¿Un nuevo Kaos en el SEPE por las vacaciones tras perder más de 1.100 trabajadores de golpe?

Este 30 de junio, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) perderá de golpe 1.135 empleados, el 15% del total de su plantilla. Por un lado, terminará el contrato de 500 ‘interinos covid’ —de un total de 1.500— que llegaron como refuerzo durante la pandemia, a los que hay que sumar otros 635 trabajadores que fueron contratados en 2018 por un periodo de tres años. Estos últimos tendrán la opción de volver a su puesto de trabajo dentro de un mes a través de la bolsa de empleo, pero dejan el organismo ‘indefenso’ durante un periodo en el que históricamente aumenta la carga de trabajo.

 

Fuentes sindicales denuncian que esta situación afecta de lleno a las vacaciones de todos los empleados, que en muchos casos tendrán que suspenderlas y quedarse sin descanso ante la falta de personal. Sobre todo aquellos destinados en la conocida como España vaciada, donde las oficinas son más pequeñas y apenas cuentan con uno o dos trabajadores. “Nos vamos a quedar peor que antes de la pandemia“, remarcan desde UGT.

 

Para buscar una solución consensuada, los sindicatos se reunieron este miércoles con representantes del Ministerio de Trabajo y Economía Social, al que está adscrito el SEPE. Este organismo sostiene que ha solicitado la “renovación total” de los interinos tras su “labor extraordinaria durante todo este tiempo”, pero asegura que no es una decisión de su competencia, sino del Ministerio de Hacienda y del de Política Territorial y Función Pública, que todavía no han concertado ningún encuentro con los representantes de los trabajadores. No obstante, consultado por este medio, desde Trabajo no han sabido responder, al cierre de esta edición, sobre qué pasará con las vacaciones de la plantilla si se mantienen las salidas previstas.

El Confidencial también se ha puesto en contacto con el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, que reconoce que el próximo 30 de junio terminará el contrato de 500 interinos, pero defiende que las vacaciones no se verán afectadas porque sí se va a renovar a otros 1.000 interinos durante tres meses más, hasta el 30 de septiembre. Los sindicatos creen que estas renovaciones son insuficientes e insisten en ampliar los contratos de todos los ‘interinos covid’. Por su parte, el Ministerio de Hacienda niega tener nada que ver con este asunto.

Aumenta la carga de trabajo

Por si fuera poco, julio es el mes en que los profesores fijos discontinuos, los que solo trabajan en periodo educativo, empiezan a pedir las prestaciones por desempleo, y también se están apuntando al paro los sanitarios despedidos con la mejora de la situación sanitaria gracias a la vacunación. Además, todavía no se ha desatascado el colapso ocasionado por la avalancha de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) derivados de la crisis del coronavirus. “El trabajo está por hacer y empiezan una serie de campañas a las que nosotros no tenemos capacidad de atender”, remarcan las fuentes sindicales de UGT.

La reducción de la plantilla “en un momento en que su gestión sigue estando severamente afectada por la avalancha de prestaciones por desempleo que ha sido necesario abordar durante el periodo de pandemia es, desde cualquier perspectiva, una opción que colocará al organismo en claves de colapso y de fracaso ante los requerimientos de la ciudadanía”, remarcan desde CCOO en un comunicado.

Ante esta situación, CSIF ha planteado la convocatoria de una oferta de empleo pública “extraordinaria y específica para paliar el déficit estructural del SEPE”, que en los últimos 10 años ha perdido cerca de 3.400 efectivos por las políticas de recortes. De momento, no ha habido ningún avance en este sentido por parte de ningún ministerio.

Fuente: El Confidencial

 

Deja un comentario