DEROGACIÓN DEL DECRETO DE REFORMA DE LOS SUBSIDIOS POR DESEMPLEO (RDL 7/2023): DERECHOS PERDIDOS Y RECUPERADOS

Efectos de la derogación del decreto de reforma del subsidio por desempleo: retorno a la situación previa

 

En un giro sorprendente, el Congreso de los Diputados ha derogado el 10 de enero de 2024 el real decreto ley que pretendía reformar el subsidio por desempleo. Esta decisión ha causado un gran revuelo en el ámbito laboral, pero ¿qué significa exactamente esta derogación para los trabajadores y beneficiarios de subsidios por desempleo?

 

La derogación del decreto de reforma del subsidio por desempleo tiene implicaciones directas en la vida de miles de personas. Desde aquellos que dependen de estos subsidios para sobrevivir hasta aquellos que están actualmente empleados pero temen una posible pérdida de empleo, este cambio legislativo afecta a una amplia gama de la población. Por ello, es crucial para entender la comparativa entre la situación actual y la que pudo haber sido si el decreto de reforma del subsidio por desempleo hubiera salido adelante.

 

En un panorama laboral que cambia constantemente, mantenerse informado sobre estos temas es crucial. La derogación del decreto de reforma del subsidio por desempleo es un recordatorio de que las leyes y regulaciones pueden cambiar rápidamente, y estar al tanto de estos cambios puede marcar una gran diferencia en nuestras vidas.

 

 

Cambio en el importe mensual del subsidio por desempleo

Tras la derogación del decreto de reforma del subsidio por desempleo, el importe mensual de todos los subsidios vuelve a ser de 480 euros, equivalente al 80% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples).

Esto implica una reducción significativa para muchos beneficiarios, que habrían cobrado durante los primeros seis meses 570 euros mensuales, equivalente al 95% del IPREM. Posteriormente, en los siguientes seis meses, la cifra se se habría reducido a 540 euros (90% del IPREM). Finalmente, durante el resto del período de prestación, el subsidio se mantendría en los 480 euros mensuales (80% del IPREM).

 

Salario del trabajo compatible y el subsidio por desempleo

Con la derogación del decreto de reforma, los términos de compatibilidad del subsidio por desempleo regresan a su estado anterior lo que significa la desaparición del complemento de apoyo al empleo.

Con el retorno a la situación anterior al decreto de reforma del subsidio por desempleo, los salarios compatibles con el subsidio volverán a computar como rentas. Esto significa que si se superan los 810 euros brutos (75% del Salario Mínimo Interprofesional), el subsidio se suspenderá por un máximo de 12 meses, tras lo cual se extinguirá.

 

Acceso al subsidio por desempleo y cargas familiares

La posibilidad de acceder al subsidio por desempleo acreditando responsabilidades familiares afectaría a un grupo significativo de beneficiarios, ya que ahora de nuevo quien tenga rentas propias superiores al 75 % del Salario Mínimo no podrá acceder a ningún subsidio por desempleo ni asistencial ni para mayores de 52 años, independientemente de que tenga responsabilidades familiares”.

 

Cotización del subsidio para mayores de 52 años

La cotización del subsidio para los mayores de 52 años se mantiene en el 125% de la base de cotización mínima para el Régimen General. Mientras que con la reforma se establecía una reducción progresiva de las cotizaciones a la Seguridad Social de cara a la jubilación, pasando del 125% de la base mínima vigente en cada momento, al 100% en 2028.

 

Las 7 claves de la reforma derogada del subsidio por desempleo: todos los cambios previstos

En los últimos compases del año 2023, el Consejo de Ministros aprobó un decreto de reforma del subsidio por desempleo que prometía importantes cambios en la manera en que los ciudadanos españoles percibían esta prestación. Sin embargo, las diferencias entre los partidos políticos en el poder, el PSOE y Sumar, pusieron de manifiesto las tensiones y dificultades para llegar a un acuerdo sólido.

 

La aprobación del decreto de reforma del subsidio por desempleo ha sido un tema de debate y controversia en los últimos meses. Sin embargo Podemos ha bloqueado esta medida, lo que ha generado un gran revuelo. A pesar de esto, es importante entender cuáles eran las claves de esta reforma del subsidio por desempleo y cómo hubiera afectado a los subsidios por desempleo en España.

 

  1. Aumento de la cuantía del subsidio: Se contemplaba que los parados en España pudieran recibir hasta 570 euros al mes, aunque esta cantidad iría disminuyendo con el tiempo, sin bajar de los 480 euros. La cantidad exacta que un desempleado podría recibir dependía de la duración de su situación de desempleo. Durante los primeros seis meses, el subsidio alcanzaría los 570 euros mensuales, equivalente al 95% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). Posteriormente, en los siguientes seis meses, la cifra se reduciría a 540 euros (90% del IPREM). Finalmente, durante el resto del período de prestación, el subsidio se mantendría en los 480 euros mensuales (80% del IPREM).
  2. Posibilidad de combinar el subsidio con un empleo: Antes no estaba permitido, pero esta reforma permitía recibir el subsidio incluso si se tenía un empleo, aunque la cantidad a percibir sería inferior.
  3. Mantenimiento del subsidio para mayores de 52 años: Los desempleados en este grupo de edad recibirían 480 euros anuales, sin importar los meses que hubieran estado desempleados.
  4. Eliminación del plazo de espera: Ya no habría un mes de espera desde que se agota la prestación contributiva, permitiendo un acceso más rápido al subsidio.
  5. Modificación de las responsabilidades familiares: Se considerarían todas las rentas de la unidad familiar divididas por el número de personas que la forman, y estas no deberían superar el 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).
  6. Inclusión de tramos de edad anteriormente excluidos: Los menores de 45 años sin responsabilidades familiares que hubieran agotado la prestación contributiva de 360 días podrían acceder al subsidio. También aquellos con períodos cotizados de menos de seis meses, sin importar si tenían responsabilidades familiares. Además, las personas trabajadoras eventuales agrarias también se beneficiarían.
  7. Rebaja gradual de las cotizaciones del subsidio para mayores de 52 años (el único que cotiza a la Seguridad Social): Se establecía una reducción progresiva de las cotizaciones a la Seguridad Social de cara a la jubilación, pasando del 125% de la base mínima vigente en cada momento, al 100% en 2028.

 

Sin embargo, el debate sobre este tema continuará y habrá que esperar para ver si se llega a un acuerdo en el futuro.

 

Los sindicatos piden que el Estado mantenga y pague la cotización extra de los parados desde 52 años si consiguen empleo

Proponen esa solución para poder satisfacer las reivindicaciones de Podemos y, al mismo tiempo, evitar un desincentivo a la vuelta al mercado laboral como persigue el Gobierno

 

Los sindicatos UGT y CCOO han propuesto una alternativa para solucionar el conflicto entre el Gobierno y Podemos a cuenta de la reforma del subsidio por desempleo que ahora la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha anunciado que se volverá a negociar en la mesa de diálogo social.

 

Si Podemos no va a aceptar en ningún caso un recorte en la cotización a la Seguridad Social con la que se premia a los parados de más de 52 años que cobran el subsidio por desempleo (que ahora se sitúa en el 125% y que el Gobierno quería ir reduciendo de aquí a 2028 hasta dejarla en el 100%), los sindicatos sugieren que se mantenga en ese nivel y, para evitar que eso suponga un desincentivo a que estos parados vuelvan a trabajar -como teme el Gobierno- que esta cotización se mantenga y sea cubierta por el Estado cuando accedan a un empleo

 

Esto supondría un incremento del gasto público, ya que la Administración no sólo tendría que pagar a la Seguridad Social las cotizaciones del parado mientras cobra el subsidio, sino que tendrá que asumir esa sobrecotización extra (como mínimo el 25% de la base mínima si el sueldo es el SMI) cuando encuentre un empleo y empiece a cotizar por lo que es previsible que el Ministerio de Hacienda no vea con buenos ojos la idea.

 

Tanto UGT como CCOO creen que sería una buena solución. “El problema de esta sobrecotización que se pactó con Magdalena Valerio no es la cuantía en sí de gasto en términos presupuestarios, el problema es que se considera que es un desincentivo a que las personas que perciben el subsidio puedan acceder a un puesto de trabajo que supone deteriorar la base de cotización. Por ello, CCOO propone que las personas que pasen del subsidio a un puesto de trabajo si el salario que les ofertan es menor que ese 125% se les garantice que la cotización va a ser de ese 125%, para que todas las partes ganen. Es una salida para evitar cualquier desincentivo, porque la gente quiere trabajar”, señalaba este miércoles Unaí Sordo, secretario general de CCOO.

 

Yolanda Díaz, la vicepresidenta segunda, ha comunicado este jueves a primera hora de la mañana vía whatsapp a los líderes sindicales y empresariales su intención de reabrir la negociación sobre este asunto en el diálogo social.

 

Los agentes sociales ya mantuvieron una reunión con el Ministerio de Trabajo sobre este asunto en diciembre, aunque el diálogo fue porque el Gobierno tenía prisa por aprobar la norma antes del 31 de diciembre y poder así solicitar el próximo desembolso de 10.000 millones de euros de fondos europeos.

 

Los sindicatos pudieron proponer entonces que el recorte del 125% al 100% en esa cotización no se redujera de golpe en este 2023, sino que fuera bajando de forma gradual, una idea que finalmente fue recogida por el Ministerio que aceptó un descenso progresivo de aquí a 2028.

 

Sin embargo, Podemos considera que esta reducción gradual supone un recorte en los derechos de este colectivo, a pesar de que cotizar hoy por el 100% de la base mínima implica una cotización superior a la que existía en 2019 cuando cotizaban por el 125% de la base mínima de entonces, ya que esta base fluctúa con el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y este ha pasado de 900 euros en 2019 a 1.080 euros en 2023 y previsiblemente 1.135 euros en 2024-.

 

Mantener este sistema daría lugar a la paradoja de que un parado que está percibiendo el subsidio por desempleo y no trabaja cotice por una base más alta que un empleado que percibe el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y sí esté trabajando.

 

Los sindicatos están a la espera de todos modos de ver qué propuesta lleva el Ministerio de Trabajo a la mesa y de saber cómo de dispuesto está a renegociar otras materias incluidas en la reforma, más allá del subsidio para los mayores de 52 años, como por ejemplo la diferente protección asistencial de la que se benefician los parados que accedan al subsidio después de haber tenido un trabajo a tiempo parcial, algo que ahora querrían modificar porque consideran injusto.

 

Son partidarios también de se garantice la extensión del acceso al subsidio a las parejas de hecho, con hijos o sin ellos, y de revisar los subsidios de desempleo agrario previstos para Andalucía y Extremadura porque consideran que su nueva redacción “empeorara la preservación de periodos cotizados no consumidos para miles de personas que hoy están cubiertas por esa red de protección”.

 

“Vamos a retomar el punto de partida y sobre todo lo que me parece importante es conocer qué trae el Gobierno a la mesa, porque había un frontón cuando negociamos la reforma en diciembre y me gustaría ver cuáles son los nuevos elementos que nos sitúa el Gobierno en la mesa: si solo son retoques, si es de fondo, si podemos hablar de la sustitución del IPREM o no, etcétera”, apuntaba este jueves el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

 

UGT va más allá en sus reivindicaciones y pide al Gobierno que abra una mesa de negociación, más a largo plazo y no con ánimo de resolver de forma inmediata, para abordar una posible reforma del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) que se utiliza para determinar distintas

 

“Debería desaparecer como indicador para marcar las rentas mínimas. Se hizo hace 20 años para desligarlo del SMI para que el SMI crezca y el IPREM no. En 20 años el IPREM ha subido 140 euros hasta los 8.400 euros anuales. Hace 20 años equivalía al SMI, con lo que si se hubiera mantenido esa equivalencia hoy se situaría en 15.120 euros anuales. El IPREM se ha convertido en un elemento para no subir las rentas sociales, es un instrumento para engañarnos a todos”, ha denunciado Álvarez, que propone sustituirlo por el Índice del Umbral de Pobreza, fijado de forma autónoma y que hoy se sitúa en 10.088 euros anuales.

 

Una modificación del IPREM supondría una actualización de todas las rentas y subsidios del país, incluido el subsidio por desempleo que se calcula en proporción a este indicador, pero UGT no quiere acometer ambas reformas de forma simultánea porque entiende que la del IPREM “involucrará a más ministerios y durará más tiempo”, mientras que la del subsidio debe realizarse de forma inmediata. Aún así, aprovecharán la mesa de diálogo sobre el subsidio para plantearlo.

 

CCOO lamenta el rechazo a la reforma del subsidio de paro

El secretario general de CCOO considera un “despropósito” que el Congreso tumbara el decreto de Trabajo, que “debió convalidarse porque suponía una mejora relevante para millones de personas vulnerables” y tramitarse como proyecto de ley para incluir modificaciones

 

“Es un mala noticia para 700.000 desempleados que no verán incrementada la cuantía de su prestación durante los primeros doce meses de la misma”, ha manifestado en un hilo en la red social X (antes Twitter).

 

Sordo ha afirmado que el decreto “debió convalidarse porque suponía una mejora relevante para millones de personas vulnerables, porque es necesario para cumplir hitos de los PRTR [el plan de recuperación con fondos europeos], y abrirse a la posibilidad de mejoras en el marco del diálogo social o la vía de enmiendas en trámites legislativos”.

 

Sobre el “recorte” de la cotización de las personas de más de 52 años esto, Sordo ha defendido “reformular la actuación” sobre esas bases de cotización, que “se implantó cuando el SMI era mucho más bajo que ahora y puede abordarse sin perjudicar la pensión futura de las personas beneficiarias de esta prestación”.

 

El líder de CCOO ha señalado que la derogación del decreto también es una mala noticia para 475.000 personas menores de 45 años sin cargas familiares que agotan la prestación contributiva. “Actualmente sólo quienes tienen cargas familiares pueden acceder a un subsidio. La reforma les reconocía el acceso que ahora pierden”, ha explicado. Y ha mencionado que “200.000 personas eventuales agrarias iban a poder acceder a la protección asistencial por desempleo y hasta ahora no podían”.

 

CCOO ha respondido que aceptan la invitación de la vicepresidenta Yolanda Díaz que ha convocado a los agentes sociales para negociar un nuevo decreto.

 

En esas conversaciones, CCOO planteará esa reformulación de la cotización del subsidio para mayores de 52 años y también propondrá otras cuestiones como “mejorar la suficiencia en los subsidios generados por contratos a tiempo parcial”, algo que “tiene un coste limitado y una gran carga de equidad de género”.

 

Deja un comentario