Los desempleados reales rondan ya los cuatro millones

Trabajo no contabiliza fijos discontinuos, trabajadores en ERTE y con disponibilidad limitada ni los que demandan empleos específicos

El número de ‘parados reales’ inscritos en las oficinas públicas de empleo se sitúo a finales de 2023 en 3.962.047 millones. Son 30.522 más que los registrados en el mismo periodo de 2022. Esto supone 1.254.591 personas más que las que aparecen oficialmente como parados y apaga notablemente el optimismo del Gobierno sobre este asunto.

En 2022, el ‘desempleo real‘ se redujo en 289.000 personas. Ese año todavía no estaba vigente la actual normativa laboral y además fue un ejercicio marcado por los coletazos de la covid, según destaca un reciente estudio del Gabinete de Estudios de la Unión Sindical Obrera (USO).

Las numerosas clasificaciones para englobar a los demandantes de empleo -los que no están ocupados- realizadas por el Ministerio de Trabajo a partir de los datos del SEPE dificultan la labor de saber cuántos ‘parados reales’ hay en España. El análisis de las estadísticas oficiales realizado por THE OBJECTIVE a partir de los datos de los Servicios Públicos de Empleo, la Seguridad Social y las valoraciones realizadas por USO permiten visualizar mejor la actual situación.

Paro y fijos discontinuos

Así, los únicos parados que considera como tal Trabajo sumaron en el último mes del año pasado 2.707.456. Esto supone 130.197 menos que un año antes y una «buena noticia» para el Ejecutivo. Sin embargo, en ese balance no se contabiliza un nutrido grupo de personas que no trabajan. El ministerio las clasifica en los epígrafes de otros no ocupados, con disposición limitada o demandantes de empleo específicos.

Tampoco se tiene en consideración a los inactivos. Estos se engloban en la categoría ‘con relación laboral’, que incluye a los trabajadores en ERTE y a los fijos discontinuos. En 2023 sumaron 746.077, de los que apenas 11.385 eran trabajadores incluidos en un expediente temporal de empleo. Ni los fijos discontinuos ni los incluidos en ERTE trabajan y perciben una prestación, pero oficialmente no constan como parados.

El sindicato USO apunta la falta de transparencia a la hora de ofrecer la cifra de fijos discontinuos inactivos. El dato se debe obtener restando el de los ERTE, que sí da periódicamente la Seguridad Social. De esa operación se deduce que a finales del año pasado había 734.692 fijos discontinuos inactivos, un 21,5% más que en 2022.

El balance de la Unión Europea

Seis de cada diez contratos indefinidos realizados en el mes de noviembre fueron a parar a fijos discontinuos y trabajos parciales. Esta imagen difiere mucho de la que se quiere trasladar de empleo de calidad y de convergencia al pleno empleo. Unido a esto, en el último mes del año se han destruido 11.500 empleos, lo que significa el peor dato desde 2019.

Los datos de paro reales que ‘oculta’ la estadística oficial sí aparecen en los registros de la Unión Europea. Así, la Oficina Estadística de la Unión Europea en su Encuesta de Fuerza Laboral destaca que el número real de desempleados existente en España es considerablemente más elevado que el que reconoce el Gobierno. Las cifras de Eurostat prácticamente coinciden con el cribado realizado por THE OBJECTIVE de la contabilidad oficial.

Según la Oficina Estadística Europea, hay cinco millones de españoles dispuestos a trabajar que o no tienen empleo o trabajan menos de lo que quieren. Estos se consideran inactivos y son invisibles en las estadísticas oficiales. El dato que adelanta Eurostat es de 1,1 millones de personas. Esto situaría el número de desempleados reales o efectivos en casi cuatro millones.

El perfil de los desempleados

La mayor parte de los parados registrados en el SEPE superan los 59 años, un edad crítica que apunta que este colectivo no volverá a trabajar. Representan el 16% del total. El envejecimiento de la población, el aumento de la edad legal de jubilación y las escasas opciones para los más mayores para reinsertarse laboralmente dibujan un panorama muy negativo para este colectivo.

Según apunta USO en su estudio, el 45,4%, de los parados registrados tienen más de 50 años y las mujeres superan en nueve puntos a los hombres en este tramo de edad. Seis de cada diez desempleados son mujeres y estas además permanecen tienen más dificultades para lograr un empleo.

Así, uno de cada tres parados lleva más de dos años en esta situación y las mujeres afectadas por esta circunstancia prácticamente duplican a los hombres. A partir de los 12 meses se considera paro de larga duración y en esta situación se encuentran el 45% de los parados registrados. Una de cada dos mujeres que se encuentran en paro llevan más deun año en el SEPE.

Fuente: The Objetive El paro real aumenta en 30.500 personas y los desempleados rondan ya los cuatro millones (theobjective.com)

Deja un comentario