DEMOGRAFÍA: EL INE QUE DESACREDITA AL GOBIERNO Y DA LA PUNTILLA A LAS PENSIONES

El INE advierte sobre la caída histórica de la tasa de natalidad y el incremento de la esperanza de vida, lo que complica la supervivencia del actual sistema de pensiones

 

El Instituto Nacional de Estadística (INE) no para de desacreditar al Gobierno con sus datos. Cada vez que publica la cifra de PIB o de inflación, el Ejecutivo de Sánchez arremete contra este organismo porque dice que su forma de analizar el crecimiento económico o la subida de los precios no es la correcta.

 

Ahora el Gobierno tendrá que pronunciarse también sobre el informe ‘Movimiento Natural de la Población’, porque el INE advierte en él de la caída histórica de la tasa de natalidad y del incremento de la esperanza de vida, lo que puede poner la puntilla a la supervivencia del sistema de pensiones tal y como ahora lo conocemos.

 

El año pasado el número de nacimientos en España fue de 336.811, lo que supuso un nuevo mínimo histórico y la cifra más baja contabilizada desde 1941. A ello hay que unir una reducción de fallecimientos del 8,7 % y un aumento de la esperanza de vida hasta los 83 años.

Durante 2021 fallecieron en España 450.687 personas, un 8,7% menos que en 2020. Por edad y sexo, los mayores descensos de defunciones en términos relativos se observaron en el grupo de 80 a 84 años, tanto en hombres (con una disminución del 12,1% respecto a 2020), como en mujeres (–15,0%).

El crecimiento vegetativo de la población residente en España (es decir, la diferencia entre nacimientos de madres residentes en España y defunciones de residentes en el país), fue negativo en 113.023 personas 1 en el año 2021.

Estos datos corroboran que cada vez menos trabajadores tendrán que hacerse cargo de sostener las pensiones de un mayor número de jubilados, y más cuando los 14 millones de ciudadanos de la generación baby boomer están a las puertas de la jubilación.

 

Ahora la tasa de dependencia es de dos trabajadores por jubilado, muy alejada de la de 4 trabajadores por pensionista de finales de los años setenta.

 

Las cifras son rotundas. Según los últimos datos del Ministerio de Seguridad Social, el número de afiliados a la Seguridad Social fue en mayo de 20.025.089, mientras que el de pensionistas casi alcanzan los 10 millones (9.918.966) con un coste por valor de 10.810 millones de euros. Una nómina que no para de crecer. En mayo experimento un incremento interanual del 4,8 por ciento debido al aumento de pensionistas, a la subida de la pensión media y a la revalorización del 2,5 % de las pensiones contributivas. Un incremento mínimo si se tiene en cuenta el que se espera para el año que viene debido a la revalorización de las pensiones en función del IPC, que puede incrementar el gasto en pensiones para 2023 en 12.500 millones de euros si 2022 cierra con una inflación del 7,2 %.

 

Con ello aumentará de manera exponencial el déficit anual de la Seguridad Social originado por las pensiones que alcanzó en 2021 los 11.192 millones de euros, el equivalente al 0,93 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

 

Todos estos avisos han caído en saco roto y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, considera “indiscutible” la revalorización de las pensiones en función de la inflación y señala que esta subida se afrontará con mayores cotizaciones.

 

El problema es que la demografía es inexorable y no ayuda a garantizar la viabilidad del sistema. La ONU calcula que en 2050 España será uno de los países más envejecidos del mundo con un 40 % de la población por encima de los 60 años y una caída en vertical de cotizantes a la Seguridad Social.

 

Por ello, los expertos consideran que “o se lleva a cabo una profunda reforma del sistema público de pensiones o la transformación demográfica del país y el notable aumento de la esperanza de vida podría abocarlo a una grave crisis”.

 

ENLACE AL MOVIMIENTO NATURAL DE LA POBLACIÓN (MNP)

 

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

Deja un comentario