LA OCDE AVISA DE QUE SUBIR LAS PENSIONES CON EL IPC AUMENTARÁ EL DÉFICIT EN ESPAÑA

La reforma de las pensiones tampoco convence a la OCDE que se alinea con la AIReF, que calcula que el gasto anual crecerá un 2,4% sobre el PIB.

 

La reforma del sistema público de pensiones llevada a cabo en España entre 2021 y 2023 se traducirá en un aumento del gasto equivalente al 2,4% del PIB y un alza del déficit público del 1,1% del PIB en 2050, tal y como constata el último informe de la OCDE ‘Pensions at a glance 2023’ publicado este miércoles, en el que la organización internacional se hace eco de las proyecciones elaboradas por la Airef en marzo.

 

El texto pone el foco en el cambio que supone que las pensiones se hayan vuelto a vincular a la evolución del IPC, decisión a la que atribuyen la mayor parte del incremento del gasto público a la vez que recuerdan que España sigue siendo uno de los pocos países que no tienen en cuenta la totalidad de la carrera laboral para calcular la nómina de la prestación.

 

La OCDE insiste en que por exigencia específica de la Comisión Europea llevó al Gobierno a subir de los 25 años de carrera que se tenían en cuenta hasta ahora a 29 años, con la posibilidad de excluir los dos peores -es decir, en los que se hayan percibido salarios más bajos-. Esta decisión propició una intensa negociación parlamentaria por lo que se adoptó esta fórmula flexible que comenzará a desplegarse en 2027, aunque la Seguridad Social se ha comprometido a elegir de oficio el cálculo que sea más favorable al contribuyente.

 

Ha recordado que la decisión del exministro de esta cartera José Luis Escrivá de no extender el periodo de cómputo sobre el que se calcula la pensión de acceso a la jubilación supone una excepción entre los países que conforman la organización -solo Colombia, Costa Rica, Francia, Portugal, Eslovenia y Estados Unidos tienen en cuenta parte de los años cotizados y no toda la carrera laboral-.

 

“La protección de los pensionistas contra los picos de inflación es costosa”, reconoce la OCDE, que plantea como una posible alternativa acabar con las subidas homogéneas en todas las pagas. “Podría ser justo, en estas circunstancias excepcionales, que los pensionistas más pudientes apoyen el esfuerzo exigido a la población en edad de trabajar aceptando un menor aumento de sus pensiones”, sugiere.

 

A la vinculación con el IPC se suma a que el número de pensionistas crecerá hasta alcanzar el punto de tensión que el Gobierno sitúa en el entorno de 2047 por el proceso de jubilación de la generación del ‘babyboom’, la más abundante

 

Advierte que los gastos anuales aumentarán en un 2,4% del PIB, lo que resultará en un alza proyectada del déficit de un 1,1% del PIB en 2050″ y estima que los gastos tras  el conjunto de la reforma pase de un 12,19% del PIB en 2023 al 14,72% en 2050.

 

El Ministerio de Hacienda es consciente de ello, como admitía este martes la ministra en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al esbozar que la Seguridad Social no alcanzará los objetivos de déficit hasta 2026, cuatro años más tarde que las Entidades Locales y dos más que las Comunidades Autónomas.

 

Además, la OCDE insiste en que para equilibrar los gastos y los ingresos en el sistema de pensiones es necesario aumentar las tasas de empleo entre los trabajadores de más edad. El envejecimiento de la población y la consecuente llegada de la voluminosa generación del ‘baby boom’ a la edad de jubilación es precisamente uno de los principales retos a los que se enfrentan el sistema de pensiones en España, y en el resto de economías de la OCDE. Al sur de los Pirineos, una de cada cinco personas supera ya los 64 años, una proporción que evidencia la tensión que afronta el sistema.

 

La Comisión Europea tendrá que revisar la reforma

La reforma del sistema público de pensiones, aprobada en dos partes, tendrá que ser examinada por la Comisión Europea cuando el Gobierno solicite el cuarto pago de los fondos europeos, que desde Moncloa van a solicitar en las próximas semanas a pesar de que admiten estar a la espera de que se resuelva la reforma del subsidio por desempleo que ha enfrentado a las carteras de Trabajo y Economía.

Esta revisión será clave puesto que la norma ha recibido sendas críticas por parte de la Airef, Fedea o BBVA Research y parece probable que se tendrán que hacer ajustes en 2025 para equilibrar la balanza de gastos e ingresos a través del Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI).

 

Deja un comentario