Los dos cambios laborales que el coronavirus puede provocar en el área laboral

La tan ansiada noticia por fin se retransmitió, la cuarentena se acabó, los niños pudieron volver al colegio y la gente empezó a salir de sus casas. Los vecinos se saludaban, no se estrechaban las manos, pero se sonreían; todavía había algo de miedo, pero poco a poco se volvía a la normalidad.

Sin embargo, la enfermedad COVID-19 nos había cambiado; descubrimos que podíamos hacer muchas cosas para ayudarnos en los momentos difíciles, pero que también somos muy vulnerables y que tenemos que estar mejor preparados para afrontar este tipo de crisis.

El coronavirus cambió costumbres, sobre todo en lo relativo a las formas de saludarnos; los besos en las mejillas se esquivaban, el apretón de manos se cambió por una palmadita en el brazo, como el del presidente francés Macron a nuestro rey, pero también provocó cambios en el área laboral de las empresas.

Algunos de los cambios que la COVID-19 está provocando en el área laboral se pueden consolidar, y precipitar algunas tendencias que pueden perdurar en el tiempo; algunas de ellas, apoyándose en las nuevas tecnologías.

Extensión del teletrabajo

Hasta la llegada de este virus, el teletrabajo era una práctica bastante residual en nuestro país, ya que, según Eurostat, solo un 4,3 % de la población utiliza esta forma de trabajar, frente a porcentajes del 14 % en los Países Bajos y del 13,3 % en Finlandia.

Según un estudio de Randstad publicado en enero de 2019, el 69 % de los empleados españoles preferiría teletrabajar desde su hogar, pero «no puede porque su empresa no se lo permite».

En este estudio, se afirma que el teletrabajo ocasional debería verse como una opción beneficiosa para todas las partes, porque el trabajador puede desarrollar su actividad profesional con una mayor eficiencia, ya que produce ahorros en tiempos improductivos (desplazamientos, ineficiencias en el lugar de trabajo e, incluso, reuniones más cortas); mientras que, para la empresa, unos empleados más satisfechos generarán unos mejores ratios de productividad y eficacia, que mejorarán los resultados de la empresa.

El coronavirus ha dejado el teletrabajo como única opción para muchas empresas, pero ¿qué pasará si en este periodo los trabajadores son más productivos y las empresas más rentables?, ¿seguirán trabajando desde sus casas o volverán a las oficinas?

Además, el teletrabajo evitaría muchos desplazamientos, supondría un ahorro para los empleados y contribuiría al cuidado del medioambiente.

Medidas de conciliación laboral

La conciliación entre trabajo y vida personal es uno de los factores más valorado por los profesionales para elegir una empresa en la que trabajar, pero, en una situación como la actual, las empresas que facilitan la conciliación se ganarán el corazón de sus empleados, ya que situaciones excepcionales como la actual, en la que los niños no pueden ir al colegio, trastocan las rutinas familiares y suponen todo un desafío para los trabajadores y sus empresas.

Fuente: CEF Laboral social

Deja un comentario