El Estado inyecta 7.000 millones para pagar prestaciones y cubrir el déficit de cotizaciones en la Seguridad Social

La línea de financiación procedente del Presupuesto General ya supone el 15% de la recaudación y crece un 27% respecto al pasado año

El Estado ha tenido que transferir más de 7.000 millones de euros en los tres primeros meses del año a la Seguridad Social para que el organismo pueda atender sus compromisos de gasto crecientes al calor de la última revalorización de las prestaciones aplicada por el Gobierno, del 3,8%, que ha sido la segunda más alta de la historia.

Una vez más, el avance de los ingresos por cotizaciones sociales experimentado en el primer trimestre del año, del 7,7%, y azuzado por las medidas regulatorias introducidas (endurecimiento del mecanismo de equidad intergeneracional, subida y destope de las bases máximas e incremento del salario mínimo) está siendo insuficiente para dar cobertura a la totalidad de los gastos comprometidos.

En suma, empresas y trabajadores han aportado 40.262 millones de euros en el primer trimestre del año en forma de cotizaciones. Si se toman como referencia los datos del último ejercicio que no estuvo afectado por la pandemia, 2019, el incremento de las cotizaciones es de 9.696 millones de euros (un 48,3% más). No en vano, los compromisos de gasto en prestaciones económicas a familias e instituciones ascienden a 45.019 millones, lo que supone un 8,6% que en el mismo periodo del pasado año.

Colchón presupuestario

Por ello, el Gobierno se ha visto obligado a activar la palanca de la transferencia procedente de la tesorería de Estado -recaudación tributaria- para dotar al sistema de la capacidad necesaria para abonar no solo las pensiones sino la totalidad de prestaciones. De hecho, del agregado de ingresos del sistema, 48.326 millones de euros, un total de 7.637 millones corresponden a la inyección presupuestaria, un 15% del total y un 27% más que hace un año.

Un 16% más de gasto en bajas

En un análisis detallado del área contributiva, el gasto en pensiones (incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad, en favor de familiares y complementos de pensiones contributivas para la reducción de la brecha de género) se incrementa un 7,6%, hasta los 36.295 millones de euros, debido al aumento del número de pensionistas (1,2%), a la elevación de la pensión media (5%), así como a la revalorización general del 3,8% de las pensiones contributivas en el ejercicio 2024.

Respecto a los subsidios de incapacidad temporal, el gasto total aumenta un 15,7% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar los 3.587 millones de euros, mientras las prestaciones por nacimiento y cuidado de menor, corresponsabilidad en el cuidado del lactante, riesgo durante el embarazo y durante la lactancia natural y cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad ascienden a 1.050 millones (un 5,7% más).

Las pensiones y prestaciones no contributivas, incluidos los complementos por mínimos de las pensiones contributivas, alcanzan los 3.887 millones de euros, un 13,2% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Este incremento se debe fundamentalmente, a la revalorización general del 6,9% establecida para el ejercicio 2024.

De dicho importe, se destina a pensiones no contributivas y complementos por mínimos 2.371 millones (un 7,6% más), y a subsidios y otras prestaciones, 1.515 millones (un 23,2% más), de los cuales 1.381 millones de euros corresponden a Ingreso Mínimo Vital y prestaciones familiares, un 18,7% más respecto del año anterior.

Deja un comentario