EL INSS Y LA JURISPRUDENCIA: RECURSO DEL INSS ANTE UNA SENTENCIA FAVORABLE A UN TRABAJADOR

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, del 30 de mayo de este año 2019, ha clarificado los requisitos que tiene cumplir el INSS para recurrir un caso que ha perdido en los tribunales de primera instancia sobre una prestación periódica de la SS.

En esta sentencia los jueces se basan en el artículo 230 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social (LRJS) que contempla que, si una sentencia no resulta favorable al INSS, esta entidad aunque quede exenta de abonar tasas judiciales, si desea interponer un recurso (denominado “de suplicación” pues es un recurso que versa sobre el reconocimiento del derecho a obtener prestaciones de la Seguridad Social) debe presentar ante la oficina judicial una certificación acreditativa de que ha comenzado el abono de la prestación y de que proseguirá pagándola puntualmente durante el tiempo que dure la tramitación del recurso. De manera que, en estos casos, el trabajador cobrará su prestación tal como ha dictado inicialmente la sentencia a su favor aunque paralelamente el INSS -la parte condenada- comience a gestionar un recurso.

Existen dos excepciones a esta regla, que también están incluidas en el artículo 230: no se abonarán las prestaciones que constan de un único pago, ni las que tienen su periodo agotado en el momento en que el INSS anuncia su voluntad de recurrir.

Por lo tanto, salvo en esas dos excepciones, el INSS está obligada a ir efectuando los pagos al trabajador que ya ha obtenido una sentencia favorable en el juicio celebrado en una instancia inferior. Si el INSS no cumple este requisito, el procedimiento del recurso de suplicación se interrumpirá automáticamente.

En definitiva, el INSS tiene derecho a recurrir la sentencia desfavorable ante el Tribunal Superior de Justicia, pero para ello debe primero que empezar a abonar, desde el momento de la sentencia que opta por recurrir, la pensión y debe hacerlo cada mes que vaya transcurriendo mientras dura el trámite del recurso de suplicación.

Sin embargo, la no presentación de la certificación acreditativa de dicho pago por parte del INSS es un hecho subsanable y, por lo tanto, el INSS puede anunciar que va a interponer un recurso sin aportar el certificado que exige la LRJS, presentándolo a posteriori, sin necesidad de hacerlo como requisito previo para que iniciar el recurso, ya que la postergación de la presentación del certificado no es sinónimo de que se deje de pagar la prestación en ese periodo, y en el caso de no abono en ese periodo el recurso puede quedar como inadmisible como penalización al INSS.

En definitiva, el INSS ha de abonar igualmente la prestación al demandante que ha ganado legalmente en primera instancia, y entregar la certificación lo antes posible. Además, aunque se dé finalmente la razón al INSS en el recurso, el trabajador no ha de devolver las cantidades hasta entonces recibidas, aunque pueda interpretarse que éstas han sido recibidas indebidamente tras la nueva sentencia del recurso.

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

y sin marcas de agua

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de

Servicios Profesionales

Si tu caso requiere de una atención profesional, somos tu equipo para ayudarte a resolverlo.

Servicios Profesionales

Recibe atención por email o presencial. Te ofrecemos dos opciones.

Te regalamos nuestro libro GRATIS