¡ NO HACER “COLA” EN EL INSS !

Leía con tristeza como mucha gente hace colas, incluso de madrugada, ante la sede del INSS en Palma (póngase cualquier localidad española) para gestionar cosas relativas a sus pensiones.

 

Aparte de que un buen profesional le puede ayudar a tramitar con éxito la mayoría de asuntos, evidentemente cobrando, le asiste al ciudadano el derecho a tramitar personalmente ante la Administración cualquier asunto. Voy a relatar para todo el público algunos artículos de la Ley 39/2015 de 1 de octubre de 2015, de Procedimiento Administrativo, que regula cómo nos relacionamos los ciudadanos con la Administración y ésta con nosotros.

 

El artículo 14 de esta Ley establece que el ciudadano (particular) escoge la forma de relacionarse con la Administración, si presencialmente o electrónicamente. Es decir, la Administración no puede imponer al ciudadano que solicite su pensión, aporte un documento o conteste un requerimiento por medios electrónicos.

 

Por otra parte, el artículo 19 de la misma Ley establece que la comparecencia personal solo será necesaria y obligada si una norma con rango de ley así lo establece. Es decir si le dicen que comparezca personalmente debe estar amparado y fundamentado en una norma con rango de ley, no de Decreto, ni Orden Ministerial, ni resolución, ni circular, etc. Este aspecto es muy importante ante la escasez de citas disponibles (por lo visto solo 30 diarias en el INSS).

 

Si un ciudadano quiere enviar una solicitud de pensión o un documento que le requieren (como contaba una señora que ha obtenido la nacionalidad española y debe sustituir en el INSS su NIE de extranjera por su DNI español) puede perfectamente enviar este documento o solicitud por Correo certificado administrativo, modalidad consistente en presentarse en la Oficina de Correos con el sobre abierto y una copia del escrito para que el funcionario de Correos ponga el sello oficial de entrada en el escrito original y en la copia para que a continuación proceda a cerrar en su presencia el sobre, le dé copia sellada y le expida también el resguardo del envío certificado. Este proceder está previsto en la citada Ley, concretamente en el artículo 16.4, letra b). El envío tiene un coste de entre 1,65 y 2,75 euros según el peso, como cualquier carta certificada.

 

Finalmente, también puede dirigirse al Registro de la Delegación de Gobierno (antes de las 17.30 h.) con su solicitud o escrito y esta entidad le sellará la copia del escrito o expediente y remitirá por sus propios medios al INSS en este caso, o al organismo al que se dirija los documentos entregados.

 

Por tanto, ante la situación casi tiránica que se vive, animo a los ciudadanos que se hartan de hacer colas infructuosas que utilicen estos medios alternativos: Correos y Delegación de Gobierno, ambos con plena validez legal. Ya será el INSS o el organismo correspondiente que deberá habilitar internamente los medios necesarios para darle el trámite necesario del expediente.

 

Y si finalmente el ciudadano no puede ni quiere hacer uso de estos dos canales (Correos y Delegación de Gobierno) puede dirigirse a cualquier despacho de un graduado social que seguro le ayudará en sus trámites, aunque lógicamente a cambio de sus honorarios.

 

No es de recibo que la Administración diga «no tenemos medios» e invierta su irresponsabilidad e imprevisión de estas deficiencias sobre la cabeza del más débil. Lo mismo ocurre con la atención telefónica que pretenden potenciar sin incrementar líneas ni operadores, con lo que comunicarse por teléfono es una aventura imposible.

 

A ver si recibiendo cada día cientos de cartas o inundando el Registro de la Delegación de Gobierno, la Administración espabila, toma conciencia del problema y se ponen soluciones efectivas en favor del ciudadano administrado.

 

Fuente: Luis Sitjar en Diario de Mallorca

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

Deja un comentario