Más de 114.000 empleos destruidos en un día: la reforma laboral no acaba con la volatilidad de la afiliación

La reforma laboral no ha acabado con las fluctuaciones a cierre de mes

El foco apunta al fin de los contratos eventuales, fijos discontinuos, dimisiones y despidos

El último día del pasado mes de noviembre, la Seguridad Social registró la pérdida de 114.209 afiliados. Una cifra que supera levemente las 110.776 registradas en el mismo mes de 2021, aunque la comparativa en ambos datos presenta un matiz muy relevante a tener en cuenta: la reforma laboral que lleva casi dos años en vigor sin que se aprecie un impacto positivo en la volatilidad de la afiliación.

La evolución del empleo deja una imagen recurrente a finales de mes: el número de bajas en la Seguridad Social se dispara para subir (salvo excepciones) el primer día laborable del mes siguiente.

Las cifras de altas y bajas tienen una lectura más allá del dato puro. La volatilidad se achaca habitualmente a los contratos temporales: ¿ha modificado la reforma laboral esta tendencia con el recorte a la temporalidad?

Las altas del primer día de mes buscan cubrir (a veces por los mismos empleados despedidos) los puestos que quedaron vacantes el último día del mes anterior y pueden explicarse tanto en la estacionalidad como en los efectos de calendario, es decir, dependen de la temporada y del refuerzo -o no- que requiera el empleo para cubrir épocas con más necesidad de trabajadores (puentes, vacaciones…) y del día de mes en que se den. Pero en el caso de las bajas, el análisis tiene más aristas.

Según las tablas completas compartidas por Seguridad Social, en 2021, año del boom del empleo tras la pandemia, se dieron de media 127.418 bajas mensuales el último día de mes. Entonces la reforma laboral aún no se había puesto en marcha, pero sí en 2022, y no moduló una tendencia que en parte oculta un fraude en la contratación como encadenar contratos temporales para evitar hacer fijo al empleado. En el primer año de la norma en vigor, la media ascendió 136.217 y en 2023 (datos hasta noviembre) ya suman 128.189. ¿Por qué se mantiene esta volatilidad si la temporalidad ha disminuido? La respuesta está en los datos intradía.

Análisis a las causas de baja

La pregunta que surge es ¿cómo es posible que una reforma laboral que ha reducido del 30% al 13% el porcentaje de afiliados temporales al régimen general no hay reducido la volatilidad diaria del empleo? La clave es que las causas que poducen estas bajas también han cambiado tras el cambio legal.

La primera y principal causa para concluir un empleo en España es el fin de un contrato eventual. En octubre de 2023 explicaban el 42,6% del total de las bajas diarias de afiliación, según los últimos datos recopilados por la Tesorería General de la Seguridad. En el mismo mes de 2021 eran el 68,2%. Pero en el mismo periodo las bajas por pase a la inactividad de un contrato indefinido fijo discontinuos se han elevado del 4,7% al 25,5% del total de bajas diarias. Un nivel sorprendente para una modalidad contractual que apenas afecta al 6% de los asalariados. Aunque los temporales solo llegan al 13%.

Si sumamos ambos porcentajes obtenemos que las bajas ligadas a la finalización o suspensión de un contrato ligado a actividades eventuales han pasado de explicar el 72,7% de las bajas diarias en 2021 al 68,1% en 2023.

Pero también hay que tener en cuenta que las no ligadas a la eventualidad también se han transformado. Las dimisiones, despidos y bajas por no superar el periodo de prueba han pasado a suponer el 53% de las bajas no ligadas a puestos eventuales en octubre de 2021 al 65% en 2023. En este caso hay que tener en cuenta que este tipo de bajas son mucho menos frecuentes y que su incremento se concentra exclusivamente en los indefinidos, ya que entre los temporales se han desplomado.

Estos datos apuntan a que el la calidad del empleo en España sigue adoleciendo de una enorme inestabilidad. Aunque al reforma ha reducido el peso de los contratos de duración determinada, la precariedad sigue encontrando fórmulas para permanecer en el horizonte de un número excesivo de trabajadores.

Fuente: El Economista

Más de 114.000 empleos destruidos en un día: la reforma laboral no acaba con la volatilidad de la afiliación (eleconomista.es)

 

Deja un comentario