El complemento de reducción de la brecha de género: una discriminación que el Tribunal Supremo vuelve a poner en manos del TJUE

La búsqueda de un equilibrio para acabar con la brecha de género en la sociedad española es un elemento clave en los últimos años. Un equilibrio que, sin embargo, aún parece ser difícil de conseguir. Y es que, en algunos casos, los complementos y facilidades diseñados para favorecer esta integración, acaban generando aún más discriminación entre los géneros.

Algo que parecía ocurrir con el complemento de maternidad. Un incremento de la pensión para las mujeres del 5%, 10% o 15%, en función del número de hijos. Complemento que, sin embargo, acababa siendo discriminatorio para los padres.

Situación que se buscaba corregir a través de la modificación de este complemento, que fue rebautizado como “complemento de brecha de género”. Un complemento que se configuró a partir de febrero de 2021,

“Establece que, en principio, es para la mujer. Pero si el hombre acreditaba que había cuidado a sus hijos, también podría pedir el complemento”, explica el abogado Miguel Arenas, del despacho Col.lectiu Ronda.

«En esencia, lo que dice el auto es que si se demuestra que hubo una reducción de al menos el 15% del salario del trabajador desde el nacimiento del hijo, o sea, que acredita que al menos durante 120 días no trabajó, es dar a entender que hizo una reducción de jornada para estar con su hijo. Y entonces, sí puede acceder al complemento», destaca el letrado.

UN COMPLEMENTO DE BRECHA DE GÉNERO QUE VUELVE AL TJUE

Un complemento de brecha de género que, a pesar de haber sido gestionado desde el TJUE, sigue sembrando las dudas entre los magistrados. Y es que, para el abogado, a pesar de que se esperaba que con la llegada de este nuevo complemento, en febrero de 2021, se acabase con esta discriminación hacia los hombres, lo cierto es que lo único que han crecido son las dudas al respecto.

Así pues, hay algunos jueces que, tal y como explica Arenas, «plantean que esas exigencias que se piden al hombre que acredite, pero a la mujer no, hacen que el complemento de brecha de género sea tan discriminatorio que lo era el anterior».

Tanto es así, que algunos juzgados llegan a tener disparidad de sentencias. Algunas, a favor de reconocer el complemento al hombre afectado. Otras, en contra.

«El TSJ del País Vasco, tiene dos sentencias. Una en la que sí es discriminatorio, y el hombre tiene derecho a cobrarlo, y otra en la que no», explica el abogado a Confilegal.

Algo que, para Miguel Arenas, «es objeto de recurso de casación para unificación de doctrina». Y así ha llegado ante el Tribunal Supremo a través de un auto. Documento en el que se solicita al alto tribunal que unifique doctrina, ante la necesidad de homogeneizar esta situación.

En concreto, la solicitud se ha presentado ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo. Sala compuesta por los magistrados Antonio Sempere Navarro, Ángel Blasco Pellicer, Sebastián Moralo Gallego, María Luz García Paredes, Concepción Rosario Ureste, Juan Molins García-Atance e Ignacio García-Perrote Escartín.

Alto tribunal que, sin embargo, decidía no fallar sentencia ante esta situación. «En el auto, el tribunal dice que, visto lo que sucedía con el complemento de maternidad, deciden suspender el procedimiento, y no dictar sentencia hasta que el TJUE se pronuncie sobre las cuestiones prejudiciales específicas», señala el letrado.

LA DIFERENCIA ENTRE MUJERES Y HOMBRES CRECE EN LAS CUANTÍAS DE LAS PENSIONES

Una cuestión que, para Arenas, no sólo supone una división en los juzgados, sino también una pérdida de recursos. «Esto es para discutir si tiene derecho a cobrar 81 euros más al mes o no. Parece totalmente desproporcionado», lamenta.

Discriminación en el complemento de brecha de género que, sin embargo, no es la única realidad que existe en cuanto a las pensiones. Tampoco de cara a la discriminación que, a día de hoy, sigue existiendo económicamente entre ambos géneros.

«Hay una brecha muy profunda entre la pensión de una mujer, y de un hombre», asegura el experto en Seguridad Social. Así pues, destaca que «se suelen dar los datos de la pensión media de los hombres. Pero cuando vamos a la profundidad de los datos, nos encontramos con que hoy, la diferencia entre pensiones de hombres y mujeres es de 500 euros mensuales».

«Esto hace patente la brecha salarial que tenemos. Lo que hay que hacer es profundizar en esa diferencia, y solventarla. Y lo que está sucediendo es todo lo contrario. Es más, vamos empeorando», lamenta Miguel Arenas.

1 comentario en «El complemento de reducción de la brecha de género: una discriminación que el Tribunal Supremo vuelve a poner en manos del TJUE»

Deja un comentario