Máquinas en lugar de funcionarios: el Gobierno resolverá un millón de jubilaciones con inteligencia artificial

El Ejecutivo afrontará la jubilación masiva de personal durante la próxima década, que ya empieza a tensionar las plantillas, con nuevas herramientas tecnológicas

La inteligencia artificial (IA) llega a la Administración Pública. El Gobierno diseña un plan para afrontar el problema de personal que acarreará el envejecimiento de las plantillas, con un 60% de los funcionarios al borde de la jubilación. En los próximos diez años alrededor de un millón de personas pasarán a la inactividad y la solución, según el Gobierno, está en la tecnología.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, de los 3,55 millones de asalariados que hay en el sector público, más de medio millón (574.800) tienen entre 55 y 59 años, 420.800 tienen entre 60 y 64 años, 61.600 tienen entre 65 y 69 años, y 1.900 tienen 70 años o más. Otro medio millón de funcionarios están aún más lejos de la jubilación pero son también de una edad avanzada, entre 50 y 54 años.

El ministro que aúna ambas funciones, José Luis Escrivá, ya avanzó en enero la puesta en marcha de proyectos con IA ante la tensión que estaban sufriendo las plantillas, especialmente tras los esfuerzos de la pandemia (con nuevas prestaciones y servicios como el Ingreso Mínimo Vital, el Kit Digital, el bono cultural joven, las becas para opositores o el cheque de 200 euros para rentas bajas) y el despliegue de los fondos europeos.

Esta semana, en un encuentro organizado por el Consejo General de Economistas, expuso de nuevo las líneas tractoras de su plan. “Podemos transformar la Administración Pública en nueva tecnología. En los próximos diez años o incluso menos se nos va a jubilar casi el 60% de los funcionarios de las AAPP y estamos ya teniendo dificultades. Por tanto, esto puede ser muy útil“, dijo el ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública.

En todo caso, si bien la inteligencia artificial suplirá aquellos puestos que no logren cubrirse, Escrivá puso el foco en que también ayudará en la provisión de servicios públicos a los funcionarios que continúen desarrollando sus labores. “Sobre todo eso es la clave, que les ayudará a desenvolverse mejor y a servir mejor a los ciudadanos”, dijo.

Funcionarios de todas las administraciones

La idea del Gobierno es que se aplique y afecte a prácticamente todos los sectores y funciones: justicia, medicina, transporte, atención a los ciudadanos, tramitación de expedientes… Y también en todas las zonas geográficas y administraciones, pues una parte importante de las jubilaciones se concentrarán en las comunidades autónomas y en las corporaciones locales.

El 58,1% de los asalariados públicos con 55 años o más se concentran en las CCAA, el 20,8% de los funcionarios, en la administración local. Otro 13,5% de los trabajadores más longevos están en la administración central; un 5,6%, en empresas o instituciones; y el 2% restante, en la Seguridad Social u otros.

En general, la pensión media de los funcionarios supera en más de 1.000 euros la del resto de jubilados. En términos relativos, es un 80% más elevada, según los últimos datos difundidos por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. La razón es que los trabajadores de la Administración Pública suelen tener salarios más altos durante su vida laboral y, por tanto, cotizan más. Eso les da luego derecho a una ‘paga’ mayor.

Según el INE, el salario medio de los trabajadores del sector público se situó en los 2.835 euros mensuales en 2022 (último dato disponible), alrededor de un 45% por encima del salario medio en el sector privado, ubicado en los 1.958 euros al mes. El motivo es que hay un mayor porcentaje de asalariados con estudios superiores, que desempeñan ocupaciones más cualificadas, que cuentan en mayor medida con jornadas a tiempo completo y con más antigüedad.

Deja un comentario