¿EMIGRARÁN DE ESPAÑA TODOS LOS AUTÓNOMOS?

La última reforma obliga a los autónomos a cotizar en función de los ingresos y no del beneficio real (también denominados “rendimientos netos”) como ocurre con las empresas, lo cual supone a menudo un gasto inasumible. El cálculo de estos rendimientos netos se realizará según lo previsto en la normativa sobre el IRPF y a dichos rendimientos netos se aplica una deducción por gastos genéricos del 7 %.

 

La cuota mínima de los autónomos en Europa es:

  • España: 230 euros al mes.
  • Portugal: 20 euros al mes.
  • Reino Unido: 14 euros al mes.
  • Italia: 23% de los ingresos.
  • Francia: 14% de los ingresos.
  • Alemania: 14% de los ingresos.

 

Por eso algunos asesores ofrecen crear empresas o ser administradores de una sociedad limitada en otro país, pero seguir prestando los servicios desde España. No es un fraude fiscal ya que se tributa, pero en otros países donde es más beneficioso para el contribuyente

 

 

En este sentido, el autónomo debe ser administrador de una sociedad en un país con convenio de doble imposición con España, como Alemania, Austria, Bélgica, Eslovenia, Eslovaquia, Grecia, Países Bajos, Francia o Irlanda, entre otros. En función del país concreto, los autónomos podrían llegar a garantizarse una pensión vitalicia por tan sólo 10 años de cotización. La ley lo permite, como la vía irlandesa y la holandesa que utilizan las empresas, especialmente las tecnológicas.  Este asunto lo conocen bien los ‘youtubers’, que en su mayoría se han marchado a Andorra para evitar perder el 50% de sus ingresos.

 

Por otro lado, el autónomo mantiene el contacto directo con los clientes, pero deja de abonar los no menos de 260 euros, para quienes facturen menos de 600 euros mensuales; y entre 500 y 1.200 euros mensuales para quienes facturen más de 6.000 euros. Estas cuotas suponen el 50% de los ingresos en algunos casos, un infierno fiscal al que hay que añadir el IVA y el IRPF.

 

Cabe recordar que en España interponer empresas para reducir la carga fiscal está considerado un fraude. No obstante, si está debidamente justificado, la Agencia Tributaria puede también perder en los tribunales, como ha ocurrido con el ex futbolista Xabi Alonso, quien ha ganado hasta cinco veces.

 

¿Es reprochable defender los intereses propios frente a los de la Agencia Tributaria? Está claro que la recaudación sirve para sufragar gastos de sanidad y educación pero también es cierto que existen demasiadas ligerezas en la gestión de los gastos públicos

 

Lo cierto es que España no obtiene una posición favorable en lo que se refiere a eficiencia del gasto público en un contexto internacional. Nuestro país obtiene una puntuación de 74,4 y se sitúa en la posición 29, en la zona media-baja de la tabla. De este modo, nuestro país se sitúa claramente por debajo de la media de la UE (que obtiene una puntuación de 98,6). España ha mostrado un deterioro en el Índice IEE de eficiencia del gasto de unos diez puntos, al pasar del valor 84,6, en 2019, a 74,4 en 2021. Ante este escenario, es evidente que España tiene un amplio margen por delante para tratar de mejorar la eficiencia de su gasto público, lo que redundaría en beneficio no solo de la Administración Pública sino también de toda la sociedad española en genera

Deja un comentario