PENSIONES: 3 OBJETIVOS, 5 CUESTIONES BÁSICAS Y 3 PREGUNTAS

El debate habitual sobre las pensiones en España parte de dos supuestos: o los españoles somos absolutamente ignorantes y nos gusta que nos mientan o somos unos completos cínicos y sabiendo lo que hay, jugamos a que le toque al siguiente.

 

Conviene no olvidar los tres objetivos que tiene el sistema de pensiones:

  1. Proporcionar un ingreso suficiente a las personas que ya no se encuentran en edad de trabajar;

 

  1. Hacerlo manteniendo la equidad entre individuos acorde a su contribución y

 

  1. Mantener también la equidad entre generaciones.

 

Los cinco aspectos básicos sobre este debate pueden ser:

  1. El sistema actual es financieramente insostenible sin un masivo incremento de la presión fiscal media, ya sea mediante el constante incremento de las cotizaciones medias o un incremento sostenido de las aportaciones del Estado.

 

  1. El sistema actual es extraordinariamente generoso y redistributivo. Los jubilados son el único grupo social que ha mejorado su  capacidad adquisitiva en la década mortal de las tres crisis, financiera, covid e invasión de Ucrania. La pensión media ha crecido un 40% de 2008 a 2020 y este año aumentará otro 8,5%. Además, la pensión media en España está por encima del 80% del salario medio en el momento de la jubilación, lo que se conoce técnicamente como tasa de reposición, que está por debajo del 60% en Alemania o en Países Bajos. Esta tasa de reposición está por encima del 100% en las rentas más bajas y no llega al 40% en las más altas. Sin disminuir la generosidad y aumentar la contributividad del sistema no habrá solución..

 

  1. La elevada tasa de paro estructural de la economía española, aproximadamente el doble de la media europea, agrava aún más el problema, pues nuestro sistema es de reparto y se financia con los sueldos de los trabajadores. Sin arreglar el mercado de trabajo, especialmente el paro juvenil, no habrá pensiones sostenibles.

 

  1. Nuestro problema demográfico no es el envejecimiento de la población sino la brutal caída de la natalidad. La tasa de fecundidad en el primer semestre de este año ha sido de 1.19 nacidos por mujer, una de las más bajas del mundo. Sin arrinconar sectarismos ideológicos falsamente progresistas que aún equiparan políticas natalistas a extrema derecha no habrá solución.

 

  1. El fin último de toda la política económica es el crecimiento. Hubo un tiempo en que todos los políticos españoles compartían que para distribuir hay primero que crecer, pero hoy hay muchos, demasiados, que creen que cuanto más se crezca más injusta es España, porque a los ricos les irá mejor. Sin crecimiento económico no hay pensiones sostenibles. Sin mejoras de productividad no hay crecimiento sostenido. Solo aumentando la tarta se pueden dedicar más recursos al  sistema de pensiones

 

Hay tres preguntas que deberíamos hacernos:

  1. ¿Quién va a pagar las pensiones cuando el año que viene la economía española esté estancada?

 

  1. ¿Quién va a pagar las pensiones cuando el Tesoro español se financie por encima del 3%?

 

  1. ¿Quién le va a decir a los parados que no hay dinero para ellos porque se lo han llevado los pensionistas?

 

No defiende mejor el sistema público de pensiones aquel que promete más prestaciones ahora sin reparar en medios, sino el que garantiza permanentemente el pago de pensiones razonables sin trasladar cargas excesivas a las próximas generaciones

 

Todos sabemos que es mejor prevenir que curar.

Gobernar es prevenir, no hacer campaña electoral.

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

Deja un comentario