EL LEGADO DE SÁNCHEZ: 42.000 MILLONES MÁS AL AÑO EN PAGAR PENSIONES

 

El coste se ha desbordado durante la legislatura por la vinculación de las subidas al IPC y el aumento de los pensionistas con más de 85 años

 

La primera gran consecuencia de la reforma Escrivá de las pensiones ha sido que la nómina mensual de las pensiones se ha disparado en el presente año. Hasta tal punto, que en 2023, por primera vez en la historia, se van a romper dos barreras: la de los 11.000 millones de coste de gasto en un solo mes, que se logró en el mes de enero y la de los 12.000 millones que se superará la última semana de este mes, cuando la Seguridad Social abone la nómina del mes de julio.

 

En el mes de mayo (último computado), se produjeron 48.919 altas iniciales de pensiones y un total de 35.833 bajas definitivas, lo que da un incremento vegetativo de 13.086 pensiones, que se traducirá en un desembolso adicional de algo menos de 15 millones de euros, teniendo en cuenta que la pensión media de las nuevas altas está en el entorno de los 1.120 euros.

 

La nómina mensual de las pensiones ha pasado durante los años de Gobierno de Pedro Sánchez de los 9.010 millones de junio de 2018, cuando ganó la moción de censura contra Mariano Rajoy, a los más de 12.000 millones con los que podría finalizar su mandato, en virtud de los resultados que salgan de las próximas elecciones generales.

 

De acuerdo con las cifras publicadas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, desde junio de 2018 hasta ahora, la cuantía anual destinada al pago de los más de 10 millones de pensiones contributivas que cobran poco más de nueve millones de pensionistas, se ha incrementado en 41.818 millones de euros, al pasar de 126.000 millones de euros en el primer año de la “era Sánchez” a los cerca de 168.000 millones que costarán en el conjunto del presente año. Hasta el momento, en la primera mitad del año, las pensiones han supuesto un coste de 83.700 millones de euros, incluida la paga extraordinaria del mes de junio.

 

Evolución del coste de las pensiones

La nómina mensual de las pensiones rebasó la cifra de 8.000 millones de euros en el año 2014, según las cifras del INSS. No fue hasta 2018 cuando se rompió la barrera de los 9.000 millones y hasta 2021 cuando se superaron los 10.000 millones. De cuatro años de diferencia entre una cifra y otra se pasó a solo tres años y luego a dos. En 2023 se sobrepasaron los 11.000 millones y también se sobrepasarán los 12.000 millones de euros mensuales.

 

Este crecimiento interanual, que en términos porcentuales ha pasado del 4,92% en 2018 al 6,15% en 2022 (ya con la reforma del las pensiones de Sánchez en vigor) y al 10,8% en el presente ejercicio, amenaza la sostenibilidad del sistema, tomando en consideración que cada año el número de pensiones aumenta entre 70.000 y 80.000.

 

Aunque el IPC está dando signos claros de contención en los últimos meses, la media de los siete meses que se pueden computar hasta la fecha es del 4,3%. Si el IPC se mantuviera estable en el 1,9% (como ha finalizado en junio) durante los próximos cinco meses, la revalorización de las pensiones sería del 3,3%.

Además, una cada seis pensiones es cobrada por una persona que supera los 85 años, lo que equivale a decir que permanece más tiempo en el sistema público de pensiones gracias a la mayor esperanza de vida. En el caso de las pensiones de viudedad, una tercera parte del número total es percibida por personas mayores de 85 años y la mitad, por personas que han cumplido los 80.

 

Deja un comentario