son 58.000 euros (200.000 x 29%).

 

También hay que destacar que existe un límite máximo del 70% (que entra en juego cuando la donación se produce siendo el donatario muy joven) y un límite mínimo del 10% (aplicable cuando el usufructo se dona a una persona de edad avanzada) para el valor del usufructo.

 

Si el usufructo es temporal, se calcula a razón de un 2% del valor del bien por año, con un mínimo del 2% y un máximo del 70%.

Por último, debes valorar las posibles bonificaciones aplicables en el marco de la regulación del Impuesto sobre Donaciones en la comunidad autónoma de referencia, especialmente en el caso de las donaciones de padres a hijos.

 

 

 

2.-LA PLUSVALÍA MUNICIPAL

La plusvalía municipal no solo grava la adquisición por donación de los terrenos, sino también la constitución de derechos reales de goce y disfrute sobre ellos, como es el derecho de usufructo.

 

Si la donación se ha realizado a partir de la entrada en vigor de la nueva normativa del impuesto (Real Decreto-Ley 26/2021), este se calculará aplicando los nuevos coeficientes aprobados, que gravan también la constitución de derechos reales en un período inferior al año. No obstante, en este caso los porcentajes previstos en la ley se aplicarán sobre la parte del valor catastral del terreno que represente el valor del usufructo, calculado mediante la aplicación de las normas fijadas a efectos del ITPAJD.”

 

Recordar que, para la constitución de derechos reales de goce y disfrute limitativos del dominio, como es el usufructo, no se prevé la posibilidad de calcular la base imponible atendiendo al incremento de valor realmente obtenido.

 

3.-IRPF

Estas donaciones también quedan gravadas en el IRPF. Pero, en este caso, será el donante, y no el donatario, el que deba tributar como rendimiento del capital inmobiliario en su IRPF, en el caso de que sea propietario del pleno dominio del inmueble y solo ceda gratuitamente el usufructo.

 

Por el contrario, si solo es titular del derecho de usufructo, y lo transmite, la operación tributará como ganancia patrimonial, en caso de que ésta se produzca, por la diferencia entre el valor de adquisición y transmisión del derecho de usufructo.

 

No obstante, habrá que tener en cuenta el artículo 37.1 k) de la Ley 35/2006 prevé que, para calcular la ganancia o pérdida patrimonial, debe reducirse el valor de adquisición del derecho de forma proporcional al tiempo durante el cual el titular no hubiese percibido rendimientos del capital inmobiliario.

 

AFECCIÓN AL SUBSIDIO DE DESEMPLEO

Según las propias Instrucciones del SEPE sobre las rentas de los subsidios de desempleo, la titularidad de derechos de disfrute sobre bienes inmuebles (usufructo) que no estén arrendados ni cedidos a terceros, ni tampoco estén afectos a actividades económicas, no genera rendimientos del capital inmobiliario, siempre que se trate de la vivienda habitual. Ver lo dispuesto en la pág. 16 (apartado 3.6.1) del documento al que se enlaza en este artículo: Subsidios de desempleo: 10 Nuevas Instrucciones editadas por el SEPE

 

VER:

https://laboralpensiones.com/subsidios-de-desempleo-10-nuevas-instrucciones-editadas-por-el-sepe/?fbclid=IwAR0f6QgosMoAvD6i71NnLp_Jq23dWdzbmJ1afGMsKNhLVcjkBqhyVZpMmOc_aem_AUHxX9Y6NmfRdp0JyoitUvQWFOOuIy93glL-eZQpz-dGJ2o3mDWF3Mu_ww84IuEVn-MM-_c2BgUBnMgPz8sdfKb7

 

Deja un comentario