LOS “TEJEMANEJES” DE BEGOÑA GÓMEZ: LOS HECHOS QUE NI SIQUIERA ELLA NIEGA

La responsabilidad de lo que pueda ocurrir la va a tener que asumir él,  puede hundir a su partido

 

Begoña Gómez Fernández (Bilbao, 1975) es licenciada en Marketing por la Escuela Superior de Marketing y Negocios, y con un máster en Dirección de Empresa y Marketing por ESIC y luego se especializó en la captación de fondos para ONG. Fue consultora del grupo Inmark durante 20 años, hasta 2018, año en el que entró a dirigir el IE Africa Center, fundación adscrita al Instituto de Empresa (IE) que promueve proyectos de desarrollo en el continente africano. Este instituto ha sido uno de los dardos de las acusaciones que se han ido vertiendo sobre Begoña Gómez

Gómez dejó el IE Africa Center en 2022, coincidiendo con el lanzamiento de un nuevo máster con la Universidad Complutense de Madrid (UCM) sobre “Transformación Social Competitiva: ODS como estrategia”. Este comenzaría su andadura en febrero de 2023 con la mujer de Pedro Sánchez como codirectora, cargo que aún mantiene en la actualidad. Además, Gómez dirige la cátedra de Transformación Social Competitiva de esta universidad.

 

Su trabajo a cargo de este máster ha sido el otro foco del presunto “tráfico de influencias” pues Begoña Gómez habría firmado una carta de recomendación en 2020 para la UTE (Unión Temporal de Empresas) que dirige Carlos Barrabés, quien había fundado junto a ella el máster de la UCM. Según el citado medio, gracias a esta carta de recomendación, Barrabés obtuvo varios contratos públicos de la sociedad estatal Red.es. Otras empresas y organismos, incluido el Ayuntamiento de Madrid, también habían presentado cartas de recomendación en favor de Barrabés.

 

Mi mujer y yo sabemos que esta campaña de descrédito no va a parar”, ha asegurado esta mañana Pedro Sánchez. El presidente ha defendido su decisión de mantenerse en el cargo porque, “si permitimos que se vuelva a relegar el papel de la mujer al ámbito doméstico teniendo que sacrificar su carrera profesional en beneficio de la de su marido, la consecuencia será que habremos hecho un daño irreparable a nuestra democracia”.

 

Gómez y Sánchez se conocieron en una fiesta en 2003, el mismo año en el que el presidente se presentaba por primera vez a unas elecciones, las municipales de Madrid. La pareja se casó, con una ceremonia civil, en 2006, y tendría dos hijas: Ainhoa y Carlota, de 19 y 17 años. Desde entonces, Gómez ha acompañado a Sánchez en los momentos más trascendentales de su trayectoria política.

 

En las últimas semanas, ya era conocido que el presidente y su esposa estaban molestos por las informaciones sobre la actividad profesional de Begoña Gómez que estaban apareciendo en los medios.

Varias personas cercanas al presidente aseguraban que, ante la decisión sobre si debía o no dimitir, “lo más importante para él es lo personal”. Así, el pasado sábado, en el Comité Federal que congregó a los socialistas con miles de militantes en apoyo a Sánchez, muchos de los mensajes iban dirigidos directamente a ella. “Begoña, compañera, estamos todas contigo”, proclamó entre aplausos María Jesús Montero.

 

No es la primera vez que la familia política de Pedro Sánchez está en el foco mediático. La primera información sobre ellos se produjo cuando, en el marco de la investigación del ‘caso Villarejo’, se conoció que un negocio de sauna del suegro del presidente había sido utilizado por los comisarios José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño en operaciones policiales. García Castaño lo negó años después.

 

Las actividades de la mujer del presidente del Gobierno, Begoña Gómez, se componen de varios capítulos. Este lunes, tras tomarse cinco días de “asuntos propios” Pedro Sánchez ha subrayado que seguirá en el cargo. Sin embargo ninguna de las noticias que, teóricamente dieron lugar a su periodo de reflexión, han sido desmentidas por el Gobierno ni por Begoña Gómez.

 

1) La conexión con el comisionista del ‘caso Koldo’

En febrero se reveló de que “el comisionista del ministerio” Víctor de Aldama, protagonista en el “caso Koldo”, y Javier Hidalgo se reunieron con Begoña Gómez para presentarle negocios. El citado comisionista aparecía en relación comercial con la empresa Globalia, propiedad de la familia Hidalgo. Los encuentros se produjeron antes y después del estallido de la pandemia en marzo del año 2020 y coincidieron en el tiempo con las adjudicaciones de contratos de emergencia del Ministerio de Transportes para la compra de mascarillas y también discurrieron en paralelo a la histórica operación de rescate de Globalia (y su compañía aérea Air Europa) con 615 millones de euros de fondos públicos. Nadie ha explicado la razón de esas reuniones ni las cuestiones que se trataron en ellas.

2) Patrocinios de Globalia

Se ha sabido que Globalia (la compañía de los Hidalgo) firmó un convenio de colaboración con el IE Africa Center de Begoña Gómez sólo unas semanas antes de que el Gobierno de Sánchez salvara Air Europa con 615 millones de euros. El holding Hidalgo llegó a patrocinar unos premios organizados conjuntamente con el IE Africa Center, a los que asistió Begoña Gómez. Begoña Gómez hizo dos visitas, el 24 de junio de 2020 y el 16 de julio de 2020, a la sede de Air Europa que se celebraron en secreto, en el despacho de Hidalgo, en plenas negociaciones con el Gobierno para el rescate de la aerolínea de Globalia. En medio de esas dos fechas, el Gobierno creó un fondo de 10.000 millones de euros que acabó usando para rescatar a la empresa de los Hidalgo.

 

3) Un pacto de 40.000 euros al año

Air Europa pactó pagar 40.000 € al año al Africa Center de Begoña Gómez antes del rescate. De los 40.000 euros anuales de patrocinio, hasta 15.000 euros estaban reservados para billetes en primera clase para Begoña Gómez y su equipo. Los otros 25.000 euros anuales fueron entregados  a la institución educativa de Begoña Gómez y debían servir para apadrinar dos proyectos turísticos de origen africano al año y costear eventos y otros actos que tuvieran algún tipo de relación con los galardones promovidos por Globalia.

 

4) Pedro Sánchez no se abstuvo

Sánchez no se apartó del Consejo de Ministros que rescató Air Europa pese a los patrocinios que la compañía concedió a su mujer. La Ley que regula los conflictos de intereses exige a los miembros del Gobierno abstenerse en aquellas decisiones que puedan beneficiar a sus “cónyuges” y prevé sanciones que incluyen hasta la separación del cargo. Según el acta del Consejo de Ministros del 3 de noviembre se aprobó específicamente el acuerdo por el que se autoriza “la aprobación de la operación de apoyo público temporal solicitada por Air Europa Holding SLU, Air Europa Líneas Aéreas SAU y Aeronova SLU”, todas ellas filiales del conglomerado Globalia.

 

5) Las cartas de recomendación

Begoña Gómez firmó una carta en julio de 2020 para que una UTE integrada por dos empresas privadas se llevaran un contrato del Gobierno de 7 millones de euros. Se da la circunstancia de que uno de los principales accionistas de la UTE ganadora era el empresario y consultor Carlos Barrabés quien colaboró en el acercamiento de Begoña Gómez a Air Europa en 2019 y, posteriormente, diseñó y llenó de contenido el Máster en Transformación Social Competitiva de la Universidad Complutense de Madrid que ella dirige desde 2020. Gómez firmó una segunda carta para que el consultor de su Máster se llevara otros 4,4 millones del Gobierno. También redactó una segunda declaración de apoyo a Carlos Barrabés para otra licitación y el empresario también ganó ese nuevo concurso. Según el expediente de la licitación, otras 20 empresas se interesaron por la adjudicación, La alianza participada por Barrabés acabó imponiéndose a todos sus rivales por un ajustadísimo margen y fue proclamada oficialmente vencedora de la adjudicación el 2 de agosto de 2021.

 

Deja un comentario