Los ‘rezagados’ del boom del empleo: este gráfico muestra que los trabajadores de entre 35 y 44 años son los únicos que no superan niveles prepandemia

Todos los grupos de edad han superado los niveles de empleo que había a finales de 2019. Todos… menos uno.

Los jóvenes de entre 35 y 44 años siguen estando un 10% por debajo de la ocupación que tenían antes de la pandemia.

 

Como cada mes, los últimos datos de paro y afiliación a la Seguridad Social del mes de mayo han sido los mejores en décadas. “Un mes más, España hace historia. Un mes más, hemos vuelto a alcanzar otro récord de personas trabajando en nuestro país”, celebraba la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

Ese mes, el mercado laboral alcanzaba los 21,3 millones de afiliados, el mejor dato desde que hay registros (aunque empujado por el cambio estadístico a la hora de contabilizar los datos que introduce la popularización de los contratos fijos-discontinuos).

Todos los grupos de edad han superado los niveles de empleo que había antes de la pandemia. Todos… salvo uno.

En los últimos meses la creación de empleo ha sido generalizada por edad y nacionalidad. “La población de nacionalidad española entre 16 y 24 años (25%) y de 55 o más (35%), junto con la extranjera entre 25 y 34 (16%), aglutinaron el aumento de la ocupación.

Por el contrario, el número de trabajadores entre 35 y 44 años disminuyó”, señala el último Observatorio Trimestral del Mercado de Trabajo elaborado por Fedea y BBVA Research. Su nivel de empleo todavía se encuentra un 10% por debajo de los registros de finales de 2019.

El crecimiento más destacado lo protagonizó la población de nacionalidad extranjera, que aunque apenas representa el 14,2% de los ocupados en 2023, explica el 44,2% de la creación de empleo desde el cuarto trimestre de 2019.

“Destaca el crecimiento de la ocupación entre la población extranjera de 45 o más años, mientras que la española entre 35 y 44 años es la única que no ha recuperado el nivel de empleo prepandemia”, matiza el informe. Se trata de una franja de edad caracterizada por encontrarse en los últimos años del segmento de los jóvenes, aunque acumulando suficientes años en el mercado laboral.

De cara a los próximos meses, García pronosticaba que “los datos anticipan que tendremos un segundo trimestre favorable en términos de creación de empleo”.

La campaña de verano, con su pistoletazo de salida en mayo, empujará los buenos datos de los próximos meses, gracias al dinamismo del consumo y de la actividad turística. Más de la mitad de la creación de empleo, de hecho, se concentra en los sectores de hostelería y turismo.

Hostelería fue, de hecho, el gran protagonista de la creación de empleo en mayo, sumando 77.913 nuevos afiliados, lo que supone un incremento del 5,1% en comparación con abril. Este comportamiento es habitual en este periodo, dado el inicio de la temporada alta turística.

La tasa de vacantes, en máximos desde 2010

El informe de Fedea también avisa de un nuevo repunte en el número de empleos sin cubrir: “la tasa de vacantes ha crecido hasta una media de 0,64 puestos sin ocupar por cada 1.000 personas activas, lo que la sitúa en niveles no vistos desde finales de 2010”.

España no es la única economía en sufrir el problema de las vacantes. Es más, el porcentaje de vacantes en España está muy por debajo si se compara con otras grandes economías europeas.

El problema es que España combina puestos de trabajo sin cubrir con la tasa de paro más alta de la Unión Europea. Si la UE cerró 2023 con una tasa de paro en mínimos históricos (5,9%), en España se situó en el 11,7%, según datos de Eurostat.

Dos sectores registran la mayor incidencia de vacantes: tecnología de la información y las comunicaciones y actividades profesionales y científicas, dos sectores donde están la mayor parte de los ocupados con mayor cualificación.

Para García, sin embargo, este incremento en el número de las vacantes no es más que el reflejo de que la economía española se encuentra en “una fase expansiva del ciclo”.

Es normal que países con bajo nivel de desempleo tengan mayores niveles de vacantes. Pero en el caso de España, el problema es más complejo.

“Nos atreveríamos a decir que es un problema casi único en nuestro entorno, ya que debemos entender cómo pueden ser compatibles altos niveles de paro con considerables tensiones en la cobertura de vacantes, que en los últimos trimestres se incrementan en muchos sectores de actividad”, avisa Javier Blasco, director de The Adecco Group Institute.

En momentos de expansión de la economía, ese número de vacantes tiende a aumentar. “Observamos que cada trimestre hay un pequeño desajuste más entre lo que la oferta de empleados disponibles y lo que las empresas demandan”, apunta Florentino Felgueroso, investigador asociado de Fedea.

Según Blasco, “no hay un problema de vacantes en España. Pero sí que lo hay, o mejor dicho, hay un problema mayor porque las tensiones entre oferta y demanda no sólo vienen de la escasez del talento necesario, sino que en nuestro país debe sumarse la escasez del talento disponible, o en algunos casos, del talento dispuesto a aceptar un empleo, o que esté capacitado para el mismo”.

Esto, explica Blasco, “tiene que ver con la escasa activación de nuestro mercado de trabajo y con problemas de cualificación, por tratar de empezar a dar pistas sobre aquello que se viene llamando la paradoja del mercado de trabajo español, señala Blasco.

Fuente: Business Insider Los ‘rezagados’ del boom del empleo: este gráfico muestra que los trabajadores de entre 35 y 44 años son los únicos que no superan niveles prepandemia (businessinsider.es)

Deja un comentario