España tiene más graduados con estudios superiores que la UE y la segunda tasa de paro más alta para este colectivo

Superamos a la UE en proporción de graduados en ramas asociadas al empleo público como la Educación o la Sanidad, pero no en Ingeniería

Cuatro de cada diez personas en España cuentan con una titulación superior -FP superior o carrera universitaria- frente a una proporción media de tres de cada diez en la Unión Europea, lo que provoca que nuestro país tenga la tasa de sobrecualificación más elevada de la Unión y la segunda tasa de paro más alta para este colectivo, sólo por detrás de Grecia.

Según los datos de Eurostat, un 7,4% de la población de 20 a 64 años en España con estudios superiores estaba en 2023 en situación de desempleo, frente a una media del 3,8% en la UE. Sólo nos supera Grecia, con una tasa del 8,3% para este colectivo.

“España es el país europeo con más sobrecualificación, entendida como el porcentaje de ocupados graduados superiores que están empleados en puestos de trabajo por debajo de su formación. Casi un 36% de los graduados superiores españoles desempeña tareas de baja cualificación“, recoge la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD) en su último informe.

Además de superar a la media en proporción de personas sobrecualificadas, nuestro país también cuenta con más población que solamente tiene la educación obligatoria: un 36% frente al 20,5% de la UE, lo que provoca que entre medias de ambos segmentos haya una capa con estudios medios demasiado pequeña.

Un 45,2% de la población europea cuenta con estudios postobligatorios no terciarios, frente a tan sólo un 23,1% de los españoles. De ellos, un 35,3% en el caso de la UE tienen un FP de grado medio, frente a sólo el 10% en España.

La escasa penetración de la FP en nuestro país es una de las preocupaciones de los legisladores, que han aprobado reformas en los últimos años para tratar de impulsarla y darle un valor añadido con su modalidad dual. El sistema alemán, donde tiene mucha penetración, es un modelo a seguir para nuestro país, así como las buenas prácticas que llevan años implantadas en algunas comunidades como el País Vasco.

Además de solucionar esta falta de graduados medios, que son precisamente los que más demandan las empresas, nuestro país debe redirigir la vocación de los titulados superiores. El estudio de CYD demuestra que aquellas carreras universitarias en las que tenemos mucha mayor proporción de egresados que la media de la UE son precisamente las que están más vinculadas al empleo público, como la educación (un 20,1% de los titulados universitarios en España lo son en esta carrera frente al 9,7% de la UE) o la salud y el bienestar (16,5% frente a 14%). No es casualidad que un 23% de los jóvenes de 18 a 34 años esté preparando o haya preparado oposiciones en nuestro país, ni que un 32,1% está pensando en hacerlo.

Otras disciplinas como la ingeniería, la industria y construcción -que son precisamente las que más están creando empleo- son escogidas por tan sólo el 10% de los universitarios en España, frente al 14,2% en la UE. En negocios, administración y derecho, la proporción es del 18,9% en España y el 24,7% en la UE; y en Tecnologías de la Información y Comunicación se matriculan sólo un 2,5% de los alumnos aquí, frente al 4% en la UE, según los datos del informe.

“En comparación con la UE, España tiene claramente un menor porcentaje de ocupados graduados superiores empleados como profesionales de las ciencias, la ingeniería y las TIC, así como profesionales del comercio y la administración. La estructura productiva española no es capaz de generar los suficientes puestos de alta cualificación que se precisarían para absorber a los graduados superiores que egresan del sistema educativo. Para equiparar el nivel de producción de graduados superiores en España y situarnos en el promedio europeo, sería necesario aumentar al menos en 13 puntos la proporción de empleos de alta cualificación (al nivel de Francia)”, explica Montse Álvarez, del gabinete técnico de la Fundación CYD.

EVOLUCIÓN EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

Pese a seguir estando en el podio de la UE en tasa de paro, ésta ha mejorado mucho en los últimos años, algo que se aprecia también si analizamos los grupos por nivel de formación.

Según la EPA, la tasa de paro de la población con estudios superiores llegó a ser del 15,8% en 2014, prácticamente el doble que la de ahora. También ha descendido mucho para los que tienen la Educación Secundaria Obligatoria, del 25% al 12,7%; y la de quienes sólo tienen la Educación Primaria, del 39% al 22,6%.

En comparación con los peores años tras la crisis de 2008, la tasa de paro ha bajado en casi todos los segmentos pero sí se observa para los que no tienen ningún nivel de estudios -calificados como analfabetos, por la EPA- desde 2021 se ha producido un incremento de su tasa de paro hasta situarse en el 36%, debido al mayor grado de complejidad que exigen la mayoría de profesiones. Según explican las consultoras de Recursos Humanos cada vez es más habitual que en oficios poco cualificados, como camarero o mozo de almacén, se exijan idiomas o conocimiento básico de las nuevas tecnologías.

Fuente: El Mundo España tiene más graduados con estudios superiores que la UE y la segunda tasa de paro más alta para este colectivo | Actualidad Económica (elmundo.es)

Deja un comentario