ALGUNOS DATOS DE LAS EUROPEAS. ¡¡¡ AGARRAOS QUE VIENEN CURVAS: LO QUE IRÁ A PEOR !!!

Los resultados de las elecciones europeas consolidan lo ya visto el pasado 23-J en las generales: el PP es la formación que goza de más apoyo en España, con las llamativas excepciones de País Vasco y Cataluña, pero los votos recibidos por el PSOE demuestran que Pedro Sánchez tiene muy consolidado su suelo, aunque sea a costa de canibalizar a sus socios de extrema izquierda y a los nacionalistas e independentistas.

El PP ha ampliado su distancia respecto al PSOE, pasando de los 1,4 puntos de hace un año a los cuatro de ahora. La diferencia fue mayor de la esperada: 4 puntos porcentuales y 700.000 votos. Con ese resultado, si hoy se celebrasen elecciones generales, sería imposible que el PSOE pudiese repetir sus alianzas. El PP tiene todo el derecho del mundo a sentirse feliz por los resultados, pero lo cierto es que el PP no es capaz de aglutinar el voto de los descontentos y la diferencia se traduce en dos tristes escaños

 

Y los socialistas pierden 2.113.000 votos respecto a las elecciones europeas de 2019, pese a haber fagocitado a sus socios dePodemos y Sumar,que se dejan 876.000 votos respecto a lo obtenido por el espacio morado hace cinco años. En total, los socios de la coalición de Gobierno se dejan casi tres millones de votos: 2.989.000. Podemos aguanta y lanzará el asalto a un Sumar que pincha y deja a IU sin escaño. El extremismo de izquierdas por el que se decidió el sanchismo tiene tope en España. Sánchez asumió con su populismo de izquierdas a lo que fue Podemos, que ahora, junto a Sumar, se ha quedado en las cifras del viejo PCE

 

Los partidos nacionalistas (socios imprescindibles de Sánchez, sean conservadores o progresistas) han obtenido cinco escaños, dos menos que hace cinco años, pero cuatro por debajo que hace una década. Ahora Repúblicas (la coalición ERC, BNG y Bildu) consigue 856.500 apoyos y mantiene sus tres representantes. Coalición por una Europa Solidaria (CEUS), que incluye a PNV y Coalición Canaria, ha obtenido 281.064 apoyos y logra un escaño. Junts se deja casi 600.000 votos y baja de tres eurodiputados a uno.

 

Pero con el 30% de los votos el PSOE resiste mucho mejor de lo que se hubiera podido imaginar después de un año tan convulso: amnistía, caso Koldo y el ‘affaire’ Begoña Gómez. Parece que un tercio de los votantes españoles realmente no son conscientes de todo lo que está pasando y la consecuencia es terrible para casi la mitad de los otros españoles: Sánchez puede seguir tranquilo en La Moncloa pues venderá a su madre si hace falta con tal de mantener el apoyo del prófugo. Pero Begoña sigue imputada, y Junts y ERC no quieren a Salvador Illa. El resultado, por tanto, deja al PSOE más débil, sin capacidad para crear un relato creíble sobre la resistencia del progresismo a la “ultraderecha”

 

Lo cierto es que los casos Koldo y Gómez han abierto una vía de agua de consecuencias imprevisibles, y Sánchez sabe que la única manera de poder salir vivo es resistiendo en el poder y dando la batalla con el aparato del Estado a su favor. Resistir, pues, es el único plan de Sánchez aunque la gobernabilidad de España esté seriamente comprometida y pese a que no se logren aprobar unos PGE. Resistir y emprender el asalto definitivo a las pocas instituciones que escapan a su control y consolidar su asedio al Poder Judicial y a los medios de comunicación que más le molestan.

 

Agárrense fuerte al asiento, que vienen curvas. Ahora viene lo peor. El tramo definitivo de la deriva hacia no sabemos dónde.

 

 

Deja un comentario