España tiene el mayor problema de Europa con la sostenibilidad de las pensiones

La hucha de las pensiones en España se sitúa al borde del colapso. El envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad no invitan a compensar la balanza, que tiende al desequilibrio y a que en poco tiempo el sistema de pensiones deje de ser sostenible.

Según datos del INE, se estima que en el año 2052 la población de 64 años habrá aumentado en más de siete millones de personas, aumentándose la esperanza de vida y reduciéndose la natalidad, más aún. Si hay más pensionistas que trabajadores el sistema de pensiones perderá su viabilidad, de ahí que España mire con lupa la sostenibilidad a medio y largo plazo.

El Índice de Mercer clasifica los principales sistemas de pensiones de cada país a nivel global bajos tres principales variables: la suficiencia, la sostenibilidad y la integridad. En este sentido, España ocupa el puesto 26 de los 47 países analizados.

Este Índice cataloga a España como una C+, es decir, un sistema con elementos positivos pero con carencias y riesgos que hacen de su sistema de pensiones insostenible a largo plazo. El estudio recomienda, para ello, incrementar el apoyo mínimo a los individuos de edad más avanzada con bajo nivel adquisitivo.

También insta a aumentar la cobertura de los trabajadores en los planes de pensiones y seguir aumentando la tasa de participación de la población activa en las edades más avanzadas.

En la 15ª edición del Índice, Países Bajos ha recuperado la primera posición con un índice de 85,0 puntos, seguido por Islandia (83,5) y Dinamarca (81,3). Argentina obtuvo el valor más bajo del Índice (42,3).

Un gran problema para Europa

La realidad es que existen motivos, más que suficientes, para estar preocupados por un futuro basado en el desastre de la deuda. De hecho, en la gran mayoría de los países europeos se aprecian derechos de pensión no financiados, entre el 300% y el 500% del PIB. Combinado con el colapso demográfico, genera una situación insostenible.

España muestra una carencia del 500% del PIB, la más alta de Europa. Le siguen Austria, Italia, Países Bajos y Francia, con valores entre el 400% y el 450% del PIB. Los valores más bajos del listado son para Islandia, Noruega y Suiza.

El problema de España radica en que el sistema de pensiones es insostenible y no genera suficientes ingresos para cubrir los compromisos futuros. Pese al optimismo del ministro José Luis Escrivá, la indexación al IPC podría aumentar el déficit y acabar con la solvencia futura del sistema de pensiones.

El desequilibrio financiero está garantizado. A esto se le suma que los jubilados en España poseen una tasa de riesgo de pobreza del 9%, la más baja del país. Todo ello es consecuencia de la alta cuantía de las pensiones, que garantizan más del 75% del salario a los trabajadores jubilados.

Además, se espera que la hipoteca inversa crezca en importancia y popularidad en España. De ahí que el Gobierno se plantee como reto prioritario, frente a la insostenibilidad del sistema de pensiones, opciones financieras que sirvan de garantía frente a las eventualidades económicas que pudiesen surgir. La última reforma del sistema de pensiones ha supuesto la modificación del artículo 247 de la Ley General de la Seguridad Social.

Soluciones ante la problemática del sistema de pensiones en España

La realidad es que Italia y España son los sistemas con peor valoración de la sostenibilidad del sistema. Grecia, no obstante, está excluida de este análisis global. La subida de las cotizaciones sociales para compensar el gasto no acaba de funcional.

Para mejorar la valoración del sistema de pensiones español se debe abogar por mejorar la cobertura de los jubilados con bajos ingresos, con una subida de las prestaciones mínimas superior a la inflación. De este modo, se lograría recortar la brecha en los tramos de cotización más bajos.

Si se sigue el modelo de otros sistemas como el NEST de Reino Unido, se podría implementar la afiliación automática para ampliar la cobertura de los planes de pensiones a más trabajadores. Todo pasa por inculcar a los ciudadanos hábitos de ahorro privado y planes colectivos entre las empresas.

La sostenibilidad del plan de pensiones español pende de un hilo. El efecto neto de la reforma es un fuerte incremento del déficit de hasta un 4,3% del PIB anual en 2050. Para ello, habrá que apostar por ingresos generales, aunque dejaría con poco margen la financiación de otras necesidades públicas básicas como la sanidad o la educación.

El problema de las pensiones en España seguirá siendo el mayor de Europa. La subida gradual de las bases máximas de cotización a la Seguridad Social entre 2024 y 2050, en torno al 38%, además de la casi congelación de las pensiones máximas, propiciará consecuencias negativas. Principalmente, la reducción de la pensión máxima de casi el 80% hasta menos del 60% de la base máxima de cotización. Esto implica una reducción importante del componente contributivo del sistema público de pensiones.

Implementada en 2050, la medida incrementaría la recaudación por cotizaciones sociales en un máximo del 0,40% del PIB. El problema de España con la sostenibilidad de las pensiones parece no tener fin.

Fuente: el blog salmon España tiene un problema con las pensiones y la sostenibilidad. Tan grande que es el mayor de Europa (elblogsalmon.com)

Deja un comentario