LOS ESPAÑOLES LOS QUE MÁS RENTA HAN PERDIDO Y LOS QUE MÁS INCREMENTO DE IMPUESTOS SUFREN

Los gobiernos de Pedro Sánchez han disparado los impuestos un 50% desde 2019 y se ha perdido un 2% de renta real disponible

Los españoles han sufrido la mayor subida impositiva y el mayor desplome de la renta real disponible de sus ciudadanos entre las grandes economías del mundo, una circunstancia que se ha producido desde 2019, desde el primer año completo en el que Pedro Sánchez asumió las riendas del Gobierno. Quien ha lanzado estas dos contundentes afirmaciones ha sido la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que ha publicado su último informe trimestral estadístico y comparativo de las principales economías de la organización sobre los índices de renta y fiscalidad.

 

Así, España se ha elevado al primer puesto de los Estados en los que más subieron los impuestos sobre la Renta y el Patrimonio en los últimos cinco años –entre el último trimestre de 2019 y el tercer trimestre de 2023–, que el «think tank» ha cifrado en un crecimiento del 50%. Según las estadísticas trimestrales de ingresos reales de los hogares por habitante, después de España se situó Reino Unido, que elevó sus tributos un 40%. Para cumplimentar el podio impositivo se unió a ellos Canadá, con algo más del 30%. Estados Unidos, con el 20%, Francia y Alemania, con algo más del 10% en los dos casos, cerraron este ranking. El caso de EE UU es especialmente significativo, ya que ese 20% de incremento se ha producido porque la presión fiscal se elevó casi un 45% durante 2022, aunque el pasado ejercicio este incremento volvió a moderarse.

 

En términos nominales, las cifras asustan en el caso de España. La carga impositiva acumulada durante los últimos cinco años –en el impuesto sobre la Renta y el Patrimonio– se ha incrementado en 15.800 millones. Es decir, en el cuarto trimestre de 2019 era de 26.678 millones de euros y subió a 42.480 millones en el tercer trimestre de 2023 –el último dato disponible–. Apuntan los analistas de la OCDE como «especialmente significativo» el «fuerte» incremento de la fiscalidad en ese tercer trimestre, cuando pasó de 34.029 millones de euros a los citados 42.480 millones, en total 8.450 millones más, una cifra que coloca a nuestro país por delante de los 21 que forman la organización –y que han aportado datos oficiales– que más fiscalidad han aumentado en menos tiempo.

 

También el informe detalla los niveles de renta de cada uno de los Estados miembro y España tampoco sale muy bien parada, al ser el país que más disminuyó el ingreso real por habitante. Así, los ingresos reales per cápita de los hogares españoles registraron en el tercer trimestre de 2023 una contracción del 2,09% respecto de los tres meses anteriores –la mayor caída de toda la OCDE–, una lectura muy por encima del descenso del 0,2% que se apuntó el conjunto de la organización y que situó a nuestro país a la cabeza de las caídas, muy lejos de Austria, el siguiente con mayor caída (-1,31%), e Irlanda (-0,95%). Alemania experimentó una disminución del 0,6% en el ingreso real, lo que provocó también una caída por cuarta vez de su PIB real per cápita.

 

Aunque en el conjunto de la OCDE los ingresos reales disponibles de los hogares cayeron un 0,2%, 11 de los Estados registraron un aumento de su renta, mientras que 10 se anotaron bajadas, con España a la cabeza y con diferencia. El mayor aumento de esta renta real disponible per cápita se observó en Hungría (5,47%), coincidiendo con el alivio de las presiones inflacionistas , por delante de Polonia (2,91%) y de Italia (1,45%).

 

Los analistas de la OCDE elaboran este indicador partiendo del PIB per cápita, al que luego se le descuentan los impuestos y las cotizaciones de cada uno de los países, y se le suman las ayudas sociales. Tras ello, España no sale bien parada y lidera ambos rankings.

 

«Una subida de impuestos encubierta» España no deflacta el IRPF desde 2015

 

España es uno de los pocos países de la Unión Europea que no cuenta con una ley o con un mecanismo automático que deflacte el IRPF cuando el IPC se dispara. Francia, Bélgica, Alemania, Holanda, Noruega, Suecia o Finlandia, entre otros países cuentan con leyes y medidas específicas, mientras España acumula hasta una inflación del 23% desde enero de 2015 hasta ahora, según los datos del propio Instituto Nacional de Estadística.

 

Sin actualizar el IRPF desde el año 2015 -con el Gobierno de Mariano Rajoy-, la no deflactación ha tenido consecuencias en la pérdida de calidad de vida de los españoles, especialmente en las rentas medias y bajas. La severidad de la normativa española ha dejado su impronta en al menos cuatro millones de personas –si nos fijamos en las rentas entre 21.000 y 30.000 euros anuales.

 

¿Dónde está el trato de favor a las rentas más bajas. Eso es lo que nos han querido vender, cuando la inflación nos ha destrozado. Nuestro sistema de IRPF es demasiado rígido, frente a otros países europeos que deflactan los tramos según la inflación cada año o cada dos años o ajustan los tramos automáticamente, como hace Holanda. En España no se ha actualizado desde el año 2015, mientras que el IPC ha subido un 23% en el mismo periodo. Sin embargo ciertas comunidades autónomas como Madrid o Andalucía sí lo han hecho con la parte que les corresponde.

 

Fue el Gobierno de José María Aznar el que deflactó la tarifa del IRPF por primera vez en 1998, con el fin de neutralizar el efecto de la inflación sobre los impuestos. Aquella acción permitió  que las revisiones salariales, que buscaban compensar el alza del IPC, no resultaran en un mayor pago proporcional de impuestos a Hacienda.

 

En 2005 el Gobierno de Zapatero en el Real Decreto 2354/2004 del 23 de diciembre, también actualizó los tramos de la escala del IRPF para ajustarla a la inflación del 2%. Dos años más tarde, el Ejecutivo socialista de Zapatero volvió a deflactar el IRPF. Por último en julio de 2015, el Consejo de Ministros aprobó un nuevo real decreto en el que aprobó una nueva escala de retenciones del impuesto del IRPF para 2018 con una deflactación del 2% de los tramos. Desde entonces hasta hoy, efectivamente no ha habido nuevas deflactaciones estatales del impuesto. En cambio, las comunidades autónomas sí que han ido haciendo modificaciones en los tramos autonómicos para adecuarlos a la inflación: Madrid, Andalucía, Valencia, Galicia, Murcia y, antes, las tres haciendas forales vascas y la de Navarra.

 

Los ejemplos de otros países

Francia

Se deflacta de manera anual en la Ley de Finanzas (Loi de Finances), que es el equivalente a los Presupuestos Generales del Estado. Se usa el dato provisional de la tasa de inflación de un año determinado para deflactar todos los tramos del impuesto sobre la renta de las personas físicas (impôt sur le revenu) con ese mismo porcentaje a partir del 1 de enero del año siguiente. Este año fue del 4,8%.

 

Bélgica

En Bélgica la deflactación es automática y se hace anualmente. Al tener un sistema de indexación automática de los salarios que en ciertos sectores resulta en varias revalorizaciones en un mismo año, se producen casos en los que la deflactación no es suficiente para ajustarse a las subidas salariales.

 

Alemania

Se produce cada dos años para evitar lo que en Alemania se conoce como kalte Progression (subida de la presión impositiva debida a subidas salariales por inflación), pero también existe la posibilidad de hacerlo más a menudo en periodos de alta presión inflacionaria. La última deflactación de los tramos se aprobó en la Ley de Compensación de la Inflación de 2022.

 

Deja un comentario