EL BANCO DE ESPAÑA PROPONE TERMINAR CON LA JUBILACIÓN FORZOSA

 

La entidad aboga por incentivar más el retiro activo y constata un “leve aumento” de la inestabilidad laboral en los contratos indefinidos

 

El Banco de España propone eliminar la “salida forzada del mercado de trabajo”, la llamada jubilación forzosa, actualmente fijada en los 68 años, así como incentivar más la jubilación activa, que permite compatibilizar el trabajo con el cobro de parte o toda la pensión.

 

En su informe anual, el supervisor bancario considera que la normativa actual de la jubilación activa “podría limitar su uso”, por lo que plantea que se pueda acceder a la misma antes de alcanzar la edad de jubilación legal ordinaria o que se actualice la pensión al finalizar el periodo de compatibilidad.

 

La jubilación activa permite acceder al cobro del 50 % de la pensión una vez transcurrido un año desde haber alcanzado la edad ordinaria, porcentaje que alcanza el 100 % para los trabajadores por cuenta propia que tengan contratado un asalariado.

 

No obstante, esta modalidad de jubilación demorada está siendo analizada en la mesa de diálogo social en materia de pensiones, con una propuesta del Gobierno que plantea retrasar en el tiempo la tasa de compatibilización actual.

 

Además de los incentivos al envejecimiento activo y con el objetivo de extender la permanencia de los trabajadores en el mercado laboral, el Banco de España valora la introducción de límites a las cláusulas de jubilación forzosa por debajo de los 68 años llevada a cabo en los últimos años.

 

Estas actuaciones, entre otras, “tendrían potencial” para lograr su objetivo, si bien su eficacia en la práctica —su capacidad para generar cambios sustanciales en la decisión de jubilación de los trabajadores en comparación con un escenario sin dichas medidas— “es todavía incierta”.

 

Además, el Banco de España considera que, más allá del aumento de la edad legal de jubilación, para favorecer un alargamiento de la vida laboral de la población trabajadora son necesarias fórmulas más flexibles para la contratación de los trabajadores de mayor edad, así como recolocaciones, reconversiones y formación profesional incentivadas.

 

El informe señala que la mayoría de los empleos que se crean “no están siendo ocupados por trabajadores de mayor edad”.

 

Esto responde a “razones de demanda”, es decir, porque las empresas prefieren trabajadores más jóvenes o con un menor coste laboral, pero también a razones “de oferta”, por ejemplo, a una menor movilidad de los trabajadores de mayor edad o las transiciones voluntarias tempranas a la jubilación.

 

 

Contratos indefinidos

El Banco de España constata en su informe anual 2023 un “leve” incremento de la inestabilidad laboral en los contratos indefinidos de nueva creación, en especial de los contratos fijos-discontinuos, tras la reforma laboral de 2021.

 

Pese a ello, concluye que se ha producido un “ligero aumento” de la estabilidad laboral en el conjunto del mercado de trabajo español por el repunte “significativo” del peso de los contratos fijos en relación con el de los contratos temporales, propiciado por la reforma laboral.

 

En un apartado de su informe anual 2023 en el que analiza el grado de estabilidad del empleo, la institución subraya que, desde la aprobación de la reforma laboral, la ratio de temporalidad de la economía española “se ha reducido con intensidad”, hasta situarse en el 16,5% a finales de 2023, frente al 25,4% de 2021, con un descenso más acusado en el sector privado, hasta el 13,2%, que en el público, donde la tasa de temporalidad se ha mantenido cercana al 30% en los dos últimos años.

 

“En conjunto, este descenso ha permitido una considerable convergencia de la ratio de temporalidad en España hacia la que se observa en el promedio del área del euro”, destaca la institución, que señala que esta “intensa reducción” de la tasa de temporalidad también es observable en los registros de la Seguridad Social.

 

Así, la proporción de afiliados con un contrato temporal ha descendido desde el 30,4% de 2021 hasta el 14,9% en 2023, que se explica por un aumento de los contratos indefinidos a tiempo completo en 8,6 puntos, de los contratos indefinidos a tiempo parcial en 4,1 puntos y de los contratos fijos-discontinuos en 3 puntos.

 

En este sentido, la institución señala que los contratos fijos-discontinuos, “escasamente utilizados” en España antes de la reforma laboral, han más que duplicado su incidencia en la afiliación a la Seguridad Social, pasando del 2,4% en 2021 al 5,7% en 2023.

 

Por ramas de actividad, el Banco de España apunta que el descenso de la tasa de temporalidad ha sido muy generalizado, aunque “más intenso” en algunos de los sectores con mayores porcentajes antes de la reforma, como la construcción, la hostelería, las actividades artísticas, las actividades administrativas, la agricultura y los otros servicios.

 

“En todos estos sectores, salvo en el caso de la construcción, una parte significativa de la caída de la temporalidad desde la implantación de la reforma se explica por el empuje de los contratos fijos- discontinuos”, asegura el organismo.

 

La institución que gobierna Pablo Hernández de Cos intenta aproximar el grado de estabilidad del empleo en el mercado laboral español con un ejercicio descriptivo en el que deja claro que “no constituye una valoración causal de la reforma laboral de 2021”, pues dicha evaluación exigirá tener en cuenta el impacto de las medidas aprobadas en múltiples dimensiones, considerar una perspectiva temporal amplia y analizar los posibles efectos asimétricos de la reforma sobre distintos grupos de trabajadores, empresas y sectores.

 

Rotación y estabilidad

Utilizando datos de altas y bajas de la Seguridad Social para medir la rotación laboral, el Banco de España constata un descenso de la rotación a partir de la aprobación de la reforma, desde el 1,33% en el promedio del periodo 2015-2019 hasta el 1,12% en el promedio de 2022-2023.

 

Esta disminución, explica, es fruto del cambio en el porcentaje de trabajadores con contrato indefinido y temporal, pues la rotación entre aquellos con contrato indefinido ha aumentado del 0,25% al 0,61% y sólo se ha reducido levemente entre los trabajadores con un contrato temporal, del 3,40% al 3,19%.

 

En el marco de este ejercicio para analizar el grado de estabilidad del empleo, el Banco de España calcula la tasa de supervivencia, a lo largo del primer año tras el alta, de los contratos iniciados en marzo de 2022 y la compara con la de los contratos iniciados en el mismo mes de 2017 y de 2018, sin verse, por tanto, afectados por la pandemia. En todo caso, insiste en que las diferencias no pueden interpretarse como evidencia causal de la reforma.

 

De acuerdo con su análisis, del conjunto de relaciones laborales creadas en marzo de 2022, un 16,1% siguen vivas un año después, porcentaje superior al observado en los contratos firmados en los meses de marzo de 2017 y de 2018 (un 11% en promedio) y también mayor que la tasa de supervivencia que presentan los contratos firmados en marzo de 2021 (un 14,9%).

 

El Banco de España apunta que, de nuevo, esta mejora en la supervivencia del conjunto de las relaciones laborales se produce “a pesar de que la supervivencia de los contratos indefinidos, sin incluir los contratos fijos-discontinuos, se ha deteriorado tras la reforma laboral”.

 

Así, el 48% de las relaciones laborales iniciadas en marzo de 2022 con un contrato indefinido permanecían vivas un año después, mientras que este porcentaje era del 52,5% en el promedio de los contratos indefinidos firmados en los meses de marzo de 2017 y de 2018.

 

“En conjunto, los resultados disponibles muestran un ligero aumento de la estabilidad laboral en el mercado de trabajo español tras la aprobación de la reforma de finales de 2021. Esto es así porque, a pesar de que se observa un leve aumento de la inestabilidad laboral en los contratos indefinidos de nueva creación, en especial, en los contratos fijos-discontinuos, ha aumentado de forma significativa el peso de los contratos indefinidos en relación con el de los contratos temporales”, concluye.

 

De este modo, pese a que la tasa de temporalidad española ha avanzado en convergencia con la de la UE, la institución cree que “existe margen para aumentar la estabilidad del empleo” en España. Así, por ejemplo, señala que, aunque los flujos de salida del empleo al desempleo han disminuido en España desde el 3,3% del empleo en los tres primeros trimestres de 2019 hasta el 2,8% en el mismo periodo de 2023, este porcentaje aún se mantiene sensiblemente por encima del observado en el conjunto de la UEM (un 1,2%).

 

Fuente: el día Segovia

El Banco de España propone terminar con la jubilación forzosa | Noticias El Día de Segovia (eldiasegovia.es)

Deja un comentario