El peso del empleo público aumenta: crece un 18,7% desde 2019 frente al alza del 8,2% en el privado

España pasa de tener 6,6 trabajadores en el sector privado por cada empleado público a una relación de 6 a 1

afiliación en España no sólo se ha recuperado desde la pandemia sino que ha crecido con fuerza a partir de ese punto y se aproxima a los 21 millones de trabajadores. El empleo total en el país ha subido un 9,6% entre febrero de 2019 y febrero de 2024. En ese periodo el empleo público ha crecido con mucha más fuerza que el privado: un 18,7%, frente a un 8,2%.

Esto supone que de los 20,7 millones de personas que trabajaban en España de media en febrero de este año, 17,7 millones son empleados del sector privado -entre asalariados y autónomos- y 2,96 millones son afiliados a la Seguridad Social del sector público. A estos últimos habría que añadir aquellos trabajadores de la Administración que no están dados de alta a la Seguridad Social sino en las mutualidades Muface, Mugeju e Isfas.

“El ratio de asalariados públicos en relación con la cifra de ocupados en el sector privado ha bajado con fuerza bajo el Gobierno de Pedro Sánchez. Hemos pasado de 7 asalariados privados por cada empleado público a una relación de 6 a 1. La contratación pública aumenta de forma imparable durante la última década y, más especialmente, en el último lustro. Antes, durante y después de la pandemia, las plantillas de las Administraciones no paran de crecer. Además, desde 2019 encontramos que el aumento del empleo público es más rápido que el de la ocupación privada”, recoge el Instituto Juan de Mariana en el estudio Las sombras del mercado laboral español publicado hoy.

Esta evolución es “preocupante“, considera Manuel Llamas, director de Instituto, según señala a EL MUNDO. “Si el mercado laboral creciera con una fuerza inusitada y el sector privado lo hiciera por encima del público, o ambos crecieran por igual, no sería preocupante. El problema es que si a esto le sumas el maquillaje estadístico con los fijos discontinuos supone un factor adicional de distorsión en el mercado laboral. Si buena parte del crecimiento del empleo se explica por el público nos estamos haciendo trampas al solitario, denota un dinamismo menos sano del mercado laboral”, apunta.

El empleo público ha crecido en 467.791 afiliados a la Seguridad Social desde febrero de 2019, de los que 336.909 (el 72%) son empleados autonómicos, 102.513 son funcionarios estatales y 28.368 están adscritos a las corporaciones locales -ayuntamientos, diputaciones, cabildos, etc.-.

La Educación es el sector que ha recibido el mayor refuerzo en este periodo, con 245.704 empleados nuevos; seguida de las actividades sanitarias, que han incrementado su plantilla en 108.629 personas, y de la Administración Pública, defensa y Seguridad Social, cuya plantilla ha crecido en 60.183 empleados.

Las siguientes actividades que más han incorporado empleo público son la de Investigación y Desarrollo (I+D), área fundamental para garantizar el incremento de la productividad en el país y quizá vinculada al despliegue de los fondos europeos, con un aumento de 12.217 personas; y servicios técnicos de arquitectura e ingeniería, ensayos y análisis técnicos, con 9.621 nuevos trabajadores.

Estos incrementos cubren tanto la sustitución de los trabajadores que se están jubilando en la Administración Pública -en subadministraciones como la Seguridad Social la plantilla está tan envejecida que se producen jubilaciones semanalmente- como un aumento neto de plantilla. De hecho, en Administración Pública, Defensa y Seguridad Social trabajan hoy 1,12 millones de personas frente a 1,06 en 2019; en Sanidad hay 768.844 profesionales, frente a los 660.214 de 2019; y en Educación casi se ha duplicado la plantilla pese a la caída de la natalidad, con 617.520 trabajadores frente a 371.815 en 2019.

En este último segmento influye que el Gobierno ha reclasificado en el último año a muchos trabajadores que tenía contabilizados como empleados de la Administración y que realmente eran del sector educativo. Ese transvase ha incrementado el número de afiliados en la Educación por encima de lo esperado.

Las únicas actividades en las que se ha producido una caída de la afiliación pública son la agricultura, ganadería, caza y servicios relacionados (-1.326 trabajadores desde febrero de 2019), construcción de edificios (-930), extracción de antractica, hulla y lignito (-551) y reparación e instalación de maquinaria y equipo (-444).

Fuente: El Mundo Funcionarios: El peso del empleo público aumenta: crece un 18,7% desde 2019 frente al alza del 8,2% en el privado | Actualidad Económica (elmundo.es)

Deja un comentario