EL CONFLICTO DE LOS FIJOS DISCONTINUOS “INACTIVOS”

¿Qué es un fijo discontinuo?

Ser fijo discontinuo quiere decir que el trabajador tiene un empleo estacional recurrente y por ello trabaja y está de alta en la Seguridad Social en las épocas en las que lo necesita el empresario; mientras que en las que no está en alta, puede trabajar en otro sitio con otro contrato, estar cobrando el paro o ninguna de las dos cosas.

 

Transcurrida la época de inactividad, el fijo discontinuo es llamado nuevamente por el empresario para desempeñar el trabajo estacional y si esa llamada del empresario no se produce, es como si el trabajador fuera despedido de forma improcedente y debe ser indemnizado por ello con 33 días por año trabajado.

 

¿Cuántos fijos discontinuos hay en España?

De los tres tipos de trabajadores indefinidos que existen –a tiempo completo, a tiempo parcial y fijo discontinuo– son estos últimos los que están teniendo un uso más intensivo y su utilización era prácticamente residual antes de la reforma. En un año esta modalidad de contratación casi se ha duplicado, con 450.000 nuevos contratos de este tipo.

 

Según las últimas cifras ofrecidas por la Seguridad Social al cierre de 2022 había 13,4 millones de cotizantes con contrato indefinido, de los cuales 830.000 eran fijos discontinuos, lo que representa el 6,1% del total de fijos. En un solo año esta modalidad de contratación se ha multiplicado por dos.

 

¿Cómo se contabilizan cuando están inactivos?

Los fijos discontinuos, cuando no están activos aparecen en una categoría distinta a la de parado registrado (que son los que salen en la estadística mensualmente como desempleados) y que se denomina demandantes de empleo no parados (conocidos en el argot estadístico como DENOS) esto es con una demanda registrada de empleo en vigor, por tres causas: porque reciben una prestación por desempleo durante el periodo de inactividad porque hayan cotizado lo suficiente para ello; porque se han inscrito para usar los servicios de orientación o formación del servicio público de empleo o, simplemente, porque demandan una mejora de empleo. Fuera de estas tres circunstancias, los fijos discontinuos no tienen que inscribirse obligatoriamente en registro de desempleo y, por lo tanto, no aparecen como desempleados en las estadísticas oficiales

Pero en la categoría de DENOS están también incluidos otros colectivos como, por ejemplo, los demandantes que solicitan otro empleo compatible con el que tienen (pluriempleo), demandantes de mejora de empleo, quienes solicitan un empleo para menos de tres meses o de menos de 20 horas semanales o estudiantes. Estas situaciones están recogidas por la norma que rige cómo se mide el paro, desde 1985.

 

En las estadísticas de altas de la Seguridad Social, a diferencia de los temporales cuando acaba la tarea para la que se les ha llamado, a los fijos discontinuos se les da de baja como afiliados, pero como motivo se apunta un “pase a la inactividad” siempre y cuando el contrato siga vigente pues se considera que esperan un nuevo llamamiento por parte de la empresa.

 

Lo cierto es que a día de hoy con las estadísticas del SEPE es muy complicado conocer el número de fijos discontinuos que están inactivos pues no tienen por que aparecer oficialmente como desempleados. El hecho de que los fijos discontinuos no aparezcan automáticamente en el registro de paro por sus periodos de inactividad es considerado un maquillaje de las estadísticas de desempleo por la oposición y por la mayoría de los expertos laborales.

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

 

Deja un comentario