Jubilación Anticipada Involuntaria. Nuevo criterio sobre el cobro de la indemnización en efectivo.

El artículo 207.1.d) de la LGSS establece que cuando el trabajador haya sido objeto de despido por ERE basado en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (art. 51 del ET), o de despido objetivo por las mismas causas (art. 52.c del ET) para el acceso a la pensión de jubilación anticipada involuntaria es requisito necesario que se acredite el percibo de la indemnización correspondiente (o haber interpuesto demanda judicial en reclamación de dicha indemnización) y que el percibo de la indemnización se acredite mediante documento de la transferencia bancaria recibida o documentación acreditativa equivalente.

Por otra parte el artículo 7.1.1) de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de lucha contra el fraude fiscal, establece: “No podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.”

Por tanto, cuando el trabajador haya recibido el pago de la indemnización por despido en efectivo, siempre que no sobrepase el límite de los 2.500 €, se puede considerar documentación equivalente a una transferencia bancaria el recibo de salario en el conste la liquidación de salarios y de la indemnización firmado por el empresario y el trabajador dado que (artículo 2.1 de la Orden de 27 de diciembre de 1994, por la que se aprueba el modelo de recibo individual de salarios), la firma del recibo dará fe de la percepción por el trabajador de dichas cantidades en moneda de curso legal.

Por lo que respecta a la justificación del cobro de la indemnización cuando su importe supera los 2.500 €, cabe tener en cuenta que, puesto que el pago de la misma no podría realizarse en efectivo sino que debería realizarse mediante transferencia bancaria, sería de aplicación el artículo 2.2 de la citada Orden, según el cual, el abono de las cantidades percibidas se justifican mediante documento expedido por la entidad bancaria. En consecuencia, en este supuesto de abono de la indemnización por un importe superior a 2.500 €, no sería documentación acreditativa equivalente del cobro de la misma el recibo de salario, por lo que se debe complementar con otra prueba documental que justifique el cobro de la indemnización, como sería el caso de la documentación tributaria del IRPF en el que conste el pago de la misma. 

ENLACE AL CRITERIO DEL INSS

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de