La “Gran Jubilación” de los babyboomers en España

En los próximos veinticinco años se retirarán del mercado laboral las generaciones más numerosas de la historia. El Banco de España ha advertido ya de que, si no hay nuevas medidas, la reforma de Escrivá será insuficiente para sostener las pensiones.

La Seguridad Social se enfrenta al reto más importante de su historia: la jubilación de las cohortes de pensionistas más numerosas de todos los tiempos. Aquellas que nacieron entre la mitad de los años 50 y 70 del siglo pasado. Cuando los nacimientos llegaron a acercarse a los 700.000 al año.

Este fenómeno ha comenzado a producir ya un envejecimiento notable de la población española. En estos momentos, según la Seguridad Social, hay cerca de diez millones de personas mayores de 65 años, el 20,34% de la población. En 2030 será el 23,15% y en 2050, el 31%, con 16 millones de personas

Frente al problema del envejecimiento de la población, gracias, entre otras razones, al crecimiento de la esperanza de vida, el sistema de pensiones tendrá que asumir otro reto: a priori, va a disminuir la población activa y trabajadora. Por lo tanto, el número de quienes cotizan a la Seguridad Social.

Eso es así, porque tras la explosión de la natalidad que hubo entre los años 50 y 70 del siglo pasado, el número de nacimientos empezó a descender en los últimos años del siglo XX y todavía se mantiene muy alejado de la tasa de fecundidad necesaria para que se produzca el reemplazo de la población: 2,1 hijos por mujer.

En estos momentos es de 1,19 hijos por mujer y la Seguridad Social estima que en 2050 será como mucho de 1,36. Por consiguiente, en los últimos años, en España hay más fallecimientos que nacimientos y la población, que ya está en 48,6 millones de habitantes, sólo crece por la llegada de ciudadanos extranjeros.

La caída de la natalidad a partir de las dos últimas décadas del siglo XX se debe a las sucesivas crisis y recesiones económicas que ha atravesado España desde entonces. Por ejemplo, las recesiones de 1993, 2007-2013 y la de la pandemia de 2020.

Estas circunstancias han producido un endurecimiento de las condiciones de vida de los trabajadores. Pero, en especial, de los más jóvenes que, en muchos casos, hacen frente a una precariedad laboral muy profunda y, en consecuencia, tienen muchas dificultades para independizarse, encontrar una vivienda adecuada y poder formar una familia.

Presión sobre el gasto

Precisamente, la Seguridad Social calcula que la presión sobre el sistema de pensiones comenzará a bajar en torno a 2045, porque en ese momento se notará una ralentización en la entrada de nuevos jubilados. Será el resultado de la caída de la natalidad de finales del siglo pasado y principios del presente.

Por lo tanto, el aumento de la población mayor de 65 años, junto a la disminución de la población en edad de trabajar, producirá un incremento constante de la tasa de dependencia. Es decir, el porcentaje de los ciudadanos mayores de 65 años que dependen de la población en edad de trabajar, entre los 20 y 64 años.

En estos momentos, la tasa de dependencia de los mayores es del 33,57%, pero en 2030 será del 38,75% y del 58,81%, en 2050, siempre que no lo evite un crecimiento exponencial de los nacimientos y una entrada importantísima de inmigrantes.

Por esta razón, el Banco de España estima que, para mantener un mercado de trabajo capaz de sostener las pensiones y la tasa de dependencia, hasta 2050 deberían llegar a España veinticinco millones de inmigrantes.

Prácticamente, deberían crearse cerca de un millón de puestos de trabajo al año. Una cifra considerablemente superior a la que estima la propia Seguridad Social, que se hace eco de la Autoridad Fiscal (Airef). Ambas instituciones señalan que para sostener las pensiones se necesita cada año una entrada de trabajadores extranjeros de entre 250.000 y 300.000. Es decir, entre 6 millones y 7,5 millones de personas en los próximos veinticinco años.

Banco de España

No obstante, ante el desafío mayúsculo que representa el envejecimiento de la población en España y el ingente gasto en pensiones y sanidad, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ya ha advertido al Gobierno y a todas las fuerzas políticas que las reformas de la última legislatura son insuficientes para sostener el sistema de pensiones.

Por ejemplo, los nuevos incentivos para demorar la jubilación y las subidas de las cotizaciones sociales a las empresas y a los trabajadores. Incluso con una exigencia mayor para los que tienen los sueldos más altos. A pesar de que el Gobierno calcula que el Fondo de Reserva de las pensiones tendrá 25.000 millones de euros en 2030.

El gobernador cuestiona que las pensiones suban con la inflación. Y, por ello, plantea a los partidos políticos una rebaja de la tasa de reemplazo para sostener el sistema en lugar de fiarlo casi todo al alza de las cotizaciones. De media, en España, la primera pensión supone el 77% del último salario, una cifra muy superior a la media de la UE.

LA COMISIÓN EUROPEA NO SE FÍA DE ESPAÑA

“Los principales motores de esta presión al alza del gasto público en pensiones son la nueva norma de indexación basada en el IPC” y la eliminación del Factor de Sostenibilidad, que ligaba la jubilación a la esperanza de vida, y que ha sido sustituido por el Mecanismo de Equidad Intergeneracional para reforzar los ingresos. Por lo tanto, Bruselas estima que, sin cambios profundos, España tendrá que recortar el gasto en pensiones, en 12.000 millones, en los próximos años.

Por todas estas razones, la Comisión obligó al Gobierno a introducir una cláusula para garantizar la sostenibilidad de las pensiones en el futuro. Así, cada tres años, la Autoridad Fiscal analizará el sistema de pensiones en relación con los informes de envejecimiento que hace la Comisión Europea.

Su objetivo es vigilar que el gasto medio público en pensiones no supere nunca el 15% del PIB entre 2022-2050. Si fuese así, la Autoridad Fiscal propondrá medidas para eliminar el exceso de gasto, que el Gobierno deberá negociar en el diálogo social y en el Parlamento. El retraso en la toma de medidas producirá un aumento de las cotizaciones.

Fuente: Expansion El reto para las pensiones de la gran jubilación | Economía (expansion.com)

Deja un comentario