El mapa del envejecimiento mundial y las pensiones

A medida que el mundo se va desarrollando, la esperanza de vida aumenta y hay más población de edad avanzada. Vivir más años es bueno, pero también tiene consecuencias sociales y económicas no tan positivas. Si la dinámica continúa hacia el aumento porcentual de personas mayores, su dependencia hará que peligre la sostenibilidad de los sistemas socioeconómicos.

El desarrollo de los sistemas de bienestar en todos estos países condujo también a desarrollar políticas orientadas a cuando los trabajadores no estuviesen en edad o capacidad de trabajar y tuviesen unos ingresos económicos mínimos que les permitiesen llevar una vida aceptable. Las pensiones han sido uno de los símbolos del estado de bienestar, y también de conquistas sociales, durante el siglo XX.

La cuestión, sin embargo, es que este sistema no generaba nubarrones en el horizonte hasta ahora por un motivo bastante sencillo como es la pirámide demográfica de estas sociedades: había muchos adultos trabajando, las mujeres tenían varios hijos, la proporción de gente mayor era baja y además la esperanza de vida estaba más pareja con la edad de jubilación. Este era el paradigma hasta hace unas pocas décadas. Pero poco a poco todo eso ha comenzado a cambiar.

Aunque en muchos de los países en esta situación hay niveles de empleo muy buenos, el trabajo se ha precarizado, por lo que las contribuciones de los trabajadores al sistema son menores —sobre todo menores a lo que sería deseable—; la natalidad se ha desplomado por la cada vez mayor incorporación de la mujer al mercado laboral; los adultos de hace varias décadas y los nacidos después de la Segunda Guerra Mundial —la llamada generación del baby boom— ya están empezando a jubilarse, y viven, además, un periodo notable tras dejar de trabajar.

Los dos debates que esta situación ha generado son cómo revertir esta tendencia y plantear si los sistemas de bienestar asociados a la jubilación son sostenibles. La primera cuestión se resuelve fundamentalmente por dos vías: más natalidad o más inmigración, y Europa no tiene un contexto favorable a ninguna de las dos. La segunda tiene una negativa por respuesta, salvo que se consigan unos aumentos de la productividad que los trabajadores que resten consigan mantener la producción y productividad que se hubiese suplido con otra persona que ahora está retirada.

Fuente: EOM

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de