YOLANDA DIAZ: MÁS QUE “SUMAR” MULTIPLICA SUS OCURRENCIAS ESTAS SON LAS 12 ÚLTIMAS

Sin necesidad de recurrir maliciosamente a la emulación playera de nuestra flamante ministra de Trabajo con su paisano el ilustre Manual Fraga Iribarne, lo cierto es que la ministra está que se sale, y más que sumar sus ocurrencias diarias las multiplica, probablemente para no perder su célebre y celebrado protagonismo de mediático, que ya inició en su piadosa visita al Santo Padre. ¡En fin,…!

 

Breve resumen de las ocurrencias de la ilustre ministra de Trabajo:

1.- Promueve una jornada laboral más larga que la actual

2.- La “pillada de su propia jornada laboral: “consejos vendo pero para mí no tengo”.

3.- Combatir la lacra del absentismo voluntario ¿para cuándo?

4.- Las ETT desafían la presión de Díaz: firman 7 de cada 10 contratos fijos discontinuos

5.- Promoverá la participación de los trabajadores en las direcciones de las empresas

6.- ¿Acabará emulando a China con sus manipulaciones estadísticas?

7.- Sin la intervención de la ministra los convenios de 2023 registran la mayor subida salarial de los últimos 15 años,

8.- Yolanda Díaz garantiza la prevalencia de convenios autonómicos: “Cumpliremos con nuestra palabra”

9.- Díaz ahora propone que las empresas contraten a ciegas

10.- Yolanda Díaz llama a los agricultores a “disfrutar del desempleo”

11.-Yolanda Díaz gastará 30.000 euros en un estudio sobre los trabajos a los que afecta el cambio climático

12.- Algo se mueve en Sumar

 

1.- Promueve una jornada laboral más larga que la actual

Si hace cuatro años, durante la pandemia, Díaz inventó los expedientes de regulación de empleo (ERTEs) que existían desde los ochenta, ahora le toca el turno a los límites máximos de la jornada, que legisló Joaquín Almunia en 1983, porque estaba pactado con la UGT en el programa electoral del PSOE de 1982. Pero si en la década de los ochenta el tiempo de trabajo excedía en buena medida el listón de las 40 horas pese a la legislación paternalista y de las relaciones industriales verticales, ahora se trata de poner en una norma algo que el mercado laboral práctica desde hace varios años.

En un ejercicio político propagandístico y artificioso, tras 45 años con la jornada de trabajo en máximos de 40 horas semanales se bendecirá una jornada laboral máxima de 37,5 horas en 2025 (y de 38,5 este año), cuando la jornada real está bastante por debajo consagrada en los convenios. La jornada pactada es de media en España de 34,8 horas semanales, según la Encuesta Trimestral de Costes Laborales y el registro de convenios colectivos estratifica la jornada por tramos, y adjudica un tiempo de trabajo de menos de 38,5 horas (umbral que Díaz quiere establecer como máximo) a cinco millones de trabajadores, mientras que la tendrían por encima otros tantos. Pero hay datos adicionales que hablan de 36 horas semanales, según la Encuesta de Población Activa: 36 horas de media, considerando todas las ocupaciones y responsabilidad de los afectados; si nos ceñimos a los asalariados, la media de 2023 ha sido de 35,2 horas semanales. Otra cuestión son las trabajadas de forma efectiva.

2.- La “pillada de su propia jornada laboral: “consejos vendo pero para mí no tengo”.

A pesar de impulsar una ley para reducir la jornada laboral en España hasta las 37,5 horas semanales al final de la legislatura, durante una entrevista televisiva ha asegurado ser una “obsesa” y que trabaja cada día “un mogollón de horas”, con una jornada de hasta 15 horas. “Si tu sigues mi jornada, mueres”, le ha desvelado a Marc Giró, presentador del programa de RTVE ‘Late Xou’, durante su paso por el ‘late night’ de la cadena pública.

“Ayer empecé a las 8 de la mañana con reuniones y acabé a las 11 de la noche. Primero con una relatora de la ONU, después cambias por un problemón porque hay un ERE en una gran empresa en España, …”, explicó la ministra sobre su día a día. “Más lo de Sumar”, ha añadido, bromeando con que además es una “gallega en Madrid” y que no lleva bien no ver el mar en la capital.

El presentador le ha quitado hierro al asunto recordándole que vive en el propio ministerio, algo que a Díaz no le termina de gustar porque “vivir en un Ministerio es muy duro, no ves la calle”. Sin embargo, sí ha confesado que lo había decorado un poco con algunos ‘chillidas’ -en referencia al artista vasco Eduardo Chillida-, y que alguna vez ha cocinado para algunos periodistas en la cocina del propio ministerio.

Además, ha compartido que este lunes fue a hacer la compra y que “la gente alucina cuando me ve comprando” porque. “Soy una mujer libre, lo hago todo yo”. “No me gusta que en mi casa haya gente”, ha recalcado.

3.- Combatir la lacra del absentismo voluntario ¿para cuándo?

¿Para cuándo un control serio del absentismo voluntario? Se sigue ignorando el envés de este asunto en un país con las más elevadas prácticas absentistas del continente, contabilizando las voluntarias y las involuntarias.

La información que proporcionan las 28.500 empresas consultadas por la Encuesta de Costes de Estadística revela que de una jornada real de 34,8 horas, se pierden 4,9 horas semanales por causas diversas (vacaciones, festivos o incapacidad laboral), y si se le suman las horas extraordinarias realizadas, la jornada efectiva es de 33,4 horas para los trabajadores a tiempo completo. Esta pequeña gran ensalada de cifras es pertinente para entender el tiempo de trabajo que quiere regular el Gobierno y el tiempo de no trabajo que no quiere regular el Gobierno.

Una muy buena parte del fenómeno absentista tiene un carácter involuntario, el relacionado con las bajas laborales por enfermedad común o accidente laboral, hasta el punto de que doctrinalmente no puede considerarse absentismo. Pero hay otra parte muy significativa de las bajas que son simple ausencia voluntaria del trabajo, y que puede llegar a la cuarta parte de todas las ausencias registradas.

Según la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT) en 2023 un colectivo cercano a 1,4 millones de trabajadores (nada menos que el 7% de la fuerza laboral) no fue a trabajar ni un solo día en todo el año, de los que poco más de un millón se ausentaba por causas médicas. El resto lo hacía sin causa justificada, en un ejercicio clásico de absentismo voluntario de un colectivo que se ha movido en esas cifras en los últimos años.

El absentismo involuntario tiene un coste anual de cerca de 70.000 millones de euros, contabilizando salarios y cuotas abonados por las empresas, el coste de las mutuas para la recuperación y el de la sustitución de los trabajadores durante la duración de las bajas. Un montante de todo punto justificado. El que no lo está justificado es el absentismo voluntario, que las empresas absorben internamente, si bien la mayor parte del mismo se carga sobre la espalda del resto de las plantillas.

Hay actividades como los servicios sanitarios y administrativos de carácter público, que han reclamado poner coto al abuso de las ausencias, sobre todo aquellas que duran hasta los tres días, en los que no es precisa la baja médica, y en los que no hay reducción alguna de remuneración..

El Gobierno ha optado por lo fácil, por lo ideológico. Pero no estaría de más un ejercicio racional por equilibrar los derechos y los deberes, y hacerlo con la flexibilidad debida para ahorrar intervencionismos indeseados. ¿Ha pensado la vicepresidencia segunda en fórmulas para facilitar que quienes quieren trabajar más horas, casi uno de cada diez asalariados, puedan hacerlo?

4.-Las ETT desafían la presión de Díaz: firman 7 de cada 10 contratos fijos discontinuos

Aunque la vicepresidenta lanzó una campaña de la Inspección contra el uso de estos contratos las empresas de trabajo temporal disparan un 57% la contratación fija discontinua que han servido para compensar la desaparición de los temporales por obra y servicio. En marzo del pasado año, en vísperas de las elecciones autonómicas y locales, Yolanda Díaz aprovechó un mitin de Sumar para anunciar una campaña de la Inspección de Trabajo para verificar la “correcta utilización” de ese tipo de contratos que se materializó en el envío, por parte de la Inspección de Trabajo, de 4.600 cartas a ETT o sus clientes “a causa de malos usos contractuales” que afectaban a unas 46.000 relaciones laborales.

Según las estadísticas que publica el Ministerio de Trabajo, entre enero y octubre de 2023 se firmaron un total 2.952.892 contratos de puesta a disposición para 610.272 trabajadores. Es decir, 4,8 contratos por persona, aunque esta cifra no está desglosada para los fijos discontinuos. El auténtico ‘boom’ de los contratos fijos discontinuos se produjo a partir de abril de 2022, cuando concluye la ‘vacatio legis’ o ‘periodo de gracia’ de tres meses para la supresión de los contratos temporales por obra y servicio, que en octubre de 2021 se situaban en 136.542, el 38% de los firmados por ETT.

Los datos de octubre muestran que la aportación de los fijos discontinuos ha contribuido a garantizar el negocio de las ETTs en un mes históricamente marcado por una mayor contratación temporal derivada de la campaña del Black Friday y la navideña, los que apunta a que estos contratos supuestamente indefinidos son los nuevos temporales para muchas empresas.

5.- Promoverá la participación de los trabajadores en las direcciones de las empresas

Vamos a impulsar la democracia en las empresas para que las personas trabajadoras participen en la toma de decisiones empresariales”. Yolanda Díaz, ha situado “la democratización de la estructura empresarial” como una de las reformas más importantes entre las que quiere llevar a cabo esta legislatura.

Por el momento, Díaz solo ha asegurado que es necesario conseguir una patronal “moderna” y levantar un modelo que dé entrada a los trabajadores en los consejos de administración. Este lunes, en su comparecencia en la Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados, ha dado alguna pista más, al mencionar el modelo de cogestión alemán, vigente desde 1976, y apuntando que hay 18 países en Europa que han regulado esta participación.

Según la ministra, la Constitución española ya recoge en el artículo 129.2 la “participación de las personas que trabajan en las empresas en sus consejos”. En concreto, dicho artículo dice así: “2. Los poderes públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa y fomentarán mediante una legislación adecuada, las sociedades cooperativas. También establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción”.

La intención sería ir más allá de la labor que actualmente llevan a cabo los representantes de los trabajadores, quizá una fórmula sería aproximarse a como funcionan las cooperativas, donde los trabajadores sí se sientan en los consejos de administración.

En el acuerdo programático PSOE-Sumar de cara a las elecciones se recogía lo siguiente: “En línea con el artículo 129 de la Constitución y en el marco del diálogo social, impulsaremos una participación más eficaz de las trabajadoras y trabajadores en el ámbito de sus respectivas empresas”.

Lo cierto es que las empresas son propiedad de sus accionistas, puesto que son ellos quienes las han creado con su propio capital. Y crearlas con su propio capital implica que son ellos quienes están haciendo el esfuerzo de ahorrar y quienes están soportando los riesgos patrimoniales de poner en marcha tales empresas. Los trabajadores, al igual que el resto de proveedores, pueden ser muy importantes para que la compañía pueda funcionar, pero no son ellos quienes la están financiando ni quienes centralizan las pérdidas vinculadas a su actividad. Por consiguiente, si no son partícipes de su creación ni son responsables patrimonialmente de sus pérdidas, debería resultar evidente que no han de ser ellos quienes tomen decisiones internas, pues existe una fortísima y radical desalienación de intereses (tomar decisiones sobre el patrimonio ajeno).

La cogestión empresarial ha tenido escaso, en ocasiones problemático, recorrido en España aunque se encuentra regulada con ámbito de aplicación extenso (es decir, reconocida tanto en sociedades de capital del sector público como del privado) en al menos 14 países del área económica europea. Los años 70 supusieron un hito histórico en la adopción de estas regulaciones en países como Austria, Suecia, Noruega o Dinamarca.

Además, el acceso por parte de los trabajadores a información de calidad sobre la empresa puede serles útil para orientar sus estrategias negociadoras. Pero que se cumplan estos supuestos o no dependerá del desarrollo concreto que se aplique a la bautizada como democratización de las empresas, y del acuerdo que se busque en el diálogo social, para lo que no hay unas fechas concretas.

6.- ¿Acabará emulando a China con sus manipulaciones estadísticas?

Yolanda Díaz sigue sin cumplir su compromiso de facilitar los datos de paro de los fijos discontinuos cuando están sin actividad, ¿habrá algo que esconder en sus triunfalistas encuestas de desempleo tras su seudo reforma laboral?

Medio año después China vuelve a publicar datos del paro juvenil. Tras haber batido todos los récords de paro juvenil en el mes de mayo con el 30,8%, el Gobierno de China decidió dejar de publicar la cifra de paro juvenil urbano “debido a los cambios económicos y sociales que requieren una mejora y optimización de las estadísticas laborales”, dijeron por aquel entonces. Ahora, seis meses después, han sacado la cifra con el nuevo cálculo y es mucho más baja: 14,9% en diciembre.

Este “reajuste” en los cálculos se basa, principalmente, en que han cambiado la forma de incluir a los estudiantes en el cómputo total. En general, los expertos reiteran que una cifra revisada del paro juvenil de un solo mes “no va a disuadir la percepción de una economía ralentizada ni muestra las condiciones del mercado laboral”.

En cambio el jefe de la Oficina Nacional de Estadística (ONE), Kang Yi, dijo en rueda de prensa que el cálculo de la tasa de desempleo por grupos de edad, en la que no es incluyen los estudiantes puede reflejar con mayor precisión la situación laboral de los jóvenes que han ingresado a la sociedad. Así, este nuevo cálculo excluye, según fuentes oficiales, a casi 62 millones de estudiantes entre 16 y 24 años que, según la ONE, “no son demandantes reales de empleo”. Los estudiantes representan más del 30% del grupo de edad que va de los 16 a los 24 años y “están centrados, principalmente, en formarse y no en encontrar trabajo”, aseguró el responsable.

Lo cierto es que los economistas son bastante escépticos ya que una caída tan importante en el paro juvenil les puede ayudar a “disipar el pesimismo que hay sobre la economía del gigante asiático”. Pero el mayor problema que ven los expertos es que la Oficina Nacional de Estadística no ha publicado los cálculos anteriores reajustados a la nueva fórmula. Es decir, en líneas generales, cuando los institutos oficiales de estadística rearman sus fórmulas de cálculo, hacen una vista a los meses anteriores para corregir la cifra que habían publicado anteriormente y así ofrecer, a su criterio, la radiografía real de la economía.

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una agencia que pertenece a las Naciones Unidas, tiene estándares estadísticos para calcular las cifras de paro juvenil y establece que excluir a los estudiantes del cálculo no está dentro de sus estándares.

7.- Sin la intervención de la ministra los convenios de 2023 registran la mayor subida salarial de los últimos 15 años

Los convenios acordados por agentes sociales, plantillas y empresas incluyen una revalorización media de los sueldos del 3,46%, con lo que los trabajadores pueden recuperar poder adquisitivo tras el bienio de mayor pérdida en lo que va de siglo. A esos movimientos se les añaden las revalorizaciones del SMI (Salario Mínimo Interprofesional), que ha aumentado un 52% para alcanzar los 1.134 euros brutos mensuales, algo que comienza a tirar al alza de otros sueldos.

La negociación colectiva ha cerrado el ejercicio de 2023 con la mayor subida salarial de los últimos 15 años, un 3,46% que solo se ve superado en lo que va de siglo por el 3,6% de 2008, el 3,5% de 2001 y el 3,48% de 2003. Y esas marcas pueden verse rebasadas una vez sean contabilizados los convenios cerrados en el último tramo de diciembre y que todavía no han sido incorporados a la estadística oficial del Ministerio de Trabajo, de la que proceden los datos.

Esos registros marcan el inicio de la recuperación del poder adquisitivo perdido en los últimos dos años por los trabajadores, que en el mejor de los casos encadenaron una merma del 1,65% en 2021 con otra del 5,39% en 2022 y en el peor, que es en el que se encuentran el tercio de los asalariados que no tuvieron revisiones en esos años, una conjunta de casi doce puntos a la que el año pasado se le añadieron tres y medio más.Y además se está dando una subida de los márgenes empresariales que está llevando a muchos empresarios a plantearse que mejorar los salarios es una vía para mantener el consumo de sus productos y servicios.

Sin embargo, hoy la diferencia entre los sueldos medios en España y en Europa supera los quince puntosal mismo tiempo nos encontramos con un colectivo de 3,5 millones de trabajadores empobrecidos”

Lo cierto es que los convenios de 4,6 de los 15,6 millones de asalariados no fueron revisados, y del resto, solo los de 4,7 millones de trabajadores, caso un tercio del total, incluyeron subidas de más del 3% (4,91% de media), mientras los de casi otros cuatro se quedaban entre en 2% y el 3% y los de los 2,1 restantes no alcanzaban los dos puntos.

8.- Yolanda Díaz garantiza la prevalencia de convenios autonómicos: “Cumpliremos con nuestra palabra”

Yolanda Díaz, ha garantizado al PNV que se cumplirá el acuerdo de investidura para dar prevalencia a los convenios autonómicos frente a los sectoriales y nacionales, una medida que decayó con la no aprobación del decreto para la reforma del subsidio por desempleo. “Cumpliremos con nuestra palabra y esto se va hacer”, ha asegurado Díaz en la Comisión de Trabajo del Congreso, donde la vicepresidenta ha ofrecido las líneas generales a seguir por su departamento esta legislatura.

Antes de este compromiso de Díaz, la portavoz económica del PNV en el Congreso, Idoia Sagastizabal, ha advertido a la vicepresidenta segunda de que esta medida debe ser incluida “sí o sí” en la próxima normativa laboral que presente el Ministerio de Trabajo si quiere contar con su voto favorable para los próximos textos legislativos.

Pero también el portavoz de EH Bildu, Oskar Matute, ha compartido la reflexión del PNV y ha avisado de que no dar prevalencia a los convenios autonómicos sobre los estatales y sectoriales “supone un perjuicio y un quebranto para los trabajadoras de una realidad concreta”.

Quien también se ha referido a la medida pero para criticarla es la diputada del PP, Isabel Prieto, quien ha recordado a Díaz que fue por no incluir la prevalencia de los convenios autonómicos, por lo que el PNV votó en contra de la reforma laboral de 2021, pactada entre sindicatos y patronal.

“¿Está usted actuando con una total deslealtad con respecto a esa reforma laboral de 2021, donde usted no estuvo de acuerdo con introducir esa medida?”, ha preguntado Prieto. A este respecto, la ministra ha aclarado que fue el PP el que eliminó esta prevalencia del Estatuto de los Trabajadores y que, cuando estaba vigente, comunidades autónomas gobernadas por los ‘populares’, como Galicia, se adscribían a esta prelación.

Además, ha subrayado que esta modificación supondría que se aplique siempre el convenio que sea más favorable para los trabajadores y las trabajadoras en cada uno de los lugares.

9.- Díaz ahora propone que las empresas contraten a ciegas

Yolanda Díaz ha dado un paso más en su contienda particular contra las empresas. En concreto, contra las organizaciones empresariales, con las que no ha sido capaz de negociar en la mesa de diálogo el salario mínimo interprofesional. Además de adelantar el desarrollo del despido disuasorio, y de acometer, por tanto, una reforma que se adecúe a la Carta Social Europea, Díaz reconoció su intención de promover la participación pública en las empresas energéticas, así como la inclusión de los trabajadores en los comités de empresas.

Además también admitió este lunes que promocionará el currículum ciego para «eliminar la discriminación» que considera que existe en la cultura empresarial, por lo que impulsará que las empresas tengan que contratar sin saber el sexo o la nacionalidad del candidato.

Yolanda Díaz recordó que este jueves se reabrirá la mesa de diálogo social, donde entra de nuevo el fracasado subsidio de desempleo que le tumbó Podemos en la votación del decreto 7/2023 -uno de los hitos comprometidos con la Comisión Europea para recibir parte del cuarto desembolso de los fondos europeos.

Pero casi es mejor callarse sobre ese oscuro asunto de ”celos”

10.- Yolanda Díaz llama a los agricultores a “disfrutar del desempleo”

Entre todas las medidas que pretende llevar a cabo Díaz en materia laboral, y que recogió Trabajo en su comunicación, hay una que destaca por la forma en la que está expresada. Se trata de de los relativo al PER, un subsidio por desempleo que Trabajo considera que hay que “disfrutar”.

“También se podrá volver a disfrutar del desempleo con tan solo 10 peonadas, una medida fundamental para afrontar los problemas del campo y que ha decaído con la no convalidación de la norma”, avanzó el departamento de Díaz. Ya sea un lapsus del área de comunicación de la ministra o una traición del subconsciente, celebrar o llamar al disfrute de los subsidios no es más que otra prueba de la esencia asistencialista de este Gobierno.

Fue a finales de 2022 cuando el Gobierno decidió que número mínimo de jornadas cotizadas necesarias para acceder al subsidio por desempleo o a la renta agraria bajaría hasta las 10 peonadas en Andalucía y Extremadura. En muy pocas ocasiones se había exigido trabajar tan poco para cobrar los casi 500 euros del PER.

11.-Yolanda Díaz gastará 30.000 euros en un estudio sobre los trabajos a los que afecta el cambio climático

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), que depende del Ministerio de Trabajo que dirige la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, tiene en marcha una licitación para la realización de un informe en el que se analice qué puestos de trabajo están más expuestos a los efectos del cambio climático. De este modo, el importe de la licitación publicada por el organismo subordinado al Ministerio de Díaz cuenta de base con un presupuesto de 30.000 euros (con el IVA incluido).

Tal y como se refleja en el pliego de la convocatoria (que fue publicada el pasado día 8 de enero y cuyo plazo de presentación de ofertas termina mañana martes 23 de enero), el INSST del Ministerio de Trabajo se gastará 30.000 euros en concepto de “servicios de investigación de estudios y encuestas de la opinión pública”. Al respecto, en el Acuerdo de iniciación del expediente podemos comprobar que la justificación del Instituto para poner en marcha esta contratación es que “no dispone de los medios personales ni materiales necesarios para ejecutar las prestaciones que se pretenden contratar”, añadiendo que “sólo las empresas del sector pueden ejecutar dichas prestaciones de manera eficaz”.

El encargo de un informe de estas características y el presupuesto destinado a ello es sorprendente. Sin embargo, el INSST defiende que se “considera necesariala elaboración de un estudio descriptivo sobre identificación y caracterización de ocupaciones más vulnerables al cambio climático en España en actividades a la intemperie, teniendo en cuenta que las condiciones de trabajo en el presente y futuro cercano van a verse influenciadas por los efectos ambientales del cambio climático”. Así se se recoge en la Memoria justificativa de la convocatoria.

En este sentido, en este documento se concluye que “la identificación y caracterización de las ocupaciones más vulnerables que se desarrollan a la intemperie y de las condiciones laborales emergentes de las nuevas situaciones climáticas se considera un primer paso imprescindible para planificar una prevención eficaz y orientar proyectos de investigación futuros”

12.- Algo se mueve en Sumar

IU y Compromís plantean salir del Ejecutivo para anular antes de tiempo a Podemos, pero Díaz y sus ministros se resisten.  Si Sumar sale del Gobierno, afirman, será más fácil plantar cara a Podemos pues desde dentro, los dardos morados harán más daño. La vicepresidenta y sus ministros, sin embargo, se decantan por la permanencia e intentan frenar el debate.

Podemos sustrae apoyos y las elecciones gallegas pueden ser humillantes para Díaz. Además, las relaciones con los socialistas dan señales de agotamiento y socios como IU y Compromís, así como marcas como la Chunta, los canarios y los baleares, están incómodos. Ven el peso orgánico alcanzado por los errejonistas (en IU admiten el malestar al respecto) y empiezan a temer por sus intereses en el caso de una doble derrota en las elecciones gallegas y europeas.

Todo ha ido como la seda para Yolanda Díaz hasta la nueva investidura de Pedro Sánchez cuando la política gallega no ha parado de encajar derrotas y su imagen pactista se ha revelado un bluf. Algo se mueve en el PSOE, y los choques con Félix Bolaños darían prueba de ello. Nada más arrancar el curso político, además, Díaz ha sufrido su primera derrota parlamentaria. Hasta el decreto sobre el subsidio de los parados mayores de 50 años la gallega nunca había perdido una votación.

En Sumar hay preocupación, pùes saben que vendrán negociaciones difíciles. «Gobernar así es muy difícil», dejó escapar Díaz en el Senado. Empieza a cundir la sensación de debilidad y de cierto fin de luna de miel. Díaz ha intentado alejar esos fantasmas con nuevos anuncios sociales supeditando el «diálogo social» a su «promoción personal»

Dos derrotas en los primeros seis meses de legislatura serían demoledores para una formación que acaba de nacer. De ahí que con Compromís e Izquierda Unida, otros referentes territoriales de Sumar, desde los canarios hasta los asturianos y aragoneses empiecen a teorizar lo que, a varios niveles, se está convirtiendo en un secreto a voces: desde dentro, siendo una muleta de Sánchez, su marca blanca, y demostrando más interés por los sillones que para la política, Podemos tendrá terreno fácil para atacar a Sumar. Desde la oposición, en cambio, rescatando el planteamiento del apoyo a la portuguesa de Alberto Garzón, Sumar podrá plantar cara a Podemos y aniquilar lo que queda del partido de Irene Montero y Pablo Iglesias.

Díaz siempre consideró que el poder otorga poder y con ella coinciden los demás ministros de su sector (Rego, Urtasun, Bustinduy y García), todos firmemente convencidos de que hay que permanecer donde están porque asumir las tesis de la salida táctica supondría admitir el error de haber entrado dado el contexto de fragilidad de Sánchez.

 

TODO LO ANTERIOR ESCRITO SIN ACRITUD

¡¡¡ BIQUIÑOS A LA “REINA DE LOS PELLETS” !!!

 

Deja un comentario