El empleo en las empresas públicas crece un 15% y alcanza el récord de la etapa de Zapatero

En España hay actualmente 182.200 personas trabajando en empresas públicas, la mayor cifra en dos décadas

Las empresas e instituciones públicas superaron en el último trimestre de 2023, por primera vez en dos décadas, los 182.200 trabajadores. Hay que remontarse a la etapa en la que José Luis Rodríguez Zapatero era presidente del Gobierno para encontrar cifras parecidas, pero no superiores. Un repaso a la Encuesta de Población Activa (EPA), que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), muestra también un incremento notable de estos trabajadores durante el último ejercicio.

Los datos analizados  evidencian que los asalariados públicos, y no solo en las empresas y en el Estado, siguen siendo el motor de buena parte del crecimiento de empleo. Sin embargo, estos aumentos de efectivos son en muchas ocasiones a costa de la precariedad laboral. Mientras, el envejecimiento hace cada vez más mella. En el caso de las empresas públicas, el 12% de la plantilla tiene más de 60 años. El porcentaje se eleva a 13,6% de media en todas las administraciones.

Al detalle, solo en el último año se ha pasado de 3.526.300 empleados públicos -laborales y funcionarios- a 3.593.300 en todas las administraciones, según la EPA. Esto supone un alza del 1,9%. Pero el principal aumento, del 15%, se constata entre los asalariados vinculados a empresas públicas. En solo 12 meses hay 23.500 efectivos más trabajando en estas entidades públicas empresariales.

Empleo en empresas públicas

Las Administraciones públicas (AAPP) se encargan de canalizar la provisión de determinados bienes y servicios a través de empresas. Sin embargo, estas se clasifican fuera de los límites del sector de las AAPP y se definen como entidades de derecho que son propiedad o están controladas por estas administraciones. Correos, Navantia, Renfe, RTVE, diversos entes autonómicos, como las televisiones autonómicas, o gestores de servicios públicos conforman esta Administración paralela. El incremento de la plantilla, en muchos casos envejecida, y las prejubilaciones cubiertas por temporales son protagonistas.

Mientras que en 2013, según datos de la EPA, estos empleados, sobre todo relacionados con el transporte y correos y telecomunicaciones, se situaban en 165.500, en 2006 la cifra superaba los 172.500. El peso de los efectivos en entes empresariales, pese a todo, no alcanza ahora su mayor porcentaje, que se dio en 2013, con un 5,6%. En la actualidad, el 5% de los asalariados en las Administraciones trabajan para una empresa pública.

Sin estadísticas precisas

La EPA se convierte en el mejor instrumento para tener un conocimiento aproximado de los empleos en los entes empresariales públicos. Sin embargo, al tratarse de una encuesta, un número relativo de los sondeados podría considerarse trabajador público cuando el papel de su empresa está vinculado a un área pública, pero sin depender de una AAPP. Resulta complicado, a partir de las estadísticas actuales, conocer el número total de empleados públicos.

En España existen tres fuentes estadísticas para conocer la evolución del empleo público: la Encuesta del INE, que muestra casi 3,6 millones de efectivos; la que elabora el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones -poco más de tres millones de afiliados- y, por último, el Boletín Estadístico del personal al servicio de las Administraciones públicas. Este último registro ha sufrido una importante modificación que ha desenmascarado empleo público oculto.

Con fecha de julio de 2023, esta estadística semestral recogía 2.967.578 empleos públicos, una cifra histórica que incluso queda lejos de las que se contabilizaban en los peores años de la recesión económica, que se inició en 2008. El balance que elabora el Ministerio de Hacienda no tiene en cuenta los efectivos vinculados a empresas públicas independientes. Este aumento de la plantilla pública ha servido, en buena parte, para enmascarar el retroceso del empleo privado.

Más funcionarios

Una de las claves del último recuento, que ha tenido lugar en paralelo con el desembarco de José Luis Escrivá en el Ministerio de Función Pública -y para la Transformación Digital-, ha sido la búsqueda de una mayor transparencia. Para ello, se ha utilizado una nueva metodología que dibuja con mayor claridad quiénes reciben sueldos públicos.

Esto ha permitido conocer que cerca de 220.000 empleados públicos con trabajos precarios estuvieron ocultos durante la era de María Jesús Montero. El objetivo actual es «proporcionar una imagen global del empleo público». El balance oficial ha incorporado a los efectivos con contratos de menos de seis meses y a 70.000 empleados en formación y prácticas.

Mientras, la última EPA, la del primer trimestre de 2024, muestra que el número de ocupados disminuyó en 139.700 personas y se situó en 21.250.000. La tasa de variación trimestral fue del -0,65%. El empleo privado disminuyó este trimestre en 114.100 personas, hasta 17.699.000. El empleo público descendió en 25.600, hasta 3.551.000.

Fuente:  The Objetive El empleo en las empresas públicas crece un 15% y alcanza el récord de la etapa de Zapatero (theobjective.com)

Deja un comentario