EL SANCHISMO: EL CAMINO A LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO DE UN FELÓN

“Nosotros somos el PSOE de siempre” es la metáfora que usó Pedro Sánchez para recuperar la Secretaría General del PSOE durante la campaña de las primarias que le hicieron recorrer España. Era el invierno de 2016 y toda España seguía dando por defenestrado a quien se enfrentaba contra el establishment de un partido que atravesaba su mayor crisis interna en democracia. La construcción del liderazgo de Pedro Sánchez, hoy Presidente del Gobierno de España, es una suerte de giros de guion inesperados y equilibrios entre fuerzas de la nueva política. Un ritmo de telenovela para una evolución del felipismo oficioso al sanchismo que la actualidad que ha querido revestir de épica.

 

 

0.- CRONOLOGÍA RESUMIDA DE UNA CARRERA A TROMPICONES

  • 13/07/2014: es elegido secretario general del PSOE, sin haber sido nunca antes diputado “electo”
  • 20/12/2015: elecciones generales en las que el PSOE obtiene 90 diputados (20 menos que en 2011)
  • 26/06/2016: celebración de nuevas elecciones generales en las que el PSOE obtiene el peor resultado de su historia en unos comicios nacionales (85 diputados).
  • Verano de 2016: Pedro Sánchez intenta pactar la moción de investidura con Podemos y Ciudadanos. En el PSOE comienzan a producirse movimientos para su “regeneración”. Primer intento de investidura de Mariano Rajoy.
  • 28/09/2016: dimiten 17 miembros de la ejecutiva del PSOE.
  • 29/09/2016: Felipe González llama mentiroso a Pedro Sánchez y Verónica Pérez se autoproclama “única autoridad” del PSOE, negando la legitimidad del secretario general.
  • 29/10/2016: Pedro Sánchez entrega su acta de diputado antes el día de la moción de investidura de Mariano Rajoy en la que la mayoría del PSOE se abstiene.
  • Noviembre y diciembre de 2016: Pedro Sánchez recorre España en su coche hablando con la militancia del PSOE.
  • 28/01/2017: Pedro Sánchez se presenta como candidato a las primarias del PSOE.
  • Entre enero y mayo de 2017: campaña para las primarias.
  • 21/05/2017: reelección de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE.
  • Mayo de 2018: presentación de la moción de censura a Mariano Rajoy por parte de Pedro Sánchez y sesiones de votación en el Congreso.
  • 1/06/2018: Pedro Sánchez alcanza la Presidencia del Gobierno con el apoyo de Podemos y de los diputados de los partidos nacionalistas e independentistas periféricos
  • 28/04/2019: en las elecciones generales el PSOE obtiene 123 diputados y la investidura de Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno es rechazada
  • 10/11/2019: en las nuevas elecciones generales el PSOE obtiene 120 diputados y Pedro Sánchez acuerda con Unidas Podemos un Gobierno de coalición “progresista” con la abstención de ERC y EH Bildu
  • 28/05/2023: tras el estrepitoso fracaso en las elecciones municipales y autonómicas planteadas como un referéndum sobre su presidencia del Gobierno, Pedro Sánches adelanta las elecciones generales al 23/06/2023

 

1.- ANTECEDENTES

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha sido el partido de centro izquierda con mayor apoyo durante la democracia en España. En el período posterior al régimen franquista ha gobernado entre 1982 y 1996, teniendo como presidente del Gobierno a Felipe González y en el período de 2004 a 2011 con José Luis Rodríguez Zapatero. En las elecciones generales de 2011, el descontento con su gestión de la crisis económica de 2008 se tradujo en una pérdida de 4 millones de votos, el fin de su mandato y un Gobierno del Partido Popular (PP) con mayoría absoluta.

 

El descontento con los dos partidos mayoritarios que han gobernado el país desde la caída de la UCD en 1982 debido a la gestión de la crisis y al afloramiento de numerosos casos de corrupción condujo a la creación de dos nuevos partidos que se llevaron parte de los votantes socialistas: Ciudadanos dirigido por Albert Rivera de ideología liberal y sobre todo Podemos que absorbió a los votantes de izquierdas. En las elecciones municipales de 2015, Podemos consiguió gobernar en las principales capitales del país, generalmente con el apoyo de los socialistas que quedaron como partido secundario. Comúnmente se ha denominado a este proceso el fin del bipartidismo.

 

2.- COMIENZOS EN LA POLÍTICA MUNICIPAL. PRIMERA “SUPLENCIA”

En 2003 concurrió a las elecciones municipales de Madrid en la lista del PSOE encabezada por Trinidad Jiménez. Situado en el puesto 23 no consiguió acta de concejal (el PSOE obtuvo solo 21 concejales). Se convirtió en concejal en 2004 al reemplazar a Elena Arnedo, que había renunciado a su acta

 

Entre 2004 y 2009, fue uno de los 320 miembros de la Asamblea General de Caja Madrid, como representante, a propuesta del PSOE, del Ayuntamiento de Madrid. Revalidó de nuevo su acta en las elecciones municipales de 2007.

 

En las elecciones generales de 2008 formó parte de la candidatura socialista por la circunscripción de Madrid, sin obtener escaño.

 

3.- DIPUTADO DEL CONGRESO: DE NUEVO “SUPLENTE” POR DOS VECES

Tras la renuncia de Pedro Solbes a su acta de diputado en septiembre de 2009, ocupó su vacante en el Congreso de los Diputados, por lo que abandonó su puesto como concejal del Consistorio madrileño. En las elecciones generales de 2011 se situó en el undécimo puesto de la lista del PSOE por Madrid, pero quedó nuevamente fuera del Congreso por haber obtenido su partido solo diez diputados en dicha circunscripción.

 

En enero de 2013 volvió al Congreso de los Diputados tras la renuncia al escaño de Cristina Narbona. En noviembre de 2013 fue uno de los coordinadores de la conferencia política del PSOE.

 

4.- AL FRENTE DEL PSOE: EVITA QUE PODEMOS ABSORBA AL PSOE

A pesar de no haber pertenecido nunca a la Ejecutiva ni al Comité Federal del PSOE, durante los primeros meses de 2014, Pedro Sánchez fue uno de los candidatos potenciales que se postularon para las primarias previstas para noviembre de 2014 para elegir al candidato del partido a las generales de 2015 y comenzó a recorrer las agrupaciones socialistas de toda España.

 

El proceso se aceleró tras los malos resultados del PSOE en las elecciones europeas de 2014. Días después, el secretario general del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunciaba su dimisión y pocos días después se anunciaba que el nuevo secretario general sería elegido mediante votación directa entre los militantes. El 12 de junio, Pedro Sánchez anunciaba su candidatura. El 28 de junio, Sánchez fue proclamado candidato por el PSOE, al haber obtenido más de 40 000 avales. En las elecciones celebradas el 13 de julio, obtuvo un 49 % de los votos, frente a un 36 % de Madina y un 15 % de Pérez Tapias, proclamándose ganador. Se convirtió oficialmente en el sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba en el Partido una vez que el Congreso Extraordinario del PSOE de los días 26 y 27 de julio de 2014 ratificó los resultados y ocupó por primera vez el puesto no oficial de líder de la oposición en la sesión del 10 de septiembre de 2014 del Congreso de los Diputados.

 

Tras su designación, Pedro Sánchez afrontó el reto de recuperar la unidad del partido y la confianza de los antiguos votantes del PSOE, un 25 % de los cuales se decantaba entonces por un nuevo partido, Podemos. También tuvo que lidiar con tensiones con el PSOE de Andalucía. Para darse a conocer, participó en numerosos programas de televisión. A Podemos lo tildó en numerosas ocasiones de populista y criticó el «oportunismo ideológico» que según Pedro Sánchez presentaba. Abogó por la reforma de la Constitución, proponiendo un modelo federal para España y reforzar el laicismo del sistema educativo. El día 21 de junio se le proclamó oficialmente candidato del partido a la presidencia del Gobierno de España.

 

5.- ELECCIONES GENERALES DE 2015 Y DE 2016: CAÍDA LIBRE DEL PSOE

En las elecciones generales de 2015 el PSOE obtuvo 90 escaños (20 menos que en 2011), siendo la segunda fuerza política del país después del PP con 123. Aun así el PP no consiguió la mayoría absoluta, lo que hizo que Pedro Sánchez plantase un pacto entre otras fuerzas para intentar gobernar. En febrero de 2016, el PSOE llega con Ciudadanos a un acuerdo que permitiría gobernar mediante acuerdo, pero para que se formara ese Gobierno era necesario que Podemos se abstuviera, lo cual no ocurrió. El 2 de marzo de 2016 se realizó la primera votación de investidura de Pedro Sánchez, perdiéndola, y el 4 de marzo la segunda, perdiéndola nuevamente. Ante la imposibilidad de formar Gobierno, se convocaron elecciones para junio. En mayo, al límite de plazo, el equipo socialista estuvo negociando un acuerdo con Podemos, sin éxito.

 

 

 

En junio de 2016, el PSOE obtuvo menos apoyos (85 escaños, 5 menos que en diciembre). El PP subió de 123 a 137 y Pedro Sánchez empieza a ser muy criticado ya no solo por los otros partidos sino también en el suyo propio. Se critica que el partido está perdiendo elecciones, que pretende gobernar a cualquier precio y necesita una reforma interna urgente.

Muchos dentro del PSOE abogan por abstenerse y dejar gobernar al PP, al menos hasta que tengan un apoyo mayoritario en las cámaras. El 29 de septiembre, el expresidente del Gobierno Felipe González llama mentiroso a Pedro Sánchez porque le prometió que el PSOE se iba a abstener para dejar a Mariano Rajoy gobernar. Para muchos estas palabras serían el inicio de la crisis.

 

6.- LA CRISIS POR EL PODER EN EL PSOE DE 2016

La crisis del PSOE de 2016  se produce cuando el partido debe tomar una decisión de entre las siguientes:

 

  • Intentar formar un Gobierno de coalición junto a partidos de izquierda, nacionalistas e independentistas, pese a las grandes diferencias ideológicas. Esta opción era defendida por la dirección política del PSOE encabezada por Pedro Sánchez (la facción “sanchista”), pero no contaba con apoyos suficientes en el Comité Federal del partido, que era quien tenía que ratificar la decisión final.

 

  • Abstenerse en una hipotética votación de investidura de Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular. Esta era la opción defendida por amplios sectores del partido (la facción “susanista”), pero no contaba con el visto bueno de la dirección del partido y, por tanto, nunca sería presentada por Pedro Sánchez ante el comité federal.

 

  • Mantener la negativa a investir a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, aun a riesgo de que se tuviesen que celebrar unas terceras elecciones generales en menos de un año. Esta opción era defendida por el sector sanchista en caso de que fracasasen sus negociaciones de un Gobierno alternativo y rechazada de plano por el sector susanista. Como básicamente no suponía modificar la posición del partido, era la única viable en las circunstancias de aquel momento.

 

Oficiosamente los medios de comunicación se refirieron a dos bandos más o menos claros en el partido:

 

  • Los oficialistas o sanchistas, liderados por Pedro Sánchez, eran los partidarios de no apoyar un gobierno del Partido Popular ganador de las elecciones, ni dándoles el sí ni absteniéndose en la votación. Como opción planteaban un pacto con Ciudadanos o una gran coalición que implicaba consenso con la coalición Podemos e Izquierda Unida, y también con partidos nacionalistas catalanes y vascos. Eran reacios a llegar a cualquier pacto con la derecha, pero no contaban con apoyo de la mayor parte de la cúpula del partido. En este grupo se encontrarían, entre otros: Francina Armengol (presidenta de Baleares), Miquel Iceta (PSC), Meritxell Batet (PSC), Odón Elorza (PSE) o Patxi López (PSE).

 

  • Los críticos o susanistas, liderados oficiosamente por Susana Díaz, eran aquellos partidarios de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy ya que consideraban que el partido no debía gobernar sin tener un apoyo mayoritario en la cámara, ni debía pactar con Unidos Podemos o los independentistas. Tenían el apoyo de la cúpula y de varias federaciones importantes para el partido, como la andaluza. Contaban con el apoyo de Guillermo Fernández Vara (presidente de Extremadura), Javier Fernández (de Asturias), Emiliano García-Page (de Castilla-La Mancha), Ximo Puig (de Valencia), Javier Lambán (de Aragón), José Luis Rodríguez Zapatero (expresidente de España) y Felipe González

 

Tras anunciar Pedro Sánchez sus planes de celebrar un Congreso que terminara, según explicaba, con el cuestionamiento interno al que era sometido cuando trataba de negociar un Gobierno alternativo. El 28 de septiembre, se presentó la dimisión en bloque de 17 miembros de la Ejecutiva Federal, con la intención de forzar su disolución, al quedar reducida a 18 miembros. Por ello según establecían los estatutos del partido, se anunció la convocatoria de un Comité Federal que tendría que convocar un Congreso Extraordinario que renovara la ejecutiva.

 

El 29 de septiembre, se presentó frente a la sede del PSOE la secretaria general del PSOE Sevilla, Verónica Pérez, cercana a Susana Díaz. Verónica Pérez también negó la legitimidad de la ejecutiva y declaró que “en este momento, la única autoridad en el PSOE soy yo” puesto que era la presidenta del comité federal del partido.

 

7.- DIMISIÓN/EXPULSIÓN COMO SECRETARIO GENERAL

El sábado 1 de octubre, se celebró un convulso Comité Federal. Las partes enfrentadas por el control del PSOE no tenían ninguna vía de entendimiento y tenían dos puntos de vista diametralmente opuestos. Los oficialistas buscaban retener el poder del partido hasta un Congreso que debía realizarse lo más pronto posible. Los críticos liderados por Susana Díaz intentaban tomar el control del partido deponiendo a Sánchez y nombrando una gestora -que se esperaba estuviera dirigida por Javier Fernández, presidente de Asturias- que además debería de lidiar con el coste político que supusiera pactar con el Gobierno del PP. El partido entonces tendría tiempo para afrontar un “congreso de refundación” y entonces Susana Díaz no tendría rival para dirigir el partido. En este punto se plantea incluso la opción de escisión del partido.

 

Inicialmente programado a las 9:00 h en la sede de Ferráz, la reunión del comité federal se retrasa durante varias horas. Durante la reunión, el secretario general del PSOE Aragón, Javier Lambán, gritó al presidente del PSOE en funciones, Pedro Sánchez, acusándole de no ser ya la máxima autoridad del partido. Sánchez intentó ganar tiempo, proponiendo la readmisión de los 17 miembros de la ejecutiva que habían renunciado tres días antes y llamando al comité a reunirse a la semana siguiente, lo cual no aceptaron los rebeldes, declarando que no reconocían la autoridad de Sánchez y describiendo la propuesta como “insultante”. Sánchez bloqueó repetidamente los intentos de Díaz de votar la posición del partido o el propósito de la reunión.

 

Sánchez intentó forzar un voto secreto sobre su propuesta para convocar un congreso del partido, pero fue suspendido una vez los críticos reclamaron que la urna estaba “escondida” y sin supervisión, acusando a Sánchez de fraude electoral. Con el paso de las horas, Sánchez empezó a perder aliados incluso entre los suyos y los rebeldes empezaron a recoger firmas para una moción de censura contra él.

 

Finalmente se consiguieron firmas de más de la mitad de los miembros para que Sánchez renunciara. Aunque la reunión fue a puerta cerrada, se sabe que los ánimos no estaban muy calmados, según se informa Susana Díaz rompió a llorar y un crítico del partido, Juan Cornejo, supuestamente intentó agredir al presidente en funciones del partido, Pedro Sánchez, aunque no hay pruebas de ello.

 

Un acuerdo se alcanzó finalmente entre las partes, esta vez mediante voto a mano alzada. Los críticos finalmente reconocieron que la ejecutiva seguía teniendo plena legitimidad. Se sometió la propuesta de convocatoria de un Congreso a votación, que perdió Pedro Sánchez por 132 a 107, dimitiendo inmediatamente después. Se procedió a la formación de una gestora, como reclamaban sus críticos, que asume el control del partido. Se asume en este punto que el PSOE se abstendrá y permitirá la investidura de Mariano Rajoy, que era lo propuesto por los críticos, aunque oficialmente el partido no anunciaría la abstención en el Congreso de los Diputados hasta el 23 de octubre.

 

8.- ABSTENCIÓN EN LA INVESTIDURA DE RAJOY Y DIMISIÓN COMO DIPUTADO

El 24 de octubre de 2016 se celebró un Comité Federal que decidió que el grupo parlamentario socialista se abstuviera en la segunda votación de la investidura de Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno. La decisión fue adoptada por 139 votos a favor y 96 en contra.

 

El 27 de octubre de 2016, en la tercera votación de investidura, Pedro Sánchez y el resto de diputados del Grupo Socialista votaron negativamente a la investidura de Rajoy. El 29 de octubre de 2016, Pedro Sánchez entregó su acta de diputado, dejando vacante su escaño horas antes de la cuarta y decisiva votación de investidura de Mariano Rajoy, evitando así abstenerse o votar en contra de lo decidido por su partido. La noticia fue comunicada por él mismo, minutos después de haber entregado dicha acta.

 

9.- LA GESTORA DEL PSOE Y “LA RESURECCIÓN” DE PEDRO SÁNCHEZ

Mientras tanto Susana Díaz, participó en varios actos públicos junto a varias figuras del partido como Felipe González, el 17 de noviembre, o José Luis Rodríguez Zapatero, el 16 de diciembre. La gestora decidió finalmente elegir un nuevo secretario general mediante primarias en mayo y abrir el 39º Congreso del PSOE para junio de 2017 para sentar las bases de una nueva dirección y un nuevo plan político. El 15 de enero de 2017 Patxi López presentó su candidatura a secretario general del partido en Fuenlabrada, y el 28 de enero, Pedro Sánchez hacía lo mismo en Dos Hermanas (Sevilla), lo que fue considerado un gesto hacia su contrincante directa Susana Díaz, nacida en la provincia de Sevilla. Finalmente, el 12 de marzo de 2017, Susana Díaz anunció la presentación de su candidatura a la secretaría general. A pesar de que Susana Díaz tenía el apoyo de la vieja guardia del PSOE, el 21 de mayo de 2017 Pedro Sánchez ganó las primarias del partido con un resultado del 50,2%, retomando así la secretaría general del partido.

 

10.- “ASALTO AL PODER”: MOCIÓN DE CENSURA CONTRA RAJOY

A finales de mayo de 2018 se produjo el fallo de la Audiencia Nacional de la primera macrocausa del Caso Gürtel en el que, aparte de la sentencia de 351 años acumulados de prisión para 29 de los acusados, se señaló al Partido Popular (PP) como partícipe a título lucrativo de la trama, apuntándose además la falta de credibilidad del testimonio como testigos de varios políticos del PP, incluido el del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

 

Tras la difusión de la sentencia el PSOE registró el 25 de mayo en sede parlamentaria una moción de censura contra Rajoy presentando a Sánchez como candidato a la presidencia del Gobierno. La presidenta del Congreso de los Diputados Ana Pastor programó su celebración para los días 31 de mayo y 1 de junio. El 1 de junio tuvo lugar la votación, que salió adelante con 180 votos a favor, 169 en contra y 1 abstención.

 

 

11.- PRIMER GOBIERNO “¿PROVISIONAL?” (2018-2020)

Felipe VI dispuso el nombramiento de Sánchez como presidente del Gobierno por real decreto de 1 de junio. Sánchez prometió su cargo ante el monarca al día siguiente en el Palacio de la Zarzuela, frente a un ejemplar de la Constitución. Optó por hacerlo sin símbolos religiosos siendo el primer presidente de Gobierno del actual período democrático en optar por ello. Los 17 integrantes de su nuevo consejo de ministros tomaron posesión el día 7 de junio.

 

Tras su nombramiento, Sánchez manifestó su voluntad de agotar la actual legislatura y no convocar elecciones hasta junio de 2020. El 13 de febrero de 2019 los votos del Partido Popular, Ciudadanos, Partido Demócrata Europeo Catalán, Esquerra Republicana de Catalunya, Foro Asturias y Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados tumbaron la propuesta del Gobierno de Presupuestos Generales del Estado para 2019. Este hecho desembocó en que el Presidente convocara a la prensa el viernes 15 de febrero para fechar unos comicios para el domingo 28 de abril de 2019.

 

12.- INVESTIDURA FALLIDA Y REPETICIÓN DE ELECCIONES

Tras mantener conversaciones con los representantes de los diversos grupos con representación parlamentaria en el nuevo Congreso fruto de las elecciones de abril, Felipe VI propuso formalmente a Sánchez como candidato a la presidencia del Gobierno el 6 de junio de 2019, aceptando este último el encargo de formar gobierno «con honor y responsabilidad». Al no disfrutar el Grupo Parlamentario Socialista de una mayoría absoluta para investir a Sánchez sin apoyos, se llevaron a cabo negociaciones a tal efecto con el resto de fuerzas parlamentarias. Tras no alcanzarse un acuerdo de investidura con Unidas Podemos ni producirse tampoco la abstención de los grupos parlamentarios Popular y/o de Ciudadanos, la investidura fue rechazada por el Congreso de los Diputados en la segunda y definitiva votación el 25 de julio, con 124 votos a favor (123 del PSOE y 1 del PRC), 67 abstenciones (42 de Unidas Podemos, 14 de ERC, 6 de PNV, 4 de EH Bildu y 1 de Compromís) y 155 en contra.

 

El día 30 de septiembre de 2019 el rey disolvió las Cortes para convocar de nuevo elecciones generales, no habiendo logrado ningún otro candidato los apoyos necesarios para ser investido en los dos meses posteriores a la investidura fallida.

Las nuevas elecciones generales se celebraron el día 10 de noviembre. El PSOE las ganó nuevamente con el 28% de los votos y 120 escaños (tres menos que en la anterior legislatura)

13.- SEGUNDO GOBIERNO (2020-2023) EN COALICIÓN CON PODEMOS

Tan solo dos días después de los comicios, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias comparecieron conjuntamente anunciando un acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un gobierno de coalición liderado por el candidato socialista. Tras la ronda de consultas con las formaciones políticas, el rey volvió a proponer a Pedro Sánchez como candidato a la presidencia del gobierno.

Tras aceptar el encargo del rey, Sánchez se sometió al debate de investidura, en el que logró ser investido presidente por mayoría simple en segunda ronda. El candidato cosechó 167 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País-Compromís, Nueva Canarias, BNG y Teruel Existe), 18 abstenciones (ERC y EH Bildu) y 165 votos en contra (PP, Vox, Ciudadanos, Junts per Catalunya, CUP, UPN, Coalición Canaria, Foro Asturias y PRC). Un día después, el 8 de enero de 2020, tuvo lugar el acto de toma de posesión del cargo.

 

El 12 de enero, Sánchez presentó en rueda de prensa la composición definitiva de su gabinete, formado por 22 ministros : 17 de ellos a propuesta del PSOE y 5 de Unidas Podemos en el que Pablo Iglesias (líder de Podemos) era el segundo vicepresidente del mismo. Tras la publicación de sus nombramientos en el BOE, los ministros prometieron su cargo en el Palacio de La Zarzuela, constituyendo el primer gobierno de coalición de la historia democrática moderna española.

 

14.- EL PAÍS QUE NOS DEJARÁ PEDRO SÁNCHEZ EN 2023

En un periodo de por sí convulso mundialmente por la pandemia del Covid-19 y las consecuencias de la guerra de Ucrania, su gobierno ha estado marcado por las reformas laborales y de las pensiones, la aprobación de la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, la denominada Ley trans, la Ley de Memoria Democrática, y la polémica ley sobre Libertad Sexual. Pedro Sánchez ha logrado con sus decisiones complicar aún más la situación de los españoles y su herencia se puede resumir en los siguientes aspectos:

 

-Un país que ha recuperado, 40 meses después (abril 2023), los niveles de crecimiento del PIB de antes de la pandemia, siendo el último en hacerlo de la Eurozona (a excepción de la República Checa).

-Un país cuya deuda pública está ya en el 115 % de su PIB (1.500 miles de millones de euros), más de 30.000 euros por cada habitante

-Un país con el paro estructural más alto de Europa (un 13%) y con un desempleo juvenil (un 29%) que duplica la tasa de nuestro entorno

-Un país que lidera la quiebra de empresas en la UE (más de 19.000 en los últimos tres años), con un 163 % superior a la media europea desde 2020.

-Un país en el que la administración (SEPE, Seguridad Social) no recibe presencialmente a los ciudadanos y les exige una ilegal “cita previa” para resolver sus asuntos, usualmente urgentes en estas cuestiones.

-Un país con una reforma laboral que se limita a un cambio de nombre de los contratos temporales y a tiempo parcial y así aún no han recuperado las horas trabajadas antes de la pandemia

-Un país con una reforma de las pensiones sin ningunos números que la soporten, con trampas internas en la propia ley para incumplir su aplicación y que “abusa” de los impuestos/cotizaciones de las generaciones en activo ya empobrecidas por una inflación alimenticia disparada

-Un país cuyo Código Penal (una especie de “Constitución negativa”) es ya casi una hoja emborronada.

-Un país, desprotegido ante los que un día intentaron, y anuncian que repetirán, un golpe institucional para acabar con su integridad territorial.

-Un país cuyo delito de malversación se ha rebajado para los que no se meten el dinero robado en su propio bolsillo, pero lo emplean para sus objetivos anticonstitucionales.

-Un país que ha soltado a centenares de violadores y rebajado su pena a otro millar por la incompetencia de un Gobierno que no ha sido capaz de apartar a la ministra responsable.

-Un país con el Tribunal Constitucional intervenido por el Ejecutivo y todos los estamentos de la Administración de Justicia (jueces, fiscales, letrados de justicia, abogados del turno de oficio,…) ardiendo

-Un país en el que el Ejecutivo ignora al Parlamento y se erige en legislador con más de 130 Reales Decretos

-Un país que, cuando Europa cierre el grifo de dinero, y los cajones de Moncloa sean abiertos hará bueno al país que dejó Zapatero en 2011: 5 millones de parados, un colosal déficit de 16.000 millones en Sanidad, 62.000 en el sistema financiero y 20.000 en infraestructuras.

15.- COLOFÓN: APROXIMACIÓN AL SANCHISMO

De partida, una cosa es clara: quien encarna y da vida a la fenomenología sanchista, Pedro Sánchez, carece de lo que pudiera llamarse ideología, ese marco mental susceptible de dar origen a un movimiento político o social; que pudiera, incluso, fundar una doctrina en el terreno de las ideas políticas.

 

La figura de Pedro Sánchez es poliédrica: no encaja en una tipología o marca política de las reconocidas por la literatura científica de la especialidad.

 

Su anómalo ascenso al poder (una sorpresiva y aventurera moción de censura), su desenfadada forma de gobernar (sin límites: «Con quien sea», «a por todas»), el autoritario diseño del partido, hecho a su imagen y semejanza (sin contrapesos, sin debates), la maquiavélica ocupación de casi todos los órganos que deberían controlar la actividad gubernamental de un Estado democrático (difuminando la separación de poderes), su enfermiza proclividad a la falacia (la verdad en él es accidental), su frescura y desparpajo, su distancia de la ética y la moral (capaz de prometer una cosa y la contraria) le llevan a la infamia de pactar con los sucesores (en algunos casos, protagonistas) del terrorismo y con quienes violentaron (impunemente, gracias a sus inicuos y nada fundados indultos y a las escandalosas rebajas penales) nuestro ordenamiento jurídico-constitucional mediante un golpe de Estado que, como su enjuiciamiento, fue televisado al mundo entero…, son algunos de los inquietantes y señeros rasgos del personaje ocupante de la Moncloa desde mediados de 2018.

 

Con tal de acceder al Gobierno Sánchez –desleal con sus votantes– se alió con casi todos los enemigos de España, aceptándolos como socios normales y homologables. Usufructuando las siglas del partido Pedro Sánchez está trazando un tortuoso camino que ni él alcanza a saber dónde y cómo terminará, con innumerables, arriesgados y oscuros recovecos que hacen peligrar el marco constitucional vigente. Una forma de gobernar extraña a la democracia parlamentaria.

 

Pedro alumbró un engendro de Gobierno, una deforme criatura salida de una combinación política contra natura. A una facción –supuestamente socialista– le añadió una formación peronista, antisistema y neoleninista, Podemos, que lo ha contagiado, y se apoya en elementos sedicentes comunistas y, como socios parlamentarios, ERC y Bildu. Una tropa como para dormir tranquilos. Esta es la España exitosa de Pedro Sánchez y del PSOE podemizado: una forma de gobernar a la que se le puede llamar, con toda propiedad (la que ellos abaten), sanchismo. En lo económico, gasto, deuda y déficit.

 

Esta ecuación, el sanchismo, no es una fórmula política inocua para nuestro Estado democrático de derecho, al contrario. Pedro encabeza el Gobierno de la democracia que más normas gubernativas de excepción ha aprobado (Reales Decretos-Leyes), usurpando al Poder Legislativo su principal potestad, la potestad normativa. Hoy, el Poder Ejecutivo y el Legislativo se amalgaman, dirigidos al unísono desde la Moncloa, ayudado de sagaces asesores.

 

El sanchismo es gobernar sin respetar límites jurídicos ni competencias de otros órganos constitucionales pensados para frenar los previsibles desmanes del Poder Ejecutivo. Pedro también atenaza al Poder Judicial (Leyes Orgánicas 4/2021 y 8/2022). Ha implantado un estilo de gobernanza semejante al absolutismo político. Él está por encima y más allá de todo. El mayor mérito democrático de Sánchez ha sido apropiarse del Tribunal Constitucional, que le permite gobernar plácidamente, sin sobresaltos. Aunque las garantías constitucionales se esfumen.

 

Pero el sanchismo para algunos es el benefactor de la sociedad, un defensor del bien común, a «Promociones Sánchez» en continua época electoral se le puede ocurrir cualquier oferta populista (50.000 viviendas del Sareb y 20.000 del Ministerio de Defensa para el alquiler asequible, cine a 2 € para los mayores de 65 años, interrail español para los menores de 35 años, créditos ICO para la compra de la primera vivienda de los jóvenes, ayudas culturales del bono joven de 400 € al cumplir los 18 años, …) que pagadas con el dinero de todos (¿de quién, si no?), y que alcanzan casi los 50.000 millones €, intenta perpertuarse en el poder.

 

Tras el rotundo fracaso personal en las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo de 2023, planteadas como un referéndum personal, Pedro Sánchez para desactivar una revuelta de los candidatos del PSOE no elegidos, adelanta la fecha de las elecciones generales en pleno “veraneo” al 23 de julio de 2023 con lo cual tensa aún más el clima político en su propio partido y en la nación en su conjunto

 

MORIR MATANDO

Deja un comentario