El Gobierno ignora la huelga de los inspectores de trabajo

Los convocantes anuncian un seguimiento de entre el 80% y el 90. El Ministerio de Trabajo lo deja en el 12%. Mantiene las movilizaciones ante el silencio de Trabajo y Hacienda

Segunda jornada de huelga en la historia de la Inspección de Trabajo y «Yolanda Díaz sigue sin darse por aludida. Ni siquiera ha tenido a bien llamarnos para tratar de resolver la situación», denunciaron ayer a LA RAZÓN fuentes sindicales, que celebraron el «rotundo éxito» de la convocatoria, que tuvo un seguimiento de entre el 80% y el 90%, según los convocantes, y del 12% según informaron desde el Ministerio de Trabajo, cuyas fuentes se limitaron a recordar que «se ha hecho una inversión histórica en el organismo y se ha logrado una refuerzo de plantilla récord, que hay que seguir mejorando».

Pero los sindicatos siguen en las Antípodas. «La inspección está en una situación caótica. El Ejecutivo se comprometió a tomar medidas para paliar las carencias de personal, la falta de carrera profesional y de horizonte temporal y a dotar a la Inspección de los instrumentos propios para responder a la complejidad del mundo laboral. Nada se ha hecho realidad», criticaron desde CSIF, que junto a CC OO, CIG, Sitss, Sislass, UGT, UPIT y Usess mantienen intacto el calendario de movilizaciones, que culminarán con una nueva jornada de huelga el próximo 22 de febrero si continúan con su «irresponsable actitud» las ministras de Trabajo, Yolanda Díaz, y Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero.

Los convocantes de la nueva jornada de huelga han vuelto a reclamar que se cumplan los acuerdos pendientes, «firmados y rubricados y que no cumplen». Entre ellos destacan las «graves carencias de plantilla, falta de carrera profesional y de horizonte laboral que contribuye a la descapitalización de plantilla; falta de reconocimiento y de dignificación de las funciones desarrolladas en cada uno de los puestos de la Inspección con una RPT (Relación de Puestos de Trabajo) obsoleta e injusta, cargas de trabajo inasumibles; déficit en recursos técnicos y materiales, así como el incumplimiento de los plazos de tramitación y gestión comprometidos a finales de este año por Trabajo y por Hacienda, para materializar el acuerdo», incidieron los sindicatos

Para Ana Ercoreca, de Sislass, Díaz y Montero son las responsables directas de «seguir bloqueando la aplicación del plan estratégico aprobado por el Consejo de Ministros y del que siempre están presumiendo». También de que más del 20% del presupuesto del año 2022 se haya quedado sin ejecuta, con lo que «la mejora introducida presupuestariamente en el ejercicio no ha servido para nada a pesar de que tenía margen suficiente para dar respuesta a todas las soluciones planteadas». Especial responsabilidad otorga a la ministra de Trabajo, «a la que se le llena la boca de hablar del derecho de los trabajadores mientras desprecia a los que tiene en su propio Ministerio y dependemos directamente de ella. No nos vale que presuma del gran trabajo que hacemos de puertas para fuera y el organismo sea un caos de puertas para adentro».

Deja un comentario