MÁS DE 114 AÑOS DE LA PRIMERA LIBRETA DE PENSIONES DE LA CAIXA

Un 26 de octubre de 1905 Mariana Vilá i Casals fue la primera fue la persona que contrató la primera libreta de pensiones emitida por la entonces Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros de Cataluña y Baleares, conocida en la actualidad como La Caixa. Este primer producto, por un importe de 10.000 pesetas se convirtió en una pensión vitalicia por un valor de 1.331 pesetas al año, y supuso el punto de partida para esta popular opción de ahorro familiar y que supone también un seguro (privado) para la vejez.

Hay que recordar que el 23 de mayo de 1903 el conservador Francisco Silvela instituyó el Instituto de Reformas Sociales (IRS) y sus objetivos pasaban por preparar proyectos de ley con el fin de mejorar las condiciones laborales y de vida de los obreros. Bajo el gobierno del también conservador Eduardo Dato el IRS elaboró un proyecto importante en la historia de la previsión social en España: la creación en 1908, del Instituto Nacional de Previsión (INP), ¡organismo que duró hasta el año 1978!. El INP tenía como objetivos gestionar la Caja de Pensión Central y administrar la mutualidad de asociados que voluntariamente se constituyera bajo su patronato. Las prestaciones de las pensiones fueron muy escasas y se limitaron a los asociados voluntarios y no se consiguió que arraigase en las clases trabajadores.

El 11 de marzo de 1919, bajo el efímero gobierno liberal de Álvaro de Figueroa y Torres se constituyó el primer seguro social obligatorio, el seguro de vejez o Retiro obrero. Este seguro estableció las bases sobre las que terminaron por regirse otros seguros: la obligatoriedad en la afiliación, y la cotización tripartita entre obreros, patronos y administración. Bajo la Dictadura de Primo de Rivera se aprobó en 1929 el subsidio de familias numerosas, se creó el seguro de maternidad y hubo un primer intento para que se homologasen en España los principios internacionales del Derecho del Trabajo.

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de