Jubilación anticipada por la denominada Ley Vieja (anterior a la Ley 21/2021): extinción del contrato por modificaciones substanciales de las condiciones de trabajo

El Tribunal Supremo estima que en la Ley anterior a la del 21/2021, la anticipación de la edad de jubilación se halla estrictamente vinculada a la involuntariedad del cese. Pero que  el legislador no equipara a ello cualquier supuesto de desempleo, sino que mediante un listado tasado efectúa una clara concreción de los supuestos de acceso a esa modalidad de jubilación anticipada , lo que equivale a excluir todas las demás situaciones que dan lugar a la extinción del contrato de trabajo, incluso si obedecen a causa no imputable al trabajador.

El hecho de que no se haya incluido la vía del artículo 50 del ET como causa equiparada a las sí contempladas por el artículo 207 LGSS vale para el caso en que la extinción del contrato instada por el trabajador no se debe a un incumplimiento del empleador sino a que este ha activado una Modificación Substancial de la Condiciones del Trabajo (MSCT) justificada en razones económicas, técnicas, organizativas o productivas.

Aunque el legislador de Seguridad Social identifica como ajena a la voluntad de quien queda sin trabajo la terminación de su relación laboral, aunque la haya decidido como reacción frente a una MSCT perjudicial, no se ha querido trasladar esa catalogación a la hora de identificar los casos de terminación involuntaria del contrato de trabajo desde la perspectiva de la jubilación anticipada por lo que la justicia tampoco puede hacerlo.

Si tenemos en cuenta la evolución de la normativa que ha regulado la jubilación anticipada, vemos que durante la vigencia de la Ley 40/2007 se optó por asimilar la involuntariedad en la pérdida del trabajo con lo establecido desde la perspectiva del desempleo. De este modo, la remisión abocaba a la consecuencia de que era posible el acceso a la jubilación anticipada cuando la terminación del precedente contrato de trabajo se hubiera producido tras «resolución voluntaria por parte del trabajador, en los supuestos previstos en los artículos 40, 41.3, 49.1 m) y 50 del ET». Sin embargo, esa opción aparece inmediatamente descartada a partir de los cambios introducidos en la materia por la Ley 27/2011, que utiliza una fórmula sustancialmente respetada por todas las versiones posteriores del precepto.

Finalmente, cuando la Ley 21/2021, de 28 de diciembre, incorpora como sexta causa de cese en el trabajo para posibilitar el acceso a esta modalidad de jubilación anticipada «la extinción del contrato por voluntad del trabajador por las causas previstas en los artículos 40.1, 41.3 y 50 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores», viene a confirmar que previamente no debía considerarse incluida de manera implícita.

La solución sería diferente si el caso se hubiera producido una vez vigente la Ley 21/2021, de 28 de diciembre, ya que el tenor del artículo 207.1 de la LGSS ha experimentado cambios decisivos sobre elasunto ahora sentenciado, y  no hay en esta ampliación del listado retroactividad alguna que pudiera afectar a nuestra respuesta.

Fuente: laboral social La solución sería distinta bajo la vigencia de la Ley 21/2021 (laboral-social.com)

ENLACE A LA SENTENCIA

TRIBUNAL SUPREMO Sentencia 236/2024 de 7 de febrero de 2024… (normacef.es)

 

Deja un comentario