LOS EUFEMISMOS ATACAN DE NUEVO CAMBIAR LAS PALABRAS PARA OCULTAR LA REALIDAD

Un eufemismo es una palabra o una expresión utilizada para sustituir una palabra que socialmente se considera ofensiva o de mal gusto. El eufemismo se utiliza en la literatura como figura retórica. En diversos ámbitos como la Política o el Periodismo, en ocasiones se utiliza el eufemismo como medio de manipulación pues el eufemismo es una de las formas en que el lenguaje se puede utilizar para distorsionar la realidad y por eso el cariño que le tienen los políticos, economistas y comunicadores.

 

El gran enemigo del lenguaje claro es la falta de sinceridad. Cuando hay una brecha entre los objetivos reales y los declarados, se emplean casi instintivamente palabras largas y modismos desgastados, como un pulpo que expulsa tinta para ocultarse

 

El lenguaje político es ante todo una defensa de lo indefendible, por lo que los gestores de la cosa pública recurren a eufemismos, peticiones de principio y vaguedades oscuras para evitar argumentos “demasiado brutales” a oídos de los ciudadanos

 

Cuando se analiza el funcionamiento del eufemismo en el discurso político se pone de relieve la facilidad con que se usa como instrumento desinformativo al servicio de la propaganda; en este sentido, y a diferencia del eufemismo en otros ámbitos que funciona como estrategia de cortesía al servicio de las relaciones interpersonales, el eufemismo del discurso político responde generalmente a la intención de falsear la realidad y de confundir al receptor en provecho del emisor

Algunos políticos parecen estar influidos por la idea de que existe un pensar progresista, relacionado con una manera de hablar de izquierdas, y un pensar conservador, al que remite una manera de hablar de derechas.

 

En fin, nuestros eufemismos políticos y económicos son las especies invasoras que han tomado los ríos y van a dar a la mar, que es el pasar a mejor vida (morir, sin tanto rollos) de la realidad de verdad verdadera.

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

Deja un comentario