Hospitales y la SS. ¡Yo si me acuerdo!

Los más jóvenes de hoy en día podrían pensar que si los nuevos hospitales de la Sanidad Pública se financian (tanto su construcción como su posterior mantenimiento y gestión) a través de los impuestos que todos pagamos, es decir, de los Presupuestos del Estado (que luego se transfieren a cada Comunidad Autónoma para su gestión), esto siempre fue así.

¡¡¡ Pues no es verdad !!! Hubo un largo período en España (al menos hasta la aprobación de la Ley General de Sanidad, de 1986) durante el cual la Sanidad Pública se financiaba EXCLUSIVAMENTE de los ingresos de la Seguridad Social (las cotizaciones de los trabajadores en activo, pues tanto la mal llamada cuota empresarial como la cuota del trabajador son SALARIOS generados por el trabajador).

En aquellos años (desde 1941 hasta 1986) nuestra Seguridad Social no solo soportó el pago de las pensiones, incapacidades labores y prestaciones por desempleo como ahora, sino que financió íntegramente la Sanidad Pública. No existía, como ahora, un Fondo de Reserva pues la hucha del sistema de pensiones no podía existir ya que se vaciaba cada año en financiar íntegramente la Sanidad Pública.

En la última fase expansiva (entre el 2000 y el 2008) el actual Fondo de Reserva acumuló en la hucha de las pensiones casi 66.000 millones (un 6 % del PIB), fondos que en momentos de déficit de tesorería permiten cuadrar las cuentas y pagar a los pensionistas. Puede estimarse que en aquel anterior largo período (1941 a 1986) se podría haber acumulado una hucha no menos de cinco veces mayor.

Claro que esa hucha hipotética no existe como tal, ni está invertida en deuda pública, está INVERTIDA EN EDIFICIOS y fundamentalmente en AHORROS DE IMPUESTOS no pagados. No obstante, todos los días oímos que el Sistema Público de Pensiones está en quiebra.

De lo que antecede se derivarían al menos dos opciones:

  • Que las INFRAESTRUCTURAS (edificios) que ahora dejan de ser sanitarias debieran priorizarse hacia el uso del Sistema de Protección Público a los jubilados, singularmente para la atención geriátrica y dependientes, residencias de día, …, pues fueron ellos los que los financiaron con sus cotizaciones. En cualquier caso, son claramente un patrimonio de la Seguridad Social y no del actual Sistema Sanitario (gestionado por las CCAA) que no abona ningún alquiler a la SS por su uso.
  • Otra sería poder vender al Estado el patrimonio de la Seguridad Social cuyo titular sigue siendo la TGSS (una red hospitalaria de 260 centros hospitalarios), construidos a partir de los años sesenta del siglo pasado hasta la actualidad, porque, como se ha dicho, no son ni mucho menos patrimonio del Estado español, aunque sí han contado, y cuentan, con su garantía, ya que no se construían con dinero de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), sino con el de los trabajadores cotizantes. Sin embargo, los diferentes gobiernos de alterne se han permitido el lujo de transferir unos inmuebles que no son suyos, para que sean gestionados por las Comunidades Autónomas.

Esta situación es reconocida «off the record» por todos los más altos responsables técnicos y políticos del Ministerio competente (actuales y pasados), pero…

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de

Servicios Profesionales

Si tu caso requiere de una atención profesional, somos tu equipo para ayudarte a resolverlo.

Servicios Profesionales

Recibe atención por email o presencial. Te ofrecemos dos opciones.

Te regalamos nuestro libro GRATIS