COMO EL GOBIERNO IGNORA LOS DATOS DE LA POBREZA

Desde que el PSOE llegó nuevamente al poder, la situación económica para las personas más vulnerables ha empeorado y cada vez afecta a más personas.

Tanto la pobreza energética como la pobreza alimentaria se encuentran en su punto más alto en prácticamente 20 años,

 

El pasado 26 de febrero se publicó la Encuesta de Condiciones de Vida del año 2023, y en ella pudimos observar una serie de datos alarmantes.

 

La situación en España con respecto a la pobreza no sólo no ha mejorado en los años posteriores a la crisis del año 2008 (más bien ha ido empeorando tras una breve recuperación que se cortó en seco con la más reciente crisis del Covid 2019) sino que también nos sirve para mostrar que el actual Gobierno no sólo no han sido capaz de remediar los problemas que prometían que iban a corregir, sino que han hundido aún más el país.

 

Las personas en una situación de mayor vulnerabilidad económica, tales como: personas en situación de carencia material y social severa, que son las que tienen problemas para mantener la temperatura de su casa a un nivel adecuado, personas con problemas para comer carne, pollo o pescado de forma habitual y pobreza infantil.

 

Centrándonos en cuatro indicadores que nos dan una visión fidedigna de cómo está la pobreza en España.

 

Pobreza infantil

En el año 2017, el Partido Socialista de la mano de Eduardo Madina calificaba de “dramática” la situación de la pobreza infantil en España: “Trataremos el problema de la pobreza infantil, 1 de cada 3 niños en España viven por debajo del umbral de pobreza. Es dramático”.

 

Así el PSOE calificaba el estado de la pobreza infantil como de muy malo, pero el Gobierno actual la ha incrementado como se puede comprobar en el siguiente gráfico:

Desde el año 2017 tanto el riesgo de pobreza o exclusión social para los menores de 16 años, como la carencia material y social severa para este grupo de edad han aumentado, pasando el primer indicador de afectar al 31,7% de los menores de 16 años a afectar al 34,3%.

La pobreza infantil severa

Ha pasado de afectar al 10,8% de este grupo de edad a hacerlo con el 12% en la actualidad. Aunque no sólo ha aumentado el porcentaje de jóvenes que viven en una situación de carencia material y social severa, sino que ha aumentado para el conjunto de la población, alcanzando al 9% de la ciudadanía, la cifra más alta desde 2015.

La pobreza energética y la pobreza alimentaria

En el año 2019 el PSOE se comprometía, entre otras muchas cuestiones, a reducir la “pobreza energética” un 50% hasta el año 2024.

En el año 2014 el mismo Pedro Sánchez abogaba por declarar “el derecho a la garantía alimentaria para que no haya pobreza infantil”, pero el PSOE ha fracasado también en este aspecto.

Tanto la pobreza energética como la pobreza alimentaria se encuentran en su punto más alto en prácticamente 20 años. Si nos fijamos en el nivel de pobreza energética del año 2019, cuando el PSOE se compromete a reducirla al 50% hasta 2024, vemos que no sólo no es que la haya reducido a la mitad, sino que casi la ha multiplicado por tres.

Lo mismo ha ocurrido con la pobreza alimentaria, abogando en el año 2014 por acabar con ella y acabar multiplicándola casi por dos, pasando de afectar al 3,3% de la población a hacerlo con el 6,4%.

En definitiva, vemos que desde que el PSOE llegó nuevamente al poder, la situación económica para las personas más vulnerables ha empeorado y cada vez afecta a más personas. Cada vez son más menores de edad los que viven en una situación de carencia material y social severa, cada vez una mayor parte de la población tiene problemas para mantener su casa a una temperatura adecuada y cada vez son más las personas que tienen dificultades para llevar una dieta saludable.

Deja un comentario