Los empleos temporales y parciales condenan a 2,5 millones de trabajadores a la pobreza

La brecha de ingresos se situó en el 2023 en el nivel más bajo de la serie histórica, sin embargo, estas personas aún ingresan un 22% menos de lo que necesitarían para salir de esta situación, es decir, 2.423 euros anuales.

Contar con un empleo no te libra de ser pobre. Un 32% de las personas que carecían de los recursos para cubrir las necesidades básicas tenían un puesto de trabajo en 2023, siendo la duración y la intensidad de las jornadas laborales, así como la estabilidad en el empleo, lo que más condicionó su nivel de ingresos. Esto significa que la tasa de pobreza entre la población ocupada (11,9%) fue superior a la de desempleo al cierre del año pasado (11,7%), según se desprende del último informe sobre el estado de la pobreza en España que ha elaborado la European Anti Poverty Network.

Hay cerca de 2,5 millones de empleados en esta situación, cuyos ingresos son un 22,1% inferiores a los que necesitarían tener para dejar atrás la pobreza. Es decir, la mediana de sus rentas tendría que aumentar 2.423 euros anuales o lo que es lo mismo, unos 200 euros al mes. En términos porcentuales, esta brecha de ingresos se encuentra en su nivel más bajo desde 2008 -el inicio del histórico de datos- según explica a este medio el responsable de la investigación, Juan Carlos Llano. Fue en 2015 cuando esta diferencia fue más amplia (31,7%) pero en 2021 volvió a rebasar el 28%, de acuerdo con el análisis elaborado por la red europea.

“El análisis de las tasas de pobreza entre la población empleada según el tipo de contrato muestra correlación con la temporalidad y el tipo de jornada” apuntan los expertos. El 17,9% de las personas que tienen un contrato temporal se encuentran en situación de pobreza, mientras que esta proporción se sitúa en el 7,8% en el caso de los contratos fijos. “Las tasas de pobreza entre quienes tienen contrato fijo presentan desde el año 2008 cierta estabilidad si se compara con quienes tienen contratos eventuales, cuyos valores oscilan más y llegan a superar el 25% en los peores años de la Gran Recesión y durante la crisis de la covid-19” señala el estudio. Una evolución que podría verse alterada por el aumento del peso de los trabajadores fijos discontinuos.

El año pasado, la renta media de los hogares con trabajadores pobres era de 7.705 euros brutos al año, mientras el umbral de pobreza estaba fijado en 10.990 euros (el 60% de la mediana del país). Esta es la media, de forma que hay 890.000 personas que pese a tener un empleo se encontraban en situación de pobreza severa (40% de la mediana) y vivían con una renta inferior a los 4.521 euros anuales, por lo que necesitarían ingresar más del doble de lo que ahora ganan para salir de esta situación (6.469 euros). El estudio pone el ejemplo de una unidad de convivencia compuesta por dos adultos y dos menores, un caso en el que los ingresos disponibles serían inferiores a 200 euros mensuales por persona.

 

Dentro de este colectivo, hay más hombres (12,4%) que mujeres (11,3%) aunque la diferencia es pequeño y también hay una mayor concentración en los jóvenes (12,9%) que en el resto de grupos de edad. Si bien, el hecho de que haya menores en la unidad de convivencia es el más determinante sobre todo en las familias monoparentales, donde el 38% son pobres a pesar de contar con un empleo remunerado. El factor de la nacionalidad también se traduce en importantes diferencias, ya que mientras que ‘solo’ el 9,9% de los ocupados españoles son pobres, el porcentaje asciende al 19% entre los trabajadores con origen en otros países miembros y supera el 32% en el caso de provenir de regiones extracomunitarias.

Fuente: La Informacion Los empleos temporales y parciales condenan a 2,5 millones de trabajadores a la pobreza (20minutos.es)

Deja un comentario