LOS SUBSIDIOS POR DESEMPLEO SUBIRÁN A 570 EUROS DURANTE 6 MESES Y PODRÁN SOLAPARSE CON UN TRABAJO

 

ESTE RDL 7/2023 FUE DEROGADO EN EL CONGRESO EL 10/01/2024, Y POR LO TANTO CAYÓ SU APLICACIÓN

 

 

El importe disminuirá a 540 euros en el siguiente medio año antes de volver a 480

La ayuda podrá compatibilizarse durante 180 días con la percepción de un sueldo

Más beneficiarios: podrán percibirlo menores de 45 años sin cargas familiares

 

Los ministerios de Trabajo y Economía han cerrado un acuerdo para la reforma del subisidio por desempleo que complace a las dos partes y que implica algunas concesiones en ambos extremos.

 

Tras semanas de desencuentro, el acuerdo sale adelante pues el plazo para el entendimiento se agotaba ya que el Gobierno necesitaba desbloquear esta reforma -culmina con el componente 23 del Plan de Recuperación que tenía pendiente Trabajo- para que la Unión Europea (UE) apruebe el envío de los siguientes 10.000 millones de los fondos europeos.

 

Por un lado, el pacto se verá aumentada en los primeros seis meses desde los 480 euros actuales (80% del IPREM) a 570 euros (95% del IPREM), una condición en la que la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, por debajo de su intención inicial de subirlo a 660 euros (110% del IPREM). Posteriormente otros seis en 540 (90% del IPREM) y por último de nuevo los 480 euros (80% del IPREM) con un tope de 30 meses, dependiendo de la edad, circunstancias familiares y de la duración de la prestación agotada. En el caso de que el IPREM (ahora de 600 euros al mes) se incrementara, el importe del subsidio lo haría en la misma proporción. Es decir, no bajará del límite actual como planteó el departamento económico de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño.

 

 

Por tanto, la configuración final de la reforma se sitúa en un punto intermedio entre los planteamientos de los departamentos de Díaz y Calviño, cuyo choque ha dilatado en las últimas semanas la negociación de los cambios. La vicepresidenta segunda ha restado importancia a las discrepancias y ha afirmado que “quien ha ganado hoy son los españoles”.

 

Se acorta también el plazo para acceder al subsidio. Los beneficiarios ya no tendrán que esperar un mes (una especie de “castigo” implantado hasta ahora, ha indicado Díaz durante la presentación del acuerdo), sino que la percepción de la ayuda se activará de manera automática al entrar en desempleo para evitar los 30 días de decalaje hasta el cobro. Además, la revisión de los subsidios se hará cada tres meses en vez de manera mensual para facilitar la vigilancia al cumplimiento de los requisitos.

 

Más de un millón de beneficiarios

En cuanto a los beneficiarios, podrán percibir la ayuda más de un millón frente a los 800.000 que la reciben actualmente ya que se extiende a menores de 45 años sin cargas familiares (hasta ahora tenerlas era condición para este colectivo) y se considerarán que el umbral fijado en general del  75% del salario mínimo interprofesional (SMI) sea considerando  las rentas del beneficiario, como hasta ahora, o a las rentas ponderadas de las de su unidad familiar

 

De igual manera, Trabajo indica que se podrán acoger al subsidio de cotizaciones insuficientes quienes acrediten periodos cotizados inferiores a 6 meses y carezcan de responsabilidades familiares. Asimismo, el decreto extiende la protección a las personas trabajadoras eventuales agrarias y a los trabajadores transfronterizos que vienen a trabajar a nuestro país en Ceuta y Melilla, ha explicado Díaz en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

 

Pero a cambio de elevar el número de beneficiarios rebajando los niveles de renta (al introducir la referencia de la unidad familiar) Trabajo aceptó endurecer los controles sobre esta prestación para evitar que se convierta en un vehículo para prejubilaciones.

 

La reforma incorpora también al subsidio a los menores de 45 años sin cargas familiares (unos 150.000, según estimaciones de Trabajo) y a los eventuales agrarios residentes fuera de Andalucía y Extremadura (cerca de 250.000), así como a los trabajadores transfronterizos de Ceuta y Melilla.

 

El subsidio de 52 años

Hay que tener en cuenta que el subsidio de 52 años, que cobran el 61% del total de perceptores del nivel asistencial, tiene sus propias reglas respecto al resto, ya que se cobra hasta el momento de alcanzar la edad ordinaria de jubilación y su cuantía se mantendrá en el 80% del IPREM durante todo el periodo de percepción.

 

A la espera de conocer la letra pequeña del texto aprobado por el Consejo de Ministros, queda la duda del posible recorte de la cotización por jubilación de los perceptores del subsidio mayores de 52 años, una medida que se introdujo para evitar un castigo excesivo en la pensión de estos desempleados al jubilarse. La rebaja se haría de forma gradual desde la situación actual en la que se cotiza por el 125% de la base mínima vigente en cada momento. De esta forma, los perceptores del subsidio cotizarán por el 120% de la base mínima en 2024, por el 115% en 2025, por el 110% en 2026, por el 105% en 2027 y por el 100% en 2028. Un efecto que penaliza la pensión de estas personas, aunque supone un desincentivo a utilizarlos como vehículo para las prejubilaciones.

 

Díaz ha aprovechado la presentación del acuerdo de reforma para recordar que la medida es “especialmente feminista” porque más del 56% de las personas que reciben el subsidio por desempleo son mujeres. En la descripción del perfil del beneficiario, también ha explicado que son mayoritarios los perceptores de más de 55 años y que sus beneficiarios se concentran en cuatro grandes comunidades autónomas: Andalucía, Comunidad Valenciana, Madrid y Cataluña. Además, ha remarcado que en datos de Eurostat, el “80%” no agota el subsidio.

 

Compatible con el empleo

Otro cambio significativo es el hecho de que esta ayuda a parados será compatible con un empleo durante los primeros 180 días de prestación, para poder así compaginar la percepción del subsidio con la vida laboral. La vicepresidenta segunda ha remarcado que esta compatibilidad es “clave” en fechas como las actuales, en plena campaña de Navidad y en la antesala de las rebajas, cuando hay desempleados que se enfrentan a la disyuntiva de aceptar un empleo por pocos días y tener que renunciar al subsidio o rehusar el trabajo para seguir cobrando la ayuda. “Esto queda corregido hoy”, ha afirmado Díaz, que ha defendido que la protección social incentiva la búsqueda de empleo, en contra de las voces críticas con este tipo de ayudas a desempleados.

 

El plazo de seis meses es mucho más elevado que los 45 días que se plantearon en un primer momento.

 

Además, la reforma elimina también el mes de espera que se establecía entre el fin de la prestación contributiva por desempleo y el inicio del subsidio, un lapso de tiempo que la ministra de Trabajo ha afirmado que funciona como una suerte de “castigo” hacia los beneficiarios, al interrumpir la percepción de ayuda. La modificación aprobada este martes solventa este punto, permitiendo que el subsidio por desempleo se pueda cobrar de manera inmediata una vez finalizada la prestación contributiva.

 

Permiso de lactancia

Además, fuera de la reforma del subsidio por desempleo, el Gobierno también ha aprobado este martes la generalización del permiso de lactancia hasta un máximo acumulado de 28 días para todos los trabajadores, con independencia de que lo tengan o no recogido en su convenio colectivo.

 

2 comentarios en «LOS SUBSIDIOS POR DESEMPLEO SUBIRÁN A 570 EUROS DURANTE 6 MESES Y PODRÁN SOLAPARSE CON UN TRABAJO»

  1. ASÍ QUEDA EL SUBSIDIO POR DESEMPLEO
    • Se simplifica el conjunto de subsidios: habrá tres modalidades. Se reducen a dos los supuestos de acceso general: el subsidio por agotamiento y por cotizaciones insuficientes. Se conserva, además, el subsidio de mayores de 52 años. Se unifican los requisitos de acceso a la Renta Agraria y al subsidio de trabajadores eventuales del Sistema Especial Agrario, sobre el cómputo recíproco de cotizaciones del PROFEA (Plan de Fomento del Empleo Agrario), lo que simplifica los requisitos de acceso y la gestión de estos subsidios específicos.
    • Aumento de cuantías: 570 euros durante los primeros seis meses de percepción (95% del Iprem) y a 540 euros mensuales en los seis meses siguientes (90% del Iprem) para después recuperar el 80% del Iprem hasta su extinción, que se mantiene en un tope de 30 meses.
    • Más beneficiarios: amplía el subsidio a los menores de 45 años sin cargas familiares y a los eventuales agrarios residentes fuera de Andalucía y Extremadura, así como a los trabajadores transfronterizos de Ceuta y Melilla.
    • Compatible con un empleo: establece la posibilidad de compatibilizar el subsidio con cada nuevo empleo a tiempo completo o parcial durante los primeros 180 días sin pérdida de cuantía.
    • Sin mes de espera: se suprime el mes de espera tras el agotamiento de la prestación contributiva para presentar la solicitud, ampliándose además a seis meses el plazo de solicitud para que la búsqueda de empleo «no colisione» con la necesidad de solicitar el subsidio en plazos perentorios.

    Responder
  2. Según los últimos datos del (SEPE), hay 971.095 personas de receptores de subsidios por desempleo, por encima de los 792.336 que sí reciben una prestación contributiva. Son parados en busca de trabajo y que ya no tienen derecho a una prestación contributiva. Es decir, han agotado la nómina de desempleo que les correspondía por las cotizaciones que aportaron o incluso no han llegado a agregar suficiente al sistema.

    En total, en suma de subsidios y prestaciones de desempleo, el sistema protege a 1,76 millones de personas, `pero en España hay 2,7 millones de parados, así que hay en torno a un millón de desempleados que no están recogidos bajo este paraguas, es decir, la cobertura del sistema ronda dos tercios del total de parados. Algunos que quedan fuera perciben el ingreso mínimo vital o alguna otra partida asistencial, pero también hay una parte que queda completamente excluida.

    La mayoría de los receptores de subsidios son mujeres: 572.666, un 59% del total, frente a 398.430 hombres (41%). El tipo de subsidio más común es el que reciben los mayores de 52 años que han agotado la prestación, que perciben 215.945 hombres y 217.746 mujeres. En la misma línea, la mayoría de los receptores de subsidios tienen 50 años o más, el 68%. Solo el 5% tiene menos de 30 años. Y por nacionalidad, solo un 8% del total de receptores es extranjero, una porción mucho menor de la que realmente les corresponde en la población activa (15%).

    Responder

Deja un comentario