LA ESTADÍSTICA DEL GOBIERNO YA OCULTA A UNO DE CADA CINCO PARADOS

 

El paro oculto, referido a los fijos discontinuos que están inactivos, se disparó otro 20% en 2023. La cifra, que supera las 700.000 personas, ha crecido un 48% desde la reforma laboral

 

El Gobierno cumple un año ocultando el dato de fijos discontinuos que se comprometió a publicar

 

El paro oculto, aquel que el Ministerio de Trabajo se resiste a publicar pese a comprometerse a hacerlo hace ya un año, cerró el año 2023 en las 735.000 personas. Pese a no disponerse del dato oficial, se puede calcular a través de los datos de demandantes de empleo con relación laboral (otra categoría diferente al paro registrado y en la que se incluye a los fijos discontinuos inactivos, junto a dos colectivos más). La conclusión es que tras dos años de incrementos de los fijos discontinuos inactivos, éstos representan ya un 21% del paro en España, es decir, uno de cada cinco desempleados.

 

Los demandantes con relación laboral (que incluye a los fijos discontinuos inactivos que están parados pese a mantener un contrato con una empresa, los afectados por un ERTE y los demandantes en situación de adscripción por colaboración social), rompió la barrera de las 700.000 personas en noviembre. En diciembre subió en otras 45.500 personas, hasta las 746.077, con un incremento del 20% respecto al año anterior.

 

El fuerte aumento de estos demandantes de empleo se empezó a reflejar en la estadística en octubre de 2022, seis meses después de que entrara en vigor la reforma laboral impulsada por la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Ya en diciembre de 2022 estos demandantes de empleo, que no cuentan como parados, alcanzaron las 622.000 personas. Teniendo en cuenta que los afectados por un ERTE en aquel momento ya se habían reducido a las 17.000 personas, el dato resultó muy elevado.

 

De hecho, si se descuentan los afiliados afectados por un ERTE en todos los meses y se obvian los demandantes en situación de adscripción por colaboración social (que se desconoce cuántos son pero se calcula que es un colectivo reducido), se concluye que la inmensa mayoría de esos trabajadores son fijos discontinuos inactivos. Y comparando las cifras resultantes en diciembre de 2023 y en diciembre de 2021, ese colectivo ha crecido ya un 48%, hasta las 735.000 personas (+240.000).

 

De esta forma, si se suman esas 735.000 personas a los 2,71 millones de parados registrados y que comunicó oficialmente el Gobierno a cierre del año 2023, en realidad en ese momento España tenía cerca de 3,44 millones de desempleados “efectivos”, término acuñado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) y BBVA Research. Es decir, que el desempleo no había mejorado apenas respecto a los niveles prepandemia y era un 27% más elevado de lo que reflejan las cifras oficiales.

 

Un año desde la promesa de Díaz

El 3 de enero de 2023 fue la primera vez que el equipo de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se comprometió a publicar las cifras de fijos discontinuos inactivos. Aunque nunca han sido públicos, los cambios introducidos por la reforma laboral de Díaz desencadenó a finales de 2022 en un trasvase de temporales a fijos discontinuos; lo que llevó a distintos expertos a alertar de que los segundos, cuando están inactivos, no figuran en las estadísticas de paro y, por tanto, los datos publicados por el Gobierno ya no eran del todo comparables ni representativos.

 

Los economistas de Fedea y BBVA Research solicitaron que se proporcionara información sobre los fijos discontinuos inactivos inscritos en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), datos que tiene el Gobierno pero no desagrega y que serían necesarios para conocer con exactitud el dato de “paro efectivo”, que no sería más que el desempleo que registra y comunica el Ministerio cada mes más esos fijos discontinuos inactivos que quedan fuera.

 

Fue en la primera rueda de prensa del año, el 3 de enero de 2023, cuando se preguntó por este asunto al secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, quien aseguró que “nunca se han proporcionado estos datos porque no ofrecen la suficiente garantía estadística”, pero añadió: “Se están depurando y se darán cuando estén listos”. Unos días más tarde, el 9 de enero, el equipo de Yolanda Díaz confirmaba el encargo a los Servicios Técnicos y al SEPE.

 

Justo un año después, este 3 de enero, se repitió la pregunta al secretario de Estado de Trabajo y respondió lo siguiente: “Esto es como un eterno ritornello. Sabemos cuántos son los fijos discontinuos, constituyen el 3% de los trabajadores según la EPA y el 6% según la afiliación. Es un dato lo suficientemente contrastado para tener una radiografía precisa de su presencia en el mercado de trabajo. E insisto: los fijos discontinuos no constituyen una forma de precariedad, sino una alternativa a la precariedad abusiva y de corta duración”.

 

Pérez Rey hizo referencia así al dato de los fijos discontinuos afiliados, aquellos que están trabajando y activos (864.762 en diciembre). Sin embargo, ese dato siempre ha sido público y es diferente al que se comprometió a publicar hace un año: el de los fijos discontinuos inactivos o parados. Es distinto, para empezar, porque cuando un fijo discontinuo está inactivo necesariamente causa baja en la afiliación. Es decir, no está incluido entre esas 864.762 personas.

 

El discurso del Gobierno fue cambiando a lo largo del año. En la rueda de prensa celebrada en mayo, antes de las elecciones autonómicas celebradas a finales de mes, Pérez Rey aseguró que estaban a punto de publicar los datos y avanzó que lo harían previsiblemente en las ruedas de prensa de junio o julio. Sin embargo, poco después se convocaron las elecciones generales y aquello quedó en papel mojado.

 

Ya el 3 de octubre, al preguntar al secretario de Estado por este asunto como en cada rueda de prensa, se apreció un cambio de discurso. No apeló a la dificultad de “depurar” los datos ni aseguró que se publicarían tan pronto como se consiguiera, sino que se refirió a los fijos discontinuos activos, una estadística diferente a la del paro y a la que volvió a referirse este miércoles. “No hay ningún elemento que impida saber cuántos fijos discontinuos hay en este país”, dijo entonces.

 

Fuente: Vozpopuli La estadística del Gobierno ya oculta a uno de cada cinco parados en España (vozpopuli.com)

Deja un comentario