LA HISTÓRICA EVOLUCIÓN DE LAS PENSIONES EN ESPAÑA: ASÍ HAN SUBIDO AÑO A AÑO HASTA INCREMENTARSE CASI UN 110%

La nómina mensual de las pensiones contributivas de la Seguridad Social ha alcanzado los 12.732,2 millones de euros el pasado 1 de mayo, que equivale al 11,5 % del Producto Interior Bruto (PIB).

 

1.441,5 euros, el nuevo dato histórico de las pensiones en España. El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha comunicado este martes que la pensión media del sistema de la Seguridad Social asciende a 1.254,3 euros en este mes, un 5 % más que hace un año. No solo eso, sino que la nómina mensual de las pensiones contributivas de la Seguridad Social ha alcanzado los 12.732,2 millones de euros el pasado 1 de mayo, que equivale al 11,5 % del Producto Interior Bruto (PIB).

 

Las pensiones de jubilación suponen el mayor gasto, acumulando 9.313,29 millones de euros por encima de las pensiones de viudedad con 2.105,36 millones de euros, incapacidad permanente con 1.108,4 millones, orfandad con 171,07 millones y las de favor familiar con 34,11 millones. Aunque el incremento de la cuantía es proporcional al número de pensionistas en España, un dato que mes a mes sigue incrementándose y batiendo récods.

 

A inicios de 2005, el número de personas que percibían en España una pensión mensualmente era de 7.307.714. 20 años después, el número de jubilados se eleva hasta los 9,19 millones, con un total de 4,64 millones de hombres y de 4,55 millones de mujeres. El quid de la cuestión no radica en la cantidad de pensiones que se deben pagar, sino la cuantía de la misma. Por tanto, la pregunta es: ¿Ha sido tan pronunciada la revalorización de dicha subvención en las últimas dos décadas?

 

El incremento en la pensión media de jubilación de los trabajadores por cuenta ajena no sólo responde a las revalorizaciones que se han ido aprobando anualmente -especialmente en los últimos años, desde que se ha automatizado su incremento anual conforme al IPC-, sino que también responde al efecto sustitución, es decir, que la pensión a la que tienen derecho los nuevos perceptores que entran al sistema es mayor que la de los que salen porque sus salarios han sido más elevados.

 

La realidad es que la subida ha sido proporcional al coste de vida, es decir, la revalorización de dicha subvención es equiparable a la subida anual del Índice de precios del consumidor (IPC). Aunque no siempre fue así. Desde el año 2022, entró en vigor un nuevo mecanismo para garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo de las personas, el cual consistía en que cada 1 de enero se incrementa las pensiones de acuerdo con la inflación media anual registrada en noviembre del ejercicio anterior.

De 686 euros en 2005, a 1.441 euros en 2024

En cuanto al incremento anual de las pensiones, a raíz del último dato proporcionado por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la cuantía ha aumentado un 109,83% en 20 años. Ha pasado de que en mayo de 2005 la pensión que recibían las personas que estaban jubiladas era de 686,98 euros, a que en el mismo mes de 2024 la cifra es de 1.441,5 euros, lo que se traduce en una diferencia positiva de 754,52 euros.

 

La lista completa es la siguiente: 686,98 euros en mayo de 2005, 721 euros en mayo de 2006, 758,25 euros en mayo de 2007, 813,53 euros en mayo de 2008, 852,75 euros en mayo de 2009, 882,27 euros en mayo de 2010, 913,7 euros en mayo de 2011, 943,96 euros en mayo de 2012, 978,34 euros en mayo de 2013, 998,36 euros en mayo de 2014, 1.019,71 euros en mayo de 2015, 1.041,15 euros en mayo de 2016, 1.062,31 euros en mayo de 2017, 1.082,94 euros en mayo de 2018, 1.137,71 en mayo de 2019, 1.160,68 euros en mayo de 2020, 1.187,79 euros en mayo de 2021, 1.254,36 euros en mayo de 2022, 1.375,26 euros en mayo de 2023 y 1.441,5 euros en mayo de 2024.

 

Una subida de las pensiones que se traduce en un mayor gasto presupuestario. La financiación ha ido escalando durante las últimas dos décadas. En el año 2005 el dinero que se destinó al pago de las pensiones fueron 79.221 millones euros, mientras que el presupuesto se ha casi triplicado hasta los 190.687 euros en 2023.

 

A esta partida de gasto en los Presupuestos Generales del Estado, se suma el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, también conocida como ‘la hucha de las pensiones’. Con este fondo, se ha pagado en los últimos años las pagas ‘extra’ de las pensiones en los meses de julio y diciembre. Con ello, actualmente, la ‘hucha’ cuenta con 2.150 millones de euros. Contrasta con los 66.815 millones de euros que llegó a tener en 2011 o los 27.185 euros que se habían almacenado en el año 2005.

 

El talón de Aquiles de las pensiones es la deuda de la Seguridad Social. En 2005 el adeudo era de 18.332 millones de euros; sin embargo, la cifra ha aumentado hasta los 116.171 euros en 2024.

 

Este aumento de las pensiones medias de jubilación junto con el envejecimiento demográfico que vive España -y que se agravará en los próximos años- ha contribuido a que el número de pensiones de jubilación que abona la Seguridad Social también se encuentre en el récord de 6,46 millones.

 

Dado que a las pensiones de jubilación se suman las de viudedad y orfandad (aún pendientes de reforma desde 2020), las de incapacidad permanente y las pensiones en favor de un familiar, el total de pensiones abonadas en España se sitúa en 10,15 millones, una cifra que no equivale exactamente al número de pensionistas, ya que hay algunos que perciben más de una.

 

El gasto en pensiones, por su parte, supera ya los 12.732 millones de euros al mes, el 11,5% del Producto Interior Bruto (PIB), lo que supone un desembolso al cabo de un año de más de 178.000 millones de euros ya que hay dos pagas extraordinarias por la misma cuantía. Las pensiones de jubilación son responsables de un 73% de ese gasto, tres puntos más que hace diez años.

 

“Tres cuartas partes de la nómina de pensiones contributivas corresponden a pensiones de jubilación, como es habitual. En concreto, estas pensiones suponen el 73,1% de la nómina, 9.313,3 millones de euros. A pensiones de viudedad se han destinado 2.105,4 millones de euros, mientras que la nómina de las prestaciones por incapacidad permanente asciende a 1.108,4 millones; la de orfandad, a 171,1 millones de euros y la de las prestaciones en favor de familiares, a 34,1 millones”, explicó el Ministerio en una nota.

 

Las pensiones acumulan este año un incremento medio de entorno al 4,8% interanual, fruto de la subida conforme al IPC (que garantizó una revalorización del 3,8%), del efecto sustitución y del impacto de las primas por demorar el retiro -de hecho, un 10,5% de las nuevas altas de jubilación este año son demoradas, frente al 4,8% que suponían en 2019-.

 

Para 2025 se espera una revalorización de las mismas de entorno al 3,2%, dada la inflación media acumulada desde diciembre de 2023 (del 3,17%) y la que espera Funcas para lo que queda de año hasta noviembre (del 3,24%). Esto supone que el gasto en pensiones subirá hasta un entorno mensual de 13.164,8 millones de euros dentro de un año sólo por el efecto de la revalorización, a lo que se sumará el impacto de la sustitución y el incremento del número de pensionistas, especialmente ahora que ha empezado a jubilarse la generación del babyboom.

 

Fuentes:

La pensión de jubilación de los asalariados ha subido un 40% en diez años, el doble que la inflación, hasta 1.600 euros | Actualidad Económica (elmundo.es)

La histórica evolución de las pensiones en España: así han subido año a año hasta incrementarse casi un 110% (lasexta.com)

 

Deja un comentario